¿Y quién la guía?


No puedo aguantarme más, tengo que decirlo : cada vez soy más consciente de que quien mete más cizaña en la misma iglesia , son los que decimos pertenecer a ella, así que dejémonos de eufemismos, hablando del divorcio de la iglesia con la sociedad, al achacar muchos de los males que aquejan a muchos cristianos, a la iglesia como institución. ¡Tenemos lo que nos merecemos!

¿Iglesias vacías, falta de vocaciones, abandono de la fe, respetos humanos, cobardías?… pero si es que muchos de los que se declaran católicos, parece que solo saben hablar y hablar y hablar… Unas veces para vanagloriarse en no sé que conocimientos bíblicos y teológicos, otras para discutir y otras para criticar. Menos hablar y más orar.

Y viene un papa que nos rasca para quitar las capas muertas de nuestro ser, y poder así descubrir la riqueza depositada en nosotros por el Creador, y algunos se quejan de que les duele ese cepillado. Porque no sé a vosotros, pero yo cada discurso que leo u oigo del papa Francisco, me remuevo por dentro, me sacude, me hace vibrar, ¡me levanta de mi sillón! Y vuelvo a sentir la alegría de la fe, el empuje para el apostolado, la valentía para mis cobardías y respetos humanos, el consuelo del pastor y el aliento de sus palabras. 

Y me topo que , desde las redes, los blogs, las webs y todo lo que rodea el mundo virtual, está molestando lo que dice el papa Francisco, a personas que se declaran católicas practicantes y que como tales escriben y publican en las páginas de internet.

Más papistas que el papa, … (aunque el origen de la frase dice” más católicos que el papa”). Hasta hay una página en la red con ese nombre, reclamando no sé que al que es elegido papa. Pero vamos a ver ¿tenemos claro lo que representa la figura del papa? ¿Nos hemos enterado de porqué Jesucristo quiso poner a un hombre al frente de su iglesia, dándole poder para atar y desatar?...

Hay escritos en internet que me producen tristeza. Hay que elegir a un nuevo papa; y se nos llena la boca hablando de que es el Espíritu Santo el que lo elige. ¿Y qué pasa, cuando el Espíritu Santo, elige a uno que empieza a tocar cosas, que llegan al extremo del escándalo para algunos?...

El papa Benedicto, en el discurso de despedida a los cardenales, les dijo “entre ustedes está el próximo Papa y yo prometo obediencia” y eso solo puede decirlo quién está convencido de que el Espíritu Santo elige de verdad. Me ha entristecido leer algunas cosas sobre el papa Francisco en páginas amigas, siguiendo a titulares maliciosos, que ofrecían noticias sobre él y sus palabras, de forma sesgada, tergiversada, manipulada. Como mucha prensa, que solo busca la noticia, sin importarles lo más mínimo el verdadero mensaje que el papa dirige a quien quiere pertenecer a su rebaño.


¿Nos queremos enterar de una vez de que la Iglesia la lleva Cristo?... Si no fuera así, hoy no tendríamos al papa 266 de su historia en la persona de Francisco. ¿Y quién somos nosotros para decirle al Espíritu Santo como debe guiarla y a quien debe poner? Si, si, es que está ocurriendo tal como lo escribo. Le presentamos a Dios, nuestra lista de lo que el papa tiene que decir y hacer, y nos parecemos cada vez más, a todos esos agoreros de la prensa, que nos presentan a los candidatos con más posibilidades, en cada elección papal.

Y resulta que nadie acierta, que todos se equivocan,y Dios pone al que nos conviene, en los momentos actuales, y resulta que llevamos más de un siglo con unos elegidos por el Altísimo, que han roto todas la previsiones humanas, y resulta, que nos ha dado a hombres de intensa oración, de gran humildad y de un gran amor a la Iglesia y al rebaño encomendado, y que acaban en los altares.

El papa está sacudiendo nuestros corazones, allá donde necesitamos quitarle polvo. Y él es el primero en pasarse el plumero, siempre le escucho decir “empezando por mi, yo el primero”. Nuestro polvo es el de la pasividad, nuestra fe rutinaria muchas veces sin obras, en nuestras prácticas de piedad que tranquilizan nuestra conciencia, porque han sido rezadas, aunque solo con la boca. Muchas veces, en una falsa tradición para complacer nuestros gustos.


Se equivocan los que creen que el papa está tirando cosas, el papa está construyendo, está cogiendo muchas ruinas para volver a construir. Está en la búsqueda de corazones heridos, para curarlos. ¡Y hay tantos heridos! Tanta gente resentida, y con una visión de fe, sin esperanza…gente que se fue y nadie le invitó a volver, porque no tenían nada mejor que ofrecerle, conscientes de que su fe era solo de etiqueta. Cristianos, a tiempo parcial, cristianos tristes, charlatanes, vanidosos….

Pero si vemos a la iglesia perseguida en pleno s.XXI, y nos quedamos en un lamento momentáneo, que unas imágenes o un relato, ha logrado conmovernos. ¡Que es el tiempo donde tenemos más mártires y no nos enteramos!

Y llegamos a nuestro ambiente de trabajo o social, y ni nos atrevemos a mostrar el crucifico que llevamos colgado, siendo asaltados por los respetos humanos.

Hay que leer muy bien lo que dice el papa, desde la primera línea hasta la última, debemos alejarnos de los titulares engañosos. El papa nos está hablando con una ternura especial, un cariño de verdadero padre. Un amor que experimenta en el Amor de los Amores. Nos presenta continuamente a María, para acudir a Ella, nos habla del perdón y la misericordia, con una pasión contagiosa, nos habla de vida sacramental, de oración y servicio a los demás, del engaño del padre de la mentira. Nos está mostrando de forma clara el camino y lo que necesitamos para recorrerlo.


Es hijo de San Ignacio, el gran maestro del discernimiento espiritual, para conocer la voluntad de Dios. Estoy convencido de que Francisco las aplica en su vida, y sabe muy bien lo que dice cuando lo dice. En la fiesta de San Ignacio les hablaba a sus hermanos de compañía: “No se puede seguir a Cristo sino en la Iglesia y con la Iglesia” no puede haber caminos paralelos o aislados. Sí, caminos de búsqueda, caminos creativos… pero siempre en comunidad con la Iglesia”

¿Qué asistencia especial del cielo tengo yo, para discernir lo que está bien o no en la iglesia? ¿Para qué puso entonces Dios un hombre para guiarla?

A mí , mientras el papa, no toque ningún dogma de fe, o me mande por el camino del pecado, tiene toda mi incondicional adhesión  para seguirlo; sea guapo o feo, gordo o delgado, alto o bajo, viejo o joven, listo o tonto, simpático o agrio. Si el Espíritu Santo a través de su elegido me pide que haga el pino, pues lo haré. 

¡Francisco, Yo te sigo incondicionalmente!

33 comentarios:

  1. ...y yo.

    Un cariñoso saludo emocionada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo de algún comentario tuyo, pedí la luz para tí y ... madre mía.... ¡Cuánta se te ha dado! Yo sigo beneficiándome de ella. Un abrazo

      Eliminar
  2. Menuda arenga. Muy,pero que buena entrada. El Señor te siga iluminando. Necesitamos cristianos así, que en fe sigan al Papa, sea como sea, pues creemos que él y especialmente él, está guiado por el Espíritu Santo.
    Gracias, Angel, por tu confesión de fe.
    Un abrazo en Cristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si no fuera así, hoy no escribíamos más de uno. Gracias a ti.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Ángelo, juzgar a partir de titulares de prensa es errar, y eso, como bien apuntas, es lo que pasa en este caso.

    Pero hay algo más, y es que alguien te llame a cambiar de vida, a romper apegos y comodidades para ir por un camino distinto, y, ¡ay amigo, eso sí que duele! Las palabras del Papa a veces suenan exigentes, incluso un tanto duras para el lenguaje vaticano al que estábamos acostumbrados, con todo, no son tan duras como estas: "¡Serpientes! ¡Raza de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?" o, "Hipócritas", o "Necios y ciegos", lo que pasa es que somos capaces de acostumbrarnos a todo, a absolutamente todo, con tal de no cambiar...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que he leído cada cosa en páginas católicas que te quedas de piedra.Los que se quedan tan panchos como si hubiesen proclamado dogmas de fe, son ellos, y claro la sangre también hierve a los más calmados, tanto, que el mismo Jesús, soltó lo que soltó y que tú has plasmado en tu comentario.
      ¡Son tiempos para acabar con la oscuridad, así que a poner luz!
      Un abrazo

      Eliminar
  4. No sé si conoces el libro 'Pedro, de pescador a cabeza de la Iglesia'. Viene a expresar lo que tu dices aquí. Personalmente, siento un gran cariño hacia este Papa, como lo tuve a Juan Pablo II y a Benedicto XVI. Y es así, porque tengo fe. Por ello procuro leer y seguir sus palabras, sus catequesis y su constante enseñanza. Me molesta que ciertas ideologías partidistas utilicen al Papa para lograr sus intereses.

    Una reflexión muy interesante. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, no lo conozco. Me pongo ya a buscarlo. A mi a veces me molesta que se habla del papa diciendo que me cae bien o el otro no me gustaba, o no habrá nadie como aquel. Puedo entender que haya simpatías naturales por ciertos dones personales, pero es que desde hace ya muchos años, lo que el papa dice, sea quien sea, está lleno de razón y luz.
      Hay ciertos movimientos en la iglesia, cercanos y diría que no tan cercanos al lefebvrismo, que están poniendo el grito en el cielo, por quedarse en lo exterior, y a mi eso me recuerda a los que Jesús les soltó algunas palabritas.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Me sirve la palabra guía de tu texto para lo que quiero decir.
    Ayer, en la homilía de la Santa Misa, el párroco hacía referencia a la Semana Santa de nuestra ciudad comparando a los católicos con los muchísimos penitentes que llevan las procesiones detrás y delante de cada Cristo o de cada Virgen. Y es verdad: TODOS vamos en pos de Cristo; algunos llevan hasta la cruz pesada al hombro igual que la llevó Nuestro Redentor. Pero hizo especial mención a esa cruz que mira al cielo y que va delante de cada cofradía: la cruz de guía,que va, lentamente, abriendo paso, abriendo camino. Esa cruz que debemos llevar todos y cada uno de nosotros alzándola al cielo sin mirar a nadie más. Sólo a ella. LLevarla en nuestro corazón siempre para que podamos servir de guía a todos los que nos rodean.

    Lo demás ¡qué más da!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Capuchino: qué reflexión tan hermosa has compartido con nosotros. Siempre dices cosas muy hermosas. Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  6. Incondicionalmente, claro que sí.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencido de que hay miles y miles de incondicionales. ¡Gracias a Dios!
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Se puede decir más alto, pero no más claro.
    Aplaudo y subrayo toda tu reflexión. Absolutamente de acuerdo!!!!
    Es verdad! Creo que sí, el enemigo está en casa. Los peores ejemplos o al menos los que más daño hacen, los nuestros, los de muchos que nos llamamos cristianos, empezando por mi.
    Gracias Angelo, me ayudan mucho tus reflexiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te hayas unido a esta estupenda familia bloguera, con esa foto de perfil tan evocadora para mí. Solo sé que juntos, podemos enseñar y aprender.Un abrazo y gracias por tu aportación

      Eliminar
    2. Bendita foto que me llevó hasta ti y a descubrir tu blog, por eso la puse de perfil porque para mi tiene ya, mucho más significado.
      Gracias por todo. Un gran abrazo

      Eliminar
  8. ¡También yo! GRACIAS. Abrazote, en Jesús!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sol! Me alegra verte de nuevo por aquí. Un abrazote también para ti.

      Eliminar
  9. Uy Angelo...pues no te digo nada de lo que le queda por sufrir a este Papa.....no creas que tiene muchos amigos.....Pero en la Oracion y en Comunion con él....entre todos le ayudaremos a llevar la Iglesia...Este Francisco ha pasado por mucho ya...y la humildad y la sencillez es su estilo....Solo simplificar, animar a los que no pueden con la sencillez con nuestra oracion y nosotros a convertirnos un poquito mas cada dia....un abrazo.....Como dejas tu tristeza impregnando tus palabras...pobre Angelo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Insisto en que lo que me ha movido a escribir el post, es lo leido en varias publicaciones católicas. El papa sabe muy bien que está entre lobos...
      Gospi querida, que no me entero que me quieres decir con tu última frase: pobre Angelo ¿porqué?....
      Un beso

      Eliminar
  10. Apareció el escrito otra vez, genial. Un abrazo. El Papa es mi guía espiritual, le leo y escucho por CTV de www.vatican.va todo lo que dice.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras querido Ramón, te conozco ya hace mucho y sé que siempre dices lo que piensas, así que de nuevo me siento halagado. Es que todo lo que dice este papa, toca y sacude.¡Bendita sacudida! Un fuerte abrazo

      Eliminar
  11. Me ha recordado a un pasaje de La Biblia que leí el otro día: Romanos, 2:17, y en concreto la siguiente frase: "2:24 Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro mucho de que la hayas compartido, porque va como anillo al dedo. Un abrazo

      Eliminar
  12. Yo sin el Papa, este, ese o aquel..., no podría ser católica.
    Felicidades!!
    Reza por mí, un beso, Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso es también una confesión de fe. No te olvido en mis oraciones. Un beso

      Eliminar
  13. Angelo, hai ragione! E come scrivi dovremmo menos hablar y más orar......sicuramente ne trarremo più beneficio, noi e la Santa Madre Chiesa intera. Un abbraccio

    ResponderEliminar
  14. A mi este Papa me encanta. Como decimos una amiga y yo: estamos enamoradas de este Papa. No quitamos los méritos de sus antecesores. Pero este Papa es un soplo de aire nuevo, una renovación de la que tanto hacía falta a nuestra Iglesia. Cada día, cada noticia que habla de él, me anima a seguir caminando en este mundo, donde no se habla de una guerra sucia contra los católicos, sino de otras guerras más evidentes (y no por menos crueles)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La experiencia que tengo es que el Espiritu Santo nos da en cada momento al que necesitamos, para seguir caminando en la luz. Gracias M. Carmen. Un abrazo

      Eliminar
  15. Querido amigo,

    Volvemos poco a poco a la rutina y me alegra mucho visitarte com este primer post de la temporada. La pregunta es, qué podemos hacer con esos blogs a los que seguimos, que son católicos y se han vuelto de un tiempo a esta parte catastróficos, apocalípticos y rozando el sedevacantismo? Cuando la correccióm fraterna argumentada no sirve de nada, no deberíamos unirnos todos los que aquí comentamos, para interntar hacer regresar al hermano perdido? Me cuesta eliminar a esa persona de mi blogger, pero me niego a beber de sus aguas oscuras.

    Viva el Papa Francisco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Pepe: Creo que esos blogs, saben muy bien donde encontrar respuestas, un católico, sabe de que fuente tiene que beber. Si decide hacerlo de otra...
      Ellos mismos, ya reciben rectificaciones por parte de algunos comentaristas, y en la mayoría de casos, lo que resulta es una afirmación aún mayor de sus errores, porque falta humildad.El papa Francisco es muy claro hablando, fácil de entender, no da lugar a interpretaciones. Hay mucho fariseismo , entre los que formamos parte de la iglesia, y ya sabes como Jesús, hablaba a los que ponían su fe, en rituales y leyes.
      En estos años de blog, he tenido que tachar más de un link, por la doctrina enseñada y me ha dolido, porque con algunos he mantenido una hermosa amistad. En fin, cada uno debe actuar como mejor crea, aplicando una de las reglas de San Ignacio.
      "El hombre es creado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios muestro Señor, y mediante esto salvar su alma; y las otras cosas sobre la faz de la Tierra son creadas para el hombre, y para que le ayuden en la prosecución del fin para el que es creado. De donde se sigue que el hombre tanto ha de usar de ellas, cuanto le ayudan para su fin, y tanto debe quitarse de ellas, cuanto lo impidan"
      Un fuerte abrazo

      Eliminar