Y soy feliz


Retomo con sumo placer la presentación de la segunda temporada de la serie “I passi del silenzio” sobre la vida monástica, que empecé a subtitular al español, el pasado mes de mayo.

Me alegra muchísimo la acogida que ha tenido la primera temporada y el bien que está haciendo. La verdad es que para mí están siendo de gran apoyo y fortalece en mi vida espiritual. Hoy os presento a la comunidad agustiniana del monasterio de Los cuatro santos coronados, que se encuentra ubicada junto a la basílica del mismo nombre. Una antigua Iglesia romana. del siglo IV o V, y está dedicado a cuatro santos y mártires anónimos. El complejo de la basílica con sus dos patios, el Palacio Cardenal fortificado y la capilla de San Silvestre, y el Monasterio con su claustro estilo cosmatesco se alza en una parte verde y silenciosa de Roma, entre el Coliseo y San Juan de Letrán, en una ambientación propia de otra época.

Mientras lo estaba subtitulando mi hija Inés se quedó observando y escuchando gran parte del vídeo, quedó atrapada por uno de los testimonios que estaba oyendo, y es que a mí me pasa lo mismo. Más allá del pensar de algunos sobre la” inutilidad de este estilo de vida” aparece ante mí, la verdadera sabiduría, el tesoro encontrado, el camino que no tiene pérdida. Inés me dijo en un tono gozoso : “Jolin papá, todas dicen lo mismo, que no encontraban gusto en lo que hacían y que aquí son felices, y es que se les nota, lo transmiten…” le dije que un día les acompañaría a visitar un convento de clausura y hablaran con ellas.

Le encantó la idea. Pues no hay más palabras para estos videos. La contemplación y la interiorización del mensaje que nos transmiten bastan. Así que dadle al play…. y  si quieres descargarte el vídeo entra aquí


6 comentarios:

  1. Hay que maravilla Angelo!! No se ni como agradecerte tan bello trabajo,esta noche lo veo y ¡ala! a seguir enganchada a la serie. :)))

    Un cariñoso saludo.

    Pd: la foto me encanta. ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir con tus fieles lectores, digno trabajo, merece la pena el tiempo que dedicas.
    Te siento muy bien y me alegro mucho

    Algo para tu hija... Nosotros buscamos la felicidad en el exterior...pero, la felicidad no está fuera de nosotros. Está en nuestro interior, porque la felicidad es Dios y el está en lo más profundo de nuestro corazón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Angelo, gracias por acercarnos a esta hermosa experiencia!!!Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  4. Estos momentos con el Monasterio siempre me ayuda a reposar ...es una Vida preciosa y admirable...debo tener una monjita dentro de mi porque me quedo absorta Angelo!! Gracias por este Momento Dulce y tan rico.....

    ResponderEliminar
  5. qué preciosidad, me encanta. Las reflexiones son una pasada. Ayudan a comprender que las monjas no son bichos raros. Tienen una claridad de ideas que asombra

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito, qué paz, no me puedo despegar hasta llegar al final; la dulzura, la oración, el claustro, las miradas tan serenas, todo. Gracias.

    Haces muy bien en llevar a tu hija a un convento, no lo olvidará.

    ¡Mil gracias!

    ResponderEliminar