Sí hay luz


Desearía poder retomar mi blog con la asiduidad, a la que muchos de vosotros estáis acostumbrados. Confieso que me produce una cierta tristeza, cuando lo abro , y compruebo que la luz está  en penumbra

Hoy hace un mes que  llamaron fuertemente a mi puerta, la aporrearon una y otra vez, y yo abrí ante el alarmante sonido que empezaba a apoderarse de mí. Muchas cosas iban a cambiar en poco tiempo, muchos sentimientos viciados iban a pasar por el crisol de la purificación, y yo no estaba preparado.

Todo está transcurriendo a una velocidad de vértigo. Pruebas médicas, intervención, visitas, medicación. Gracias a Dios todo está sirviendo para  expulsar a la intrusa, llamada fístula dural, que se apoderó de mi cabeza, y que estaba dispuesta a destrozarla , en el momento menos esperado.

El día 15 si D.q vuelven a hospitalizarme para ver el resultado de la primera intervención, y la evolución del resto que no pudieron terminar. Una vez comprobado, decidirán el siguiente paso. Ya intentaré que os llegue la información. 

En este momento de espera, lo que tengo es muchísimo tiempo para reflexionar. No puedo hacer nada más. La recuperación es lenta y necesito estar en reposo a lo largo del día. 

Decía que todo transcurre a velocidad de vértigo, y lo aplico  a esa “catarsis” que voy experimentando fuertemente. No ha sido fácil, aceptar esta nueva situación. La sorpresa del inicio dio paso a un mutismo , esperando acontecimientos. Luego , vino la sensación de que la fe, se apagó, y el miedo de la oscuridad me hizo gritar. Una riada de oraciones de familiares, amigos y desconocidos, se puso en marcha y  se llevaba con toda su fuerza, hasta el último aliento de tiniebla. 

Los niños. Sí, los niños son los que han entrado con la luz, después de ese barrido . La semana pasada, tuve noticias de varios de ellos, que en su inocencia habían manifestado su fe, en el poder de la oración. Estaban rezando de forma especial por mi curación. Me han llegado sus testimonios por email y no puedo esconder lo afortunado, que me sentí; el cuidado amoroso de todo un Dios, que me envía a sus predilectos para animarme.

Una de las cosas que más he ido descubriendo en estos días, es mi apego a mí mismo. Hablamos fácilmente de que nuestro corazón se aficiona a lo material de este mundo, pero yo me doy cuenta de lo mucho que me ha asustado, que se me pudiese pedir dejar tanto… 

Esos tres puntos suspensivos, encierran muchísimas cosas. ¡Piénsalo tú también!

Comparto uno de los testimonios que me llegaron, me lo envió una profe de religión. ¿Pueden regalarme algo mejor?...

Llego a las 9 de la mañana a una clase de 2° de primaria (7 años) y me viene una alumna, Julia, y me dice: "Profe cuéntame de tu amigo Angel.. ¿Cómo fue la operación?"
Le explique un poquillo como iba todo y que había que seguir rezando. Ella me respondió con unos ojos muy expresivos: "Si, si si yo sigo rezando por el" y en la oración con la que inicio siempre las clases en la cual les enseño a pedir espontáneamente, ella dijo: "Jesus te pido por Angel" 

"No desear, no buscar, no pedir..., solamente amar a Dios y entregarse en sus manos como un niño pequeño". (San Rafael Arnaiz)

27 comentarios:

  1. Sigues en mis humildes oraciones.
    Que Nuestro Señor te regale la salud y te de mucha fortaleza.
    DTB!!

    ResponderEliminar
  2. En estas ocasiones de incertidumbre y desasosiego es cuando Dios nos muestra su dulce rostro.

    Eres todo un afortunado querido Angelo.

    Gracias por compartirlo,dejate cuidar mucho y recuerda que estamos unidos en la Santa oración.

    Todo mi cariño. :)

    ResponderEliminar
  3. Mucho ánimo, Angelo. Sigo rezando, aunque está claro que el Señor te sostiene.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que todo sea para que los médicos salven ese peligro que has corrido y tu alma encuentre luz infinita.
    Descansa y más adelante nos traerás una lámpara, que digo, un faro como el de la cabecera que arrase con toda tiniebla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Ánimo Angelo, hay muchas almas pidiendo por ti, ya lo has podido comprobar...un fuerte abrazo en el Señor... yo también sigo pidiendo por tu sanación, besos.

    ResponderEliminar
  6. El lenguaje de Dios a veces es irreconocible, o al menos a mí me lo parece. No sé si es que habla con el tiempo, "pronuncia" hoy para que entendamos mañana.

    Seguimos pidiendo. Un abrazo y QDTB.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Angelo por seguir compartiendo tu sentir más íntimo y personal.

    Es emocionante vivir día a día el contacto con los niños, sorprende lo que se aprende de ellos. Son almas cándidas, inocentes pero también son esponjas y hay que cuidar mucho lo que le transmitimos y cómo se lo transmitimos. A mi me dan lecciones cada día, como la de Julia, por ello doy infinitas gracias a Dios.

    Angelo, sin desfallecer, seguimos unidos en la oración. Espero, deseo y rezo que pronto tengas tu vida normalizada.

    Te mando un abrazo fuerte y curativo

    ResponderEliminar
  8. Es estupendo lo que cuentas Angelo...así es como el corazón se siente cuando El aparece...se siente tan pequeñin y con tanto miedo.....pero sé que el Señor te ama mucho, tiene una debilidad por ti impresionante, lo he visto esto desde el principio sabes? y sé que de todo esto sacarás muchos frutos....Sigo contigo eh? en la oración. Y Animo, el Señor te Ama tamntisimo.....

    ResponderEliminar
  9. LUZ, claro que hay LUZ, solo confía en el Señor Angelo, y no pienses más, Él está, y es suficiente. Ora y no te preocupes de más...siempre estás en mi oración con el Rosario ¡Gracias!

    Un beso, con mucho cariño. Muchas gracias. Llega el Adviento, ya está, y es LUZ, Luz, Luz...

    ResponderEliminar
  10. Angel, Dios te sigue bendiciendo
    e iluminando para que sigas brillando.

    En oración por ti y tu familia,
    un abrazo.

    Martha V.

    ResponderEliminar
  11. La prueba nunca es fácil, pero quien las vive aquí y ahora es afortunado. Creo que tú lo eres aunque se que es duro y que preferimos no pasar por ello. Sólo te digo: ten fe. Y deja a Dios que te demuestre que es real y que está.
    Unidos en oración.

    ResponderEliminar
  12. Doy fe que eres una de las pocas personas, que a lo largo de todo este tiempo, ha ido acumulando más y más amigos. Todos te quieren, todos te miman, todos te recuerdan y todos rezan para que tu recuperación sea lo más rápida posible y efectiva.
    Creo que me encuentro entre esos amigos pues te recuerdo a diario en mis oraciones.
    Espero, que muy pronto, vuelvas a estar entre nosotros con toda normalidad.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  13. Carissimo Angelo, il Signore è con te, ti tiene stretto tra le sue braccia. Sei sempre nelle mie preghiere. Un fortissimo abbraccio

    ResponderEliminar
  14. ¡Ánimo, Ángel!, no te preocupes, todo está en manos de Dios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. No desear, no buscar, no pedir..., solamente amar a Dios y entregarse en sus manos como un niño pequeño". (San Rafael Arnaiz)

    Es el camino Ángel, lo se por experiencia. Gracias por tu compartir. Todo va ir muy bien. Mucho animo!!!. Sigo rezando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. MI querido Angel, eres un ser afortunado, todos oramos por tí y puedes ahora percibir cuanto sembraste y como vas cosechando cariño, oraciones, cercanía, esperanza. Saldrás fortalecido de esta experiencia, y si cabe, tu fe será aún mayor. Te deseo lo mejor de lo mejor.

    Un afuerte abrazo y muchas bendiciones!

    ResponderEliminar
  17. Te entiendo muy bien Angelo; continúo en oración activa por ti, los tuyos, por mi, los míos y mi país... que se acaba. He pasado y paso igual que tú un proceso de purificación que ha resultado ser sumamente doloroso, una noche oscura que continúa. Para no hablarte de cosas tristes no sigo. Con la certeza de que pronto retomarás con mas aplomo, mas profundidad y acierto lo que Dios tenga preparado para ti. Un fuerte abrazo, nos vemos en la Comunión.

    ResponderEliminar
  18. Hola Ángel: estas en manos de Dios. todo saldrá bien, animo, gracias por tu compartir..
    Dios te bendiga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Angelo, tranquilo y paciencia que todo pasará y este mal trago ya solo será un recuerdo que te habrá servido para fortalecer aún más tu fe y valorar más tu propia vida....seguiré rezando por tu pronta recuperación.Saludos

    ResponderEliminar
  20. La oración de un niño estoy seguro que es oída mejor que la de un adulto... Qué te puedo decir Ángel? Me gustaría reconfortarte mejor que con estas palabras. Estamos aquí, eso que lo sepas. Que cada oración pensada en ti, encienda más la fe, la esperanza y la caridad :)

    Ánimo crack!!!

    ResponderEliminar
  21. Querido Ángel, la luz siempre llega con la Fe.
    Parece mentira que haya pasado un mes, todo ha sido rápido y pausado, no podemos apresurar el paso de Dios, estás tan bien arropado que te recuperarás al cien por cien, ya lo verás y todos lo vamos a celebrar contigo,
    Estate tranquilo y reposado, que nada te turbe, estamos contigo, sin dar reposo a Dios y a nuestra Madre con nuestras oraciones.

    Un beso de tu hermana mayor.

    ResponderEliminar
  22. No desear, no buscar, no pedir..., solamente amar a Dios y entregarse en sus manos como un niño pequeño". (San Rafael Arnaiz)

    Que nuestro abandono en Él sea siempre nuestra fortaleza; como cuando el niño se protege en brazos del padre. Que Su amor tan fuerte nos aliente siempre a seguir caminando e iluminando nuestro propio caminar y el de los demás.

    Un fuerte abrazo en Cristo Jesús... Unidos en la oración... Unos por otros.

    ResponderEliminar
  23. Me ha emocionado muchísimo lo que nos compartes... gracias! Es tan dulce nuestro amado Padre en sus gestos, no? También vos sos su predilecto! No dejo de rezar... ánimo!! Ahora más que nunca te veo cuidado y llevado en Sus brazos!

    Un cariño gigante!!!

    ResponderEliminar
  24. Qué bien sé yo la fonte que mana y corre, aunque es de noche...
    Cuando Dios abraza fuerte a uno y lo estrecha contra su corazón, uno nunca le ve el rostro.
    Dios está contigo y nosotros no te olvidamos frente a El.
    Un abrazo. Abandono y confianza. En eso estamos.

    ResponderEliminar
  25. Buenas noches nos de Dios y a ti especialmente y sobre todo.

    Todo mi cariño y unidos en oración :)

    ResponderEliminar
  26. Hacía mucho que no entraba en tu blog, Ángel. Hoy he tenido como una inspiración y aquí estoy para repetirte todas las cosas buenas que te dicen tus amigos. Yo, poco más, que rezo por ti y espero verte pronto fuerte. Confianza en Dios, que sé que la tienes.

    ResponderEliminar
  27. Querido Angel:

    Me arrimo a tu hogar virtual para saludarte y dejarte mi cariño. No me preguntes cómo (los ciber-caminos son inescrutables ;)), pero el caso es que he arribado a tu casa y me encuentro con la noticia de tu operación. Espero de todo corazón que te vayas recuperando poco a poco, eres una persona muy valiosa en este mundo (real y virtual).

    Lo que aquí reflexionas no es baladí, amigo. El mundo material se incrusta en los corazones, cada vez más deprisa. Es un paso de la evolución humana que deberá dar paso a otra cosa porque yo siemto que no es el camino. El sábado vi una peli: "El hombre de acero" (Superman) muy interesante y bien hecha (te la recomiendo). Casi al final, uno de los malos le dice a Superman que la moral es la perdición del género humano porque nos hace dudar y nos convierte en criaturas débiles. Está claro que para las fuerzas del mal sería mucho más práctico que el ser humano hundiera sus pies en el materialismo denso y oscuro y se dejara llevar. La moral supone un trabajo, una pérdida de tiempo para los "malos". ;)

    Es difícil, Angel, desapegarse de este mundo material, pero la confianza y los actos de fe son el primer paso para alcanzar un equilibrio. El apego a nosotros mismos nos abofetea en una enfermedad y nos hace reflexionar... Es bueno saber que nuestra parte "divina" también ama y acepta la "humana". Y yo creo que tú nos estás enseñando el verdadero significado de la palabra CORAJE (viene de corazón).

    Te dejo el enlace de una entrada que escribí cuando mi marido enfermó de diabetes. Luego lo pulí y lo publiqué en mi blog profesional de Psicología:

    Enfermar para Sanar

    Espero que te agrade su lectura, aunque tú ya sabes muchas cosas de las que hablo...

    Mil besos y muchísimos abrazos. Te dejo mi ánimo y mi cariño.

    Mar.

    ResponderEliminar