Sacude el polvo y saca tu brillo


¿Quién no se ha sentido dolido alguna vez por las omisiones de otros, hacia nosotros? No hay que olvidar que en esos “otros”, también debemos  incluir nuestro nombre, hacia los demás.

Rondaba hace días por mi cabeza, una entrada para publicar en mi blog, incitada por uno de esos” descuidos “ hacia mi familia, que se hizo visible de forma pasmosa, el mismo día de Navidad, ante la situación vivida en casa, en estos últimos meses, a causa de mis ingresos hospitalarios e intervenciones.

“Y ahora permanecen la fe, la esperanza y  la caridad, estos tres; pero el mayor de ellos es la caridad” (1 Corintios 13:13). Sí, la caridad está por encima de todo. El mismo texto de San Pablo insiste : “Si no tengo caridad, nada soy”. 

Un deseo de “Feliz Navidad”, tiene que estar acompañado de convicción, de alegría, de luz… como ha dicho el papa Francisco “La Navidad de Jesús, fiesta de la confianza y de la esperanza, que supera las inseguridades y el pesimismo”. Y cuando uno sale de haber celebrado esta fiesta, en el mejor de los sitios como es en la Santa Misa, tiene que partir, con ganas de transmitir a los demás esa esperanza. 

Cuando uno va al portal de Belén, lleno de polvo, debería surgir con brillo, después de contemplar a todo un Dios hecho hombre por amor. Y es el polvo, el que me ha hecho cambiar el rumbo de mi post. El que sin quererlo ni buscarlo, ha conseguido que me centre en mis omisiones de caridad y no en la de los demás. Y todo se lo debo a una visita que tuve en el hospital.

Una persona a la que no esperaba ,se presentó con una de mis hijas, para interesarse por mi estado de salud. Hablamos un poco de todo, y debatimos sobre algunas cosas que no me gustaban, del carisma al que ella se había consagrado. Me desconcertó un poco, que no replicara nada de lo que le argumentaba. Comprobé, que escuchaba atentamente todo lo que le decía y al terminar mi exposición, el mensaje que me transmitió caló hondo en mi interior. Sigo utilizándolo en algunos momentos de oración. Me dijo : “ Seguramente muchas de las cosas que dices, sean como tú las ves, pero quiero decirte, que yo sigo consagrada, para sacar el mayor brillo posible, al carisma al que me he entregado por el bien de la Iglesia, y en ello está mi empeño diario” .

Me encantó lo de “sacar brillo” “quitar el polvo”. El papa Francisco en una de sus audiencias de esta navidad nos decía: “La Navidad de Jesús es la manifestación de que Dios se ha puesto del lado del hombre “de una vez y para siempre”, para salvarnos, para levantarnos del polvo de nuestras miserias, de nuestras dificultades, de nuestros pecados”.

Sí, acumulamos polvo, cada vez que dejamos que el “yo” esté en primer lugar, y no hace falta que lo diga, porque todos, lo experimentamos en muchas ocasiones. Ese “yo”, se empeña cada día, en ser lo prioritario de nuestros actos. Criticamos tantas cosas que no funcionan en la iglesia, entre los creyentes..., llegamos incluso a escandalizarnos por actitudes que solo juzgamos desde nuestros ojos, muchas veces inmisericordes. ¿No podríamos ante la cercanía de la fiesta de la Epifanía,  preparar un gran presente para Jesús? A mí se me ocurre, que podemos intentar, sacar brillo a nuestra fe, a nuestra esperanza y de forma especial a nuestra caridad. ¡A diario!

“Es una cosa fea cuando se ve a un cristiano que no quiere abajarse, que no quiere servir, que se pavonea por todas partes. ¡Es feo! ¡Ese no es un cristiano, es un pagano! ¡El cristiano sirve y se abaja! “(papa Francisco)

13 comentarios:

  1. Ay Angelo! Has vuelto a zarandearme, a sacudirme... Gracias por recordarme una vez mas que tengo que hacerne niña y sentirne pequeñita para poder crecer en humildad y caridad. Dejar de mirarme tanto mi ombligo y mirar de frente al otro y sus necesidades.
    Un abrazo entrañable!!

    ResponderEliminar
  2. ¡FELIZ AÑO NUEVO!
    Comenzaré el año gamuza en mano para que brille la caridad y con ella la humildad.

    ResponderEliminar
  3. Feliz y Ano lleno de salud,amor,caridad,humildad y misericordia Angelo...que bella entrada,que jaloncito de corazon me has dado,mil gracias,esta precioso,precioso tu post.
    Un fuerte abrazo,mil bendiciones.

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que leo tus entradas siento que no estoy a la altura y que tengo cantidad de fallos cómo cristiana.....que Dios me ayude. Me alegra saber que ya estás mejor.SALUDOS

    ResponderEliminar
  5. ¡¡No hace falta que te diga la alegría que me da leerte tan bien!! :)

    Vaya entrada Angelo...GRACIAS...cuanta falta me hacías.

    Un cariñoso saludo de esta pequeñísima seguidora. ;)

    ResponderEliminar
  6. Hola Ángelo, me alegro mucho que estés mejor.. aunque todavía estés convaleciente.. has entrado en este post con mucha fuerza.. me ha gustado mucho.. y es que cuando estamos en manos del Señor, nuestro Hacedor, nos va moldeando.. fija y da esplendor.. pero mientras nos va cambiando.. o notamos lo que hay que cambiar de nosotros mismos.. duele.. claro.. pero hay que dejarse hacer.. un beso grande.. cuídate mucho.. y Feliz Año nuevo para ti y los tuyos..!

    ResponderEliminar
  7. La Caridad...eso es lo que hay que cuidar...la caridad, pero si no tenemos dentro el Espiritu no sale aunque quiera!!....por eso el pedir el Espiritu Santo y la Fé es a cada momento!! Gracias Angelo...sacar el brillo cada dia....las Amaz de casa sabemos el que se acumula en la casa a diario...y sabemos bien que mucho más es en nuestras almas!! No me olvido de ti y de los tuyos, lo sabes no? un abrazo y felices Reyes!!!!

    ResponderEliminar
  8. Feliz Año Ángel, y feliz fiesta de la luz mañana!! A veces buscamos que todo sea perfecto, pero, sin duda, tiene más mérito ese vivir sacando brillo constante. Un abrazo para ti y tu familia!!

    ResponderEliminar
  9. Felices Reyes Angelo!!

    Espero que te traigan todo lo que les he pedido para ti ;)

    Un cariñoso saludo a los siete :)

    ResponderEliminar
  10. Cada día, es verdad.

    Ya escuché el nº 9 (me falta el 8). Maravilloso. ¡Gracias!

    Tú no eres la nube,
    sino la luz que ella esconde.

    Tú no eres la palabra,
    sino el silencio que en ella nace.

    Tú no eres el silencio,
    sino más allá de todo silencio.

    Tú no eres la montaña,
    sino el eco que grita Tu voz.

    Tú no eres de ninguna parte del mundo,
    sino el corazón del mundo...
    y Tú.

    Feliz día para ti y tu familia.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Angelo, recuerdo el evangelio cuando dice aquello de ...cuando eras joven tu mismo te ceñias e ibas donde querias, ahora otros te ciñen y te llevan a donde no quieres. Los hijos en algun momento de la vida , toman la iniciativa y trazan su propio camino, lo unico que nos queda es amar, amar mas, amar mucho mas y confial en EL.
    Un abrazo y que te pongas como un roble

    ResponderEliminar
  12. Lo malo de "no sacar brillo" es que, sin ser imprescindibles, cada uno tenemos un sitio en el mundo único preparado por Dios y estamos privando a los demás de la forma de amor única que Dios quería transmitir por medio de cada uno, y es triste no dejar a Dios ser Dios en nosotros con su brillo particular en nuestros espejos de vida. Besicos, querido Angelo.

    ResponderEliminar
  13. Genial reflexión¡ espero estes mejor

    ResponderEliminar