Yo sí soy tonto


Hace unas semanas una querida amiga, compartió en Facebook, una parte de un post publicado en Siete en Familia. Al releerlo, me reafirmé aún más ,en lo que allí exponía, así que lo he retocado un poco, añadiendo alguna nueva reflexión.

Qué difícil resulta a veces callar, aguantar una pequeña calumnia en silencio, sin defenderse, sin justificarse. Cuantas oportunidades de reparación, de ofrecimiento, se desperdician porque el ego ha sido tocado. No estoy diciendo que uno se calle, permitiendo las injusticias, si no que de vez en cuando, por humildad, o por puro amor a Dios se puede renunciar a defenderse.

¿Quién no ha cogido alguna vez, un  rebote monumental? Una pequeñísima amonestación por parte de otro y zas todo al garete. Sale el lobo. Una simple prueba de control personal, de esas que Dios, de vez en cuando permite para nuestro bien, obtiene un suspenso. Los gritos, la cólera , la irritación ,no han sabido estarse quietecitos ante el aviso recibido . Han tenido que salir para realizar una actuación pueril: La justificación.

Una vez más tengo que aceptar, que lo de ser santo, requiere mucha virtud y mucha paciencia con uno mismo. Qué fácil se ve todo cuando se está ante el Señor, que fácil realizar propósitos, qué fácil ofrecerse para cumplir su voluntad. ¡Y que fácil, que todo se desmorone, cuando han rascado nuestra arrogancia!

Uno de los insultos, (aún de forma cariñosa) que más recibo, es la de llamarme tonto. “Tú eres tonto callándote”, “Tu eres tonto no cobrando ese trabajo que te han pedido", “Tú eres tonto dejando que te calumnien ”“Se aprovechan de ti"…Y me pregunto: ¿Es que yo he entendido mal lo de la otra mejilla? O lo de que “hay más gozo en dar que en recibir” o no he leído bien, lo de “cuando tu hermano te quite el sayo dale la manta”…

Pues qué queréis que os diga; a mí lo de cabrearse no me va .Me siento terriblemente mal cuando ocurre. ¿Qué prefiero callar antes de crear polémica? Pues sí, ¿qué prefiero hacer el trabajo antes de que se quede sin hacer por otro? Pues sí. ¿Qué no puedo cobrar por algo que me pide un amigo? Pues sí…. "¡Tonto, tonto, tonto! ¡Tú eres tonto dejándote pisotear! " No puedo dejar de pensar  que mi Redentor, se dejó machacar, triturar, burlar , pasar por necio y loco  y clavar en cruz...

Tengo muy claro que hay que cosas que no pueden tolerarse, cosas que no pueden callarse y voces que deben alzarse, pero… ¿Siempre? Yo prefiero que sean ocasionalmente y por una razón grave.

Por la experiencia que llevo vivida, me doy cuenta de que el consejo de Jesús de poner la otra mejilla, parece que se ha incluido en la lista de las cosas light. Casi siempre, encuentro una justificación  a la exhortación del Señor, cuando la ocasión se presenta. Una excusa a nuestra protesta, a nuestra defensa, a nuestro ¿ego herido?... Tememos que nos tomen por tontos.

La parte del apaciguamiento es la mejor. Acontece cuando la tempestad ha pasado, cuando el corazón deja la taquicardia que ha cogido, y cuando la razón vuelve a ponerse en su sitio. Entonces, aparece la verdad ante uno mismo. La propia fragilidad humana. La necesidad imperiosa de Dios, que transforma el corazón. ¡Que hace posible lo imposible!

Tal vez, muestre la sensación, de que soy un pusilánime, que agacho la cabeza y callo. Los que me conocen de verdad, saben cómo me las gasto a veces, pero… ¡no me gusta! El amor pide que no me conforme con eso. Además, esto de la renuncia a no excusarse, a saber callar, a sacrificarse por el otro, lo he aprendido leyendo a los santos. ¿Acaso no queremos ir en su misma dirección?...

“El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante;  no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido;  no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad;  todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”. Estas preciosas palabras de San Pablo, podrían responder muy bien, a la definición que la sociedad hedonista de hoy, tiene de la palabra tonto.El amor nunca se sacia si no es por el bien de los demás. Estoy cada día más convencido, de que para amar, hay que ser de esa clase,  a la que este mundo, llama tontos...

14 comentarios:

  1. Y es que lo que parece tontuna puede ser santa tontuna si la finalidad es buena igual que existe la santa desverguenza.

    ResponderEliminar
  2. Ya le gustaría a todos esos "listos" tener la tonteria de la que hablas,yo la primera.

    Eres tan bueno Angelo que es imposible no quererte,Dios te bendiga.

    Un cariñoso saludo ;)

    ResponderEliminar
  3. Es verdad Angelo, lo más fácil ante una agresión, aunque sea verbal, es responder con violencia. Lo que más cuesta es responder con amor y con silencio, pero ese es el arma más tumbativa que tenemos los que queremos seguir a Cristo, llegar a parecernos a El, ese debe ser el camino, esforzándonos como El nos enseñó a responder siempre con ojos de misericordia.

    Eso no es "ser tonto", aunque algunos lo crean, eso es ser coherente con el mensaje de Jesús, eso es ser cristiano.

    Recuerdo una frase que leí hace tiempo y que grabé a fuego en mi interior.... "SIEMBRA AMOR EN EL JARDÍN DE TU HERMANO Y LO VERÁS FLORECER EN EL TUYO"

    Un fuerte abrazo y mi oración, sin desfallecer.

    ResponderEliminar
  4. Para compartir la vida con la gente y entregarnos generosamente, necesitamos reconocer también que cada persona es digna de nuestra entrega. No por su aspecto físico, por sus capacidades, por su lenguaje, por su mentalidad o por las satisfacciones que nos brinde, sino porque es obra de Dios, criatura suya. Él la creó a su imagen, y refleja algo de su gloria. Todo ser humano es objeto de la ternura infinita del Señor... a consta de llevar el calificativo de "tonto". Cada uno merece nuestro cariño y entrega, llenar nuestro corazón de rostros y de nombres.
    Estimado Ángel, sé fiel a ti mismo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toñi, Que bien lo has expresado, firmo cada una de tus palabras

      Eliminar
  5. Lo creo del todo. Ojalá cada vez fuéramos más "tontos", de ¡remate! No es ser pusilánime, al contrario...

    Leyendo a los santos, es verdad, se aprende tanto (la cita de san Pablo, ¡buf!)...y mirando alrededor, tanto también...

    ¡Un abrazo! Gracias, Ángel.






    ResponderEliminar
  6. Tienes más razón que un Santo, nunca mejor dicho. Espero querido Angel que este año te traiga lo mejor, lo mereces y verás como todo irá bien. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me apunto a esa clase de tontería, aunque a veces no salga bien, lo intentaremos.

    Ángel, muchas gracias por todo, ya te contesté.
    Un beso y seguimos al pie del cañón

    ResponderEliminar
  8. mira esta imagen y no sufras amigo, por cierto tengo pendiente responderte tu precioso email.
    http://www.rafaes.com/glorias-2004/humildad-paciencia-besm2004-rafaes2.JPG

    ResponderEliminar
  9. Hola Angelo, luego de un mes alejada de la blogosfera regreso y me alegra encontrar activo tu blog, espero que hayas pasado unas fiestas navideñas impregnadas de paz, amor y esperanza y que el año que recién estrenamos te colme de bendiciones.
    Leyendo este último post debo confesar que muchas veces soy también tonta!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Es lo que aceptamos al decidirnos a seguir a Jesús. ¿No fue el "tonto", fracasado y un montón de cosas más? pues si así fue el Maestro...sigamos sus huellas.
    Abracemos con amor toda la "tontería" que quieran achacarnos, por amor a Jesús.
    Un abrazo en Cristo

    ResponderEliminar
  11. Digo yo.. que también dijo Jesús: sed inocentes como palomas.. pero astutos como serpientes.. creo que no hay que olvidar ser lo uno pero sin lo otro, un cariñoso abrazo Ángelo, sigo pidiendo por tu total recuperación todas las noches, besos para ti, tu familia y también para todos los que entran aquí.

    ResponderEliminar
  12. Lo leo y lo releo y no me canso de pensar que desgraciadamente hacer las cosas correctas en este mundo en que vivimos hoy dia para muchos es ser tonto. Y no siempre es facil eh...solo con la ayuda de Dios uno nunca se cansa de los demas. Un abrazo Angel, no se porque motivo no puedo entra con mi cuenta a comentar, mas tarde lo reviso. Quiero que sepas que estoy rezando junto al Padre todos los dias por tu salud y tu felicidad. <3 . Adela Grandison.

    ResponderEliminar