Dia de cine


Para los amantes del suspense, recomiendo una gran película estrenada en España en octubre de año pasado. Se trata de Prisioneros. Tenso y brillante Thriller sobre la situación angustiosa de un padre tras el secuestro de su hija. 


Sinopsis
Keller Dover se enfrenta a la peor pesadilla de un padre: Anna, su hija de seis años, ha desaparecido, junto a su amiga Joy, y a medida que los minutos se convierten en horas, le va invadiendo el pánico. La única pista es una destartalada autocaravana que estuvo aparcada anteriormente en su calle. Encabeza la investigación el detective Loki, quien detiene a su conductor, Alex Jones, pero la falta de pruebas lo obliga a devolverle la libertad. Aunque la policía sigue múltiples pistas, la presión va en aumento al saber que la vida de su hija está en juego. El desesperado Dover decide que no tiene más remedio que ocuparse personalmente del asunto, pero ¿hasta dónde está dispuesto a llegar este padre desesperado para proteger a su familia? 


El guion de Aaron Guzikowski (“Contraband”) perfila al detalle las muchas aristas dramáticas de los dos protagonistas —no tanto, las de los demás personajes—, al tiempo que, a través de numerosos giros inesperados, desarrolla una intriga de intensidad creciente, reforzada por una lúcida inmersión en la paternidad y la maternidad heridas, la tentación individualista de salirse del sistema y tomarse la justicia por su mano, y los singulares abismos de la locura y la maldad humanas. Más equívoca resulta la visión de la religión que presenta el filme, aparentemente crítica en su planteamiento y desarrollo —en cuanto el protagonista deja de vivir la caridad cristiana en que cree, y en toda la confusa subtrama del sacerdote—, pero elogiosa en su desenlace, como fuente de arrepentimiento y asidero ante la desesperación. 


La famosa frase “el fin no justifica los medios”, tan manida, tan usada a la ligera, tan equivocadamente dogmatizada, cobra sentido para el debate. ¿Qué fin? ¿Qué medios? No es tan sencillo, precisa de matices. Keller actúa de manera emocional, pero no exclusivamente así. Es decir, no solamente puede afirmarse que el ineludible examen de conciencia llegará, sino que ya ha llegado. Como muestra, el momento en que, rezando el Padrenuestro, es incapaz de pasar del fragmento “perdona nuestras ofensas” porque aún no puede cumplir las difíciles palabras siguientes. La acción necesita meditación, más de la por Keller empleada. Aun así, juzgarlo se presume demasiado difícil sin haber pasado por lo mismo.


Según lo anterior, la trama plantea más que aquello en lo que acierta a definirse, muy probablemente como puro reflejo de lo que, sin duda, se vive en una situación tan dramática: la angustia extrema y un torbellino indescriptible de emociones, donde decantarse por la razón frente al corazón es la prueba más dura. De todo esto se puede concluir que la película acierta más en el retrato del dolor que como manual operativo de las buenas maneras, probablemente porque no lo pretende. Ésa es ya labor del espectador: prevención, entrega, sacrificio, esperanza, sensatez y justicia, con el amor como origen, motor y destino.


A pesar de algún innecesario cabo suelto —como el cura que se toma la justicia por su mano, un cabo suelto en cuanto a la condición sacerdotal, más que a la concreta relación con la historia, absolutamente clara— y algún que otro tópico, “Prisioneros” destaca por su tensión de principio a fin, con un gran pulso narrativo y que se ve con una inevitable sensación de incomodidad, la propia de su temática.
Fuente : Cinemanet

 

Año: 2013 País: EE.UU.
Duración : 153 min 
Dirección: Denis Villeneuve
Intérpretes: Hugh Jackman, Jake Gyllenhaal, Paul Dano, Maria Bello, Terrence Howard, Viola Davis, 
Guión: Aaron Guzikowski 
Música: Jóhann Jóhannsson
Fotografía: Roger Deakins

8 comentarios:

  1. Que interesante parece Angelo!!

    Gracias y un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias, me vienen muy bien tus recomendaciones.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena pelicula, me encantó. Me resultaron muy duras algunas escenas, pero es verdad que mantienes la tensión todo el tiempo.

    Alucino con el detalle que la analizas. Muy buena crítica has hecho Angelo!

    Abrazosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le he contestado a Rafa en facebook: "Lamento defraudarte, pero hay que leer la letra pequeña" :Fuente-cinemanet

      Eliminar
    2. Emma, si es que no lees, no pones atención, no te enteras, siempre sois los mismos... Qué paciencia, Dios mío, ¡¿hasta cuándo...?! (suspiro, suspiro, suspiro).

      Anda, coge una lente de 3.000 aumentos y después de incrementar el tamaño de la pantalla hasta que parezca un cuadro cubista acércala a la coordenada 352 x 1024 clarísimamente una "a", pues algo más abajo, ese borrón que se intuye es el que lo explica todo. ¡Por favor, presta un poco de atención!

      Eliminar
    3. Me parto contigo Rafa! Me gusta tu sentido del humor!

      Pero con mi Angelo no te metas porque te salto a la yugular jeje
      El ha puesto la fuente, no? Pues es nuestro problema, el caso es que lo mio tiene más delito porque yo sí lei la fuente😳



      Eliminar
    4. Claro si encima leéis los post en el mobil... Hay que disfrutar de las super pantallas de hoy en día, que a este ritmo ya en la sala de partos pondrán gafas a los recién nacidos.

      Eliminar
  4. La crítica me parece de diez. La película la comencé a ver pero la dejé cuando llevaba una tercera parte precisamente por esa sensación de incomodidad de la que hablas y por la deriva brutal que va tomando. Es cierto que la desaparición de la niña apunta a algún hecho nefando pero lo que sucede a partir de la frustración del padre es ya explícito.

    Tu reseña me hace plantearme retomarla, aunque tiene que producirse un giro muy marcado para que sea el tipo de película que me puede ir.

    Lo dicho, impecable exposición y gracias por ella.

    ResponderEliminar