Domingo de cine - Mi recomendación



A ver si logro retomar mi sección de cine dominical. Hoy lo hago con una película japonesa. Ya he manisfestado en otras ocasiones,que me gusta el cine nipón, en él encuentro verdaderas joyas del séptimo arte. No hay nada como disfrutar de una película, en sus diálogos , reflexiones y valores morales. Y el cine japonés ofrece mucho de todo ello.

Me topé con una película desconocida, estrenada el año pasado. Su título “Una familia de Tokio”  de Yoji Yamada ,y me entero de que se trata de una nueva adaptación de” Cuentos de Tokio” (1953) de Yasujiro Ozu. Leo la sinopsis  y  mi interés en ella se acrecienta .

Una pareja de ancianos van a Tokio a visitar a sus hijos, de los que cada uno va a la suya intentado sobrevivir. El mayor, Koichi dirige un hospital. La hija, Shigeko dirige un salón de belleza. El segundo, Shuji, diseña decorados. Los hijos quieren que sus padres se diviertan en la capital, pero al mismo tiempo están ocupados en sus trabajos, dejando que sus ancianos padres se sientan algo incómodos. Pero pronto todo cambia allí se convierte casi en unos sin techo. Pero una sorpresa les cambia de registro y le enfrenta a la verdad de la vida. 


Yoji Yamada,  narra con exquisita sensibilidad la historia, dotando a sus personajes de una gran humanidad, también en sus ramalazos egoístas, o en sus debilidades. Estos elementos están entreverados por muestras de generosidad y de un gran corazón, o de un mejor conocimiento del otro, lo que conduce a un mayor aprecio, al amor. Existen variaciones con respecto al original de Ozu, y lo mejor que se puede decir es que no resultan caprichosas. Cambia algún aspecto de su personalidad, y adapta a un contexto actual ciertos detalles, aquí desaparece el telón de fondo de la entonces reciente Segunda Guerra Mundial, dejando espacio a otras realidades que han marcado a la sociedad nipona, como el tsunami y Fukuyama. 


El milagro de este film es que consigue conmover en su extraordinaria normalidad. Se nos describe una realidad muy común, reconocible por cualquiera, y el reto es imprimir  sentimientos inefables: la nostalgia, el sabor agridulce del paso del tiempo con una mezcla de sensación de vida lograda y decepción, el cariño que no se sabe cómo expresar, la apertura al descubrimiento... A tal efecto todo el reparto hace un magnífico trabajo, resulta difícil destacar a un actor sobre otro.

De momento la he encontrado subtitulada . Pero el 26 de marzo sale a la venta el Dvd. Si no os podéis resistir a la espera, la podéis  descargar (aquí) recordad, que hay que bajar los dos archivos ya que uno es el de los subtítulos).

La que no pude aguantarme a adquirir, es la de Yasujiro Ozu : “Un Cuento de Tokio” , así que la busqué por la red ,y ésta ,sí he podido disfrutarla. Recomendadísima para aquellos que quieran sentarse a ver una peli  sin prisas sin distracciones y con buenas reflexiones. Al principio, hasta situar a los protagonistas, es un pelín lenta, pero va "in crescendo" en belleza. Me cautiva toda la solemninad nipona, ante el más mínimo detalle. Impresionante los diálogos finales. La podéis descargar en español en este enlace (aquí).

Habiendo visto las dos versiones, me quedo sin dudarlo con la de Yasujiro Ozu : Un cuento de Tokio

Os ofrezco dos trailers. El primero corresponde a Una familia de Tokio (2013) 


El segundo otra opinión sobre Cuentos de Tokio (1953)

6 comentarios:

  1. Tus recomendaciones siempre las recibo con mucho agrado Angelo.Y esta pelicula tiene que ser muy bonita,gracias por traernos de nuevo esta seccion.

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de 1953. Me encantó.Algunos personajes están llenos de una ternura especial. Un abrazo

      Eliminar
  2. Si viene recomendada por ti seguro que merecerá la pena. Pero mira, ahi no coincidimos porque el cine japonés no es "santo de mi devocion".

    No obstante, gracias por tu criica ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace años me costaba ver todo el cine oriental, pero fui descubriendo que los diálogos, la fotografía, el énfasis que se ponía en los valores humanos, la delicadeza y solemnidad de sus ritos, el respeto y estima hacia la familia, los ancianos, etc.. fueron ganando terreno en mis evaluaciones. Tal vez la diferencia cultural con occidente contribuya a ese "arrinconamiento" en las pantallas europeas. Un abrazo

      Eliminar
  3. Pues me has dejado con unas ganas tremendas de ver estas películas.Me las apunto para ver si las puedo conseguir.Saludos

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno, ángel, que vuelvas a los post de cine, se echaba en falta y alegra mucho.
    Gracias, un beso.

    ResponderEliminar