Entra en mi vida


Inmersos en la Cuaresma, atrás quedó el  miércoles de ceniza. Me sorprendió la cantidad de blogs  que este año posteaban sobre ello. Quien más quien menos, ha mostrado su deseo de que este tiempo de oración y penitencia, sea de provecho para uno mismo y para los demás. 

Eso me demuestra, que todos somos conscientes de que en nuestra vida diaria, hay cosas que podemos cambiar. Anhelamos, que las palabras del profeta Ezequiel se hagan presentes, en nuestros corazones : “Yo les daré un solo corazón y pondré en ellos un espíritu nuevo: quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne, para que caminen según mis preceptos, observen mis normas y las pongan en práctica, y así sean mi pueblo y yo sea su Dios.” (Ezequiel 11, 19,20)

A veces me invade la sensación de vivir los tiempos litúrgicos del año, como algo establecido y rutinario, como una campaña de moda que presenta sus novedades.  Como si se tratase del cambio de ropa en nueva temporada.  “Esta prenda, la he vuelto a sacar , no me la he puesto y la vuelvo a guardar, hasta el año que viene"

Algo así puede suceder al acabar la Cuaresma.  “¿Habré  escuchado lo que Dios me ha pedido? ¿Será real mi propósito de transformar mi corazón de piedra en uno de carne? ¿Habré luchado por vivir mis propósitos diarios? ¿Se habrá instalado en mí,  el ansia  por vivir el gozo Pascual?"...

Me sentí fuertemente interpelado con una frase que la doctora Stone, pronuncia en la película Gravity, ante una situación donde lo humano y lo espiritual  se encuentran : “Ni siquiera sé rezar. Nadie me enseñó a hacerlo”…

Recuerdo la súplica desgarradora , de otra persona, ante el vacío y sufrimiento que experimentaba : “¡Dios por favor, entra en mi vida!” Y ese grito no me resulta desconocido  a lo largo de toda la historia de la humanidad y de la mía propia. Corazones desgarrados que reclaman atención, que buscan luz en su oscuridad, razones en su vacío interior.

Resulta imposible para mí, no reflexionar , sobre el regalo de la fe. Nos han enseñado a rezar y no lo hacemos, nos han mostrado el camino y no lo seguimos, nos han dado la luz y elegimos las tinieblas. Nos exponen los razonamientos que avalan nuestra fe, y los aparcamos en el olvido. Nos sentimos perdonados, consolados, acogidos, comprendidos y nos convertimos en el centro del universo, exigiendo mayor atención, que alimente a nuestro insaciable ego.

Que fácil resulta eludir la verdad con el libre albedrío. Nos metemos en la cultura de la importancia del “yo” y vivimos la fe como un acto de voluntarismo, donde en lugar de escudriñar a Dios  , nos adentramos en el mundo de nuestros intereses, regateando lo que El puede tocar y quedarse . Es muy fácil comprobarlo :”¿Dónde está mi paz y alegría? “… Pensad y responded en vuestros corazones, como dice el papa Francisco.

Cuaresma… ¿Se me escapará  un año más sin haber hecho el intento de transformar mi corazón? ¿Dejaré para mañana el propósito de hoy?... ¿Cuántas Cuaresmas llevo vividas? ¿Cuántas he logrado cambiar un comportamiento,  un afecto, un solo defecto, ?...  ¿Tendré el valor de  renovar el vestuario de mi alma?...¿Voy a volver a guardar todo como está?

Decía Madre  Angelica de EWTN :” La fe exige a uno vivir en la oscuridad, seguir a alguien a quien no puedes ver y amar a alguien a quien no puedes tocar”. Es muy interesante detenerse en los tres verbos que usa : Vivir,Seguir,Amar. Son los tres imprescindibles en este tiempo litúrgico.

Estamos a tiempo de transformarnos. Un día, una hora, un minuto, un segundo basta, para decirle a Dios: “ Tú que me has enseñado a rezar a través de tu Hijo, llamándote Padre. "¡Por favor,entra en mi vida!”.

6 comentarios:

  1. Angelo! Eres especialista en zarandear mi alma!!!
    Precisamente has elegido uno de mis textos preferidos el del profeta Ezequiel, cuántas veces le pido al Señor que cambie mi corazón de piedra por uno de carne....

    Y luego hablas del ego, de ese "yo" insaciable que se ha instalado cómodamente en nuestro interior y que impide que alcemos los ojos al cielo porque estamos demasiado ocupados con nuestros propios lamentos, intentando llenar nuestros vacíos pero de mensajes y cosas efímeras, superficiales, materiales....

    No! Basta! Esta Cuaresma empezó diferente y va seguir siéndolo, la estoy viviendo con más consciencia de mi necesidad de Dios, de abandono, de conversión, de cuidar más la relación con mi Padre, de mirar más a mis hermanos..... De ser cada día un poco más santa.

    Lo deseo, lo rezo y en ese camino ando... Fuerte abrazo!
    Gracias una vez más!!

    ResponderEliminar
  2. Como siempre,tus reflexiones son especialistas en remover conciencias,gracias querido Angelo.

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
  3. Angelo, qué casualidad que hagas referencia a la pelicula Gravity, porque mi último post que publiqué en mi blog, habla precisamente de lo que tú tocas hoy aqui.
    Coincido en todo evidentemente, y espero que mi Pascua de este año, sea Nueva, Sorprendente y llena de Misericordia de nuestro Señor, "todo lo hago nuevo" doy fé que es verdaderamente asi cómo actúa El.
    El hombre viejo siempre lo tendré ahi pegado a nuestras debilidades, pero lo maravilloso de sentirse hija de Dios es que El te ama asi, y ¿quien puede amar asi en este mundo? Nadie y sólo El, y El... me reconstruye haciéndome un ser para el Cielo.
    Espero ansiosa la Resurrección en Pascua, que sé, me llegará si me olvido de mi y le abro las puertas de mi alma de par en par.
    Feliz Cuaresma Angelo para ti y toda tu familia. Será Gloriosa!

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno.
    De pasada por lo que toca. Perdiéndose la alegría inmensa de la autenticidad, de vivir, seguir y amar.

    ResponderEliminar
  5. Lo que me consuela Angelo enormemente es saber que el hombre viejo que este tiempo se encarga el mismo Señor de purificar está con El en la Cruz.....y en cada tribilación El te llama con ternura para Mirarle y entregarle todo nuestro ser a El...El nos lo devuelve Limpio y purificado...Renovado y Fortalecido. Como dice St Teresa....a El le interesa cuanto antes veamos nuestra pobreza, nuestra limitación y nuestro pecado..aunque sea con dolor..porque El entra y es el Vino Nuevo en odres nuevos!! un abrazo!

    ResponderEliminar