Inevitable que no lo seamos jamás


Cuanta fantasía dirigida hacia el futuro… cuánta paz robada; Cuanto miedo, cuánta congoja.

¿Porqué rechazo la serenidad el momento presente? No hago más que angustiarme por lo que será mañana. Todo se convierte en inquietud: la salud, la casa, el trabajo, la vejez, los hijos, los parientes, la política… ¿Por qué ese empeño en vendarse antes de que la herida se produzca?

¿Cómo puedo saber lo que ocurrirá mañana? Cada evento será determinado por factores que hoy son imprevisibles y desconocidos. No quiero perder el tiempo realizando cábalas que me alejan de la realidad. Tengo que pensar en el hoy.  A menudo  en nuestras vidas somos absorbidos por nuestras preocupaciones y nuestras dificultades

¿Porqué cuesta tanto, vivir con empeño y paz cada hora, como si fuese la primera, la única, la última? Si nos paramos a reflexionar es para reírse. En lugar de saborear la hora presente de cada día, nuestra mente está discurriendo en la siguiente o en la última de la jornada. Conozco a muchos ,que el domingo por la tarde, son incapaces de seguir disfrutando del merecido día de descanso ,pensando en que el lunes deben enfrentarse a su trabajo. Estoy convencido de que el mal humor que se apodera  en muchas ocasiones de nosotros y que solemos pagar con los demás, nace en el desasosiego de vivir en un tiempo irreal, donde la mayoría de las veces, nuestras inquietudes no adquieren la forma esperada.

Y los que vivimos con el don de la fe ¿Acaso Dios, no está cerca de mí, con una Providencia prometida?... En el presente, no hay lugar para  fantasmas. ¡Él vive en el hoy y ahora! El Evangelio me garantiza esta Presencia Divina, que me invita a confiar en Dios, Padre. 

Nada en mi vida ocurre por casualidad: Sabemos que todo es, querido y permitido, por un Dios, que ha querido definirse como Padre. Aunque nuestra noción de ese atributo, quede años luz de todo lo que significa en Él ,disponiendo  todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio"(Rm 8,28)

Blaise Pascal en unas interesantes reflexiones sobre la grandeza y miseria de la condición humana  recopilada tras su muerte, en un libro titulado Pensamientos, logra expresarlo de forma genuina :

"No nos limitamos jamás al tiempo presente. Anticipamos el porvenir, como demasiado lento en venir, como para apresurar su curso; o recordamos el presente para detenerlo como demasiado pronto, tan imprudente que erramos en los tiempos que no son nuestros, y no pensamos en el único que nos pertenece; y tan vanos, que pensamos en los que ya no son nada, y dejamos escapar sin reflexión al único que subsiste. Es que de ordinario el presente nos lastima. Lo ocultamos de nuestra vista, porque nos aflige, y si nos es agradable, nos pesa el verlo escapar. Tratamos de sostenerlo para el porvenir, y pensamos en disponer las cosas que no están en poder nuestro, para un tiempo a que no estamos seguros de llegar.

Examine cada cual sus pensamientos, y los encontrará completamente ocupados en el pasado y en el porvenir. Apenas pensamos en el presente; y si pensamos en él, no es sino para pedirle luz para disponer del porvenir. El presente jamás es nuestro fin: el pasado y el presente son nuestros medios, sólo el porvenir es nuestro fin. Así, jamás viviremos, sino esperamos vivir; y disponiéndonos siempre a ser felices, es inevitable que no lo seamos jamás".

19 comentarios:

  1. Ea! otra vez me siento sacudida, zarandeada, interpelada...
    Pero si es que tienes toda la razón!!!.... Tantas veces me paro a pensar, a reflexionar el por qué ese gasto de tiempo y energía dando vueltas al mañana que llegará o incluso "torturándome" por algo que pasó y al que ya no puedo volver.

    Mientras voy y vengo del pasado al futuro se me olvida lo único seguro que tengo.... EL HOY!! Para disfrutarlo como si fuera el último día de mi vida.

    Gracias Angelo por ayudarme, una vez más, a tocar tierra y por recordarme que debo vivir con empeño, ilusión, alegría y gratitud cada momento de mi vida. Algo aprendido hace años pero que tristemente, a veces, olvido.

    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuanto tiempo perdido! Hoy es la Anunciación, y nos enseña la actitud de la Virgen. Su Fiat, es la muestra de lo que significa vivir el presente. Un beso querida Emma

      Eliminar
  2. Gracias por tan excelente reflexión, Ángelo. Estoy viviendo una racha tan dura que pasado, presente y futuro se me juntan en un hoy que nunca acaba.
    ¿Te acuerdas, Ángel? Hoy 24 de marzo es el cumpleaños de Arcendo y ayer el aniversario de su boda, recuerdo el video que le regalaste, qué bonito era y qué buen regalo, qué contento estaba.

    Querido amigo vuelvo a pedirte oraciones por mi sobrina-nieta Goretti, sigue muy mal y ya perdimos a Elisa hace casi 3 meses..
    Perdona que a esta reflexión tan profunda, te traiga mis penas...
    Un beso con mi cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida MIlitos, reconozco que por el momento que pasas no es fácil este abandono al momento presente, pero no está en nuestras manos cambiar un segundo de nuestra vida y de todo lo que en ella nos toca vivir. Lo que sabemos con certeza es que en todo está el diseño amoroso de Dios. Ayudémonos unos a otros a creerlo con firmeza. Un fuerte abrazo y mi continua oración.

      Eliminar
  3. Jo!! Tienes toda la razón Angelo,siempre pendientes del mañana,pensando en un pasado y desaprovechando el presente...que tontos somos!!! ;)

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Belén: Basta pararse un poco al final de la jornada para experimentar la sensación de tantos momentos desperdiciados, teniendo nuestra mente en lugares que se esfumarán. Es un buen ejercicio intentar cada día pisar donde notemos que el suelo está. Un beso

      Eliminar
  4. Magnifica reflexión Ángel.¡Gracias! Tienes que tener en cuenta con el poder del enemigo,
    que quiere turbarnos, quitarnos la paz, que no disfrutemos del momento...olvidamos que el está
    actuando todo el tiempo. Y aunque Dios es más poderoso...El permite que seamos tentados...
    Alabemos siempre al Señor por todo lo que nos regala en el día, y gocemos por su gran AMOR
    y por la vida que nos regala Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, estoy seguro que detrás de tanta fantasía está el padre de la mentira. ¡Es su especialidad! Gracias Marian por tu aportación. Un beso

      Eliminar
  5. Es verdad esa congoja. Lo que pasa es que el ser humano es "futurizo". Estamos orientados al futuro, proyectados, a diferencia de las cosas que sólo viven el instante presente. Muchas veces no es fácil encontrar ese equilibrio entre nuestra anticipación y el disfrute del presente.

    Pero vamos, que tienes razón, que desde el pensamiento budista a Santo Tomás los grandes pensadores han abogado por vivir "aquí y ahora", que es lo que tenemos; si eso se produce con una confianza en Dios produce sosiego.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciencia ficción querido amigo. Nos atrae enormemente y nos olvidamos de lo real. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Yo estos días más que nunca vivo al día, sé que me vienen cambios pero no me importa lo interesante es vivirlos hoy sin pensar en mañana.
    Una entrada muy profunda y muy sabia. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Charo, sigo de cerca en la oración los momentos que también te tocan vivir. Gracias por el testimonio de fe y confianza que siempre manifiestas. Un abrazo

      Eliminar
  7. E' vero, quanto diventiamo fragili e spaventati se solo iniziamo a pensare al nostro domani! Ci spaventa quello che non possiamo controllare, ed il futuro è da noi incontrollabile. Allora urge un salto di qualità: l'abbandono in Dio. Non è facile, però sono sicura che, col suo aiuto, ce la possiamo fare. Un grande abbraccio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cara Martina, quello che mi aiuta ultimamente è pensare che gli altri vivono le mie stesse debolezze , quindi penso importante la preghiera vicendevole. La forza che si acquisisce è molto più alta. Ti ringrazio molto per la tua presenza fedele. Un bacio

      Eliminar
  8. ¿Cuándo lo conseguiremos? Qué razón tienes. Según avanzamos en edad creo que somos más proclives a recordar lo pasado o a temer perder lo que tenemos en el futuro.
    Vivir el presente algunas veces se convierte en un acto heroico.
    Pero tiene premio. Vivir la voluntad de Dios en el presente, encontrar eso tan bueno que nos ocurre y que no apreciamos por estar mirando a otro tiempo a otro lado, nos haría más felices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Fran: Sin embargo yo creo que a medida que avanzamos en edad, vamos viviendo mejor el momento presente, empezamos a percibir mucho mejor el error de instalarse en lo irreal. Ya hemos chocado muchas veces con ese cristal transparente que divide el tiempo. Un beso

      Eliminar
  9. Se ve que todavía intento vivir a tres tiempos, Tengo que confiar en Dios Padre. Dejar muchas cosas en sus manos.

    ResponderEliminar
  10. Aissss Angelo que este combate es diario...los hijos siempre preguntando el futuro...y ahora que preparo la primera boda ..la de mi hija mayor ..no te digo nada!!! Pero sabes? muchos años me ha costado entrar en el Dia...y los agobios salen pitando porque estas en lo que estas....falta el dinero, el momento que esperas no llega, se para el coche en el momento que no esperas...y todo para que? para que Esperemos en el Señor que hace todo eso para que lo deje a El......y estoy pasando una Cuaresma.....muy humillante pero sin perder el Don de reir!!!! Espero salga la boda como El quiera...y El me consta, todo lo hace tan bien.....

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias Angelo por tu vocación, por sentirte llamado, por toda la labor que estás haciendo, por interpelarnos,...en definitiva por infundirnos valentía para vivir nuestra fe. Que como bien dices el Fiat de María nos sirva para confiadamente abandonarnos en la voluntad del Padre, aunque a veces sea difícil. ¡Sigue así!

    http://antetodohija.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar