Atados a nada


Algunas de mis intenciones blogueras se me acumulan, ante las circunstancias personales que me toca vivir con mi enfermedad : Me entristece no poder ofrecerlas con mayor fidelidad, pero tiempo al tiempo. Dios es el que guía siempre los pasos así que a confiar en que publico cuando tengo que publicar. Hablando de pasos, aquí os traigo un nuevo capítulo de la serie sobre la vida contemplativa "Los pasos del silencio".

Me doy cuenta que en pocos lugares se está hablando de un nuevo año que el papa ha dedicado a un tema concreto. Desde el 30 de noviembre pasado hasta el 2 de febrero de 2016, el papa ha querido dar relevancia al "Año de la vida Consagrada". Con este motivo envió una carta a todos los consagrados, enumerando los objetivos que tiene su celebración.

Lo digo una y otra vez que publico un post sobre los consagrados en la vida contemplativa y no me cansaré de repetirlo y agradecer todo lo que estas almas hacen por el mundo y cada uno de los que acuden a ellas. No tengo ninguna duda alguna, de que Dios "tiene una infinita paciencia con el hombre" porque los orantes en clausura y en la vida activa están en continua súplica ante Él, confiados en su misericordia, "recordándole" que su Hijo vino para salvarnos : ¡A todos, sin que se pierda uno solo! Por eso estimo oportuno conocerlos,  acercarnos a ellos y ellas, por e-mail, por correo postal, con una visita, siempre, siempre ,siempre, cualquier petición que le confiemos será atendida. Sus puertas no se cierran a nuestras necesidades. Aprovechemos a estos magníficos intercesores ante Dios. Mi gratitud nuevamente a todos ellos y ellas. Un año muy especial para devolverles con la misma moneda : ¡Nuestra oración!

Hoy presento al "Eremo di Varazze" un convento masculino de la orden de los carmelitas, congregación religiosa que surgió alrededor del Siglo XII, cuando un grupo de ermitaños, inspirados en el profeta Elías, se retiraron a vivir en el Monte Carmelo, considerado el jardín de Palestina.En medio de las celdas construyeron una iglesia, que dedicaron a su patrona, la Virgen María, a quien veneran como Nuestra Señora del Carmen. Tomaron así el nombre de "Hermanos de Santa María del Monte Carmelo" .

Los Ermitaños de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo (o Carmelitas Ermitaños) son una rama de la Orden de los Carmelitas que se originó con los monjes ermitaños que, desde el siglo XIII, se convirtieron en la mayor parte en frailes mendicantes. Sin embargo, los Carmelitas Ermitaños de la rama masculina de la Orden de los Carmelitas no se consideran como los frailes carmelitas de la vida activa y apostólica. En la actualidad, los Carmelitas Ermitaños son comunidades separadas, hombres y mujeres que viven una vida de clausura, inspirados por la vida monástica antigua Carmelita, bajo la autoridad del Prior General de la Orden Carmelita de la Antigua Observancia (O. Carm.).

Nuestra Señora del Monte Carmelo es la patrona principal de este tipo de comunidades carmelitas. Esta rama se basa, por regla general, el primitivo carisma carmelitano de la Antigua Observancia, aún compartiendo la riqueza espiritual de la rama reformada de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz.

En el convento de Varazze, situado en la ciudad italiana de la región de Liguria, a 45 kilómetros de Génova encontramos una comunidad joven, donde una vez más se nos invita a penetrar en la llamada de Dios a responder a su amor. Este episodio contiene textos bellísimos de San Juan de la Cruz. Os invito a tomaros tiempo para visualizarlo, no os arrepentiréis de hacerlo.

6 comentarios:

  1. Muchas , gracias, profundo compartir.

    ResponderEliminar
  2. La vida consagrada es un refugio de paz y encuentro con Dios de una forma especial.......una vida envidiable.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Siempre me haces dat Gloria a Dios Angelo cuando te visito.....un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Esta serie es una verdadera joya. Siempre he admirado la vida monástica, la paz, el gozo y la profundidad que allí se respira, son realmente envidiables.
    Miles de gracias por el tiempo, tan valioso, que dedicas a subtitularla y la generosidad en compartirla para que otros podamos también disfrutarla.
    Un abrazo¡

    ResponderEliminar
  5. A vida monástica exige sacrifícios mas é onde ainda se respira a Paz!
    Abraços, Feliz Natal um Ano Novo repleto de felicidade!

    VitorNani/Hang Gliding Paradise

    ResponderEliminar
  6. Gracias, gracias, gracias...

    ResponderEliminar