Nos espera


Me preguntaba cómo podía concluir en mi blog la historia de Pepito, porque  su aventura continuará en todos aquellos que quieran que él forme parte de sus vidas, y se me ocurrió abrir la Biblia para ver como resume todo el mensaje que Dios ha dejado a los hombres a través de su palabra,  lo hace con la siguiente frase: “¡Que la gracia del Señor Jesús sea con todos. ¡Amén!”. No podía encontrar un término mejor para expresar todo lo vivido en este tiempo. Todo se resume en un regalo de gracia.
  
Este fin de semana me trasladé a Madrid con mi esposa, para asistir a una misa especial, muy especial, porque fui incapaz de imaginar lo que en ella me iba a encontrar. No, no era una misa funeral por el eterno descanso del alma de Pepito, sino una misa de Gloria, donde los padres hicieron hincapié en  lo que allí íbamos a celebrar con la presencia real de Cristo en la Eucaristía. La fiesta de un encuentro, la alegría de que un hijo de la Iglesia engrosaba la lista de los santos.  Los ornamentos litúrgicos del sacerdote, revestido de blanco, el cirio pascual encendido, las  hermosas flores que adornaban la iglesia también luciendo su blancor, nos invitaba a entrar en ese gozo que experimentamos la noche de Pascua con la Resurrección de Cristo, en esa alegría del Resucitado donde vivimos la victoria de Jesús sobre la muerte.

He repetido varias veces en este blog, una frase de San Pablo que me llena de alegría: “Ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni al corazón del hombre llegó, lo que Dios preparó para los que le aman.” (I Corintios 2). Dicho en el castellano del S.XXI: ¡“Que no tenemos ni  puñetera idea de lo que Dios nos tiene reservado en nuestro encuentro con Él “! Ya podéis darle vueltas a  la cabeza con mil y una conjetura que os quedareis cortos.¡ Él sí sabe sorprendernos! Por eso expreso mi consuelo y gozo cada vez que leo las palabras del  apóstol, porque entonces encajan todas las lágrimas, angustias y sufrimientos de esta vida, unidos y ofrecidos a Cristo.La historia de los padres, y familiares de Pepito, desde que se conoció su diagnóstico de anencefalia, ha tenido muchos tintes. 

Imaginaos a Jesús en nuestros días; nos enteramos que va a dar una charla y enseguida reservamos las entradas on line para estar en los mejores asientos para escucharle. Llega el día esperado y zas, nos dice que "el que quiera seguirle, tome su cruz cada día", nos insiste en que"el que se ponga en camino siguiendo su senda, lo va a pasar mal, que va a sufrir persecuciones, burlas y calumnias  y que muchos perderán su vida si lo eligen a Él". 

Entrad en la escena por favor. ¿A quién le queda ganas de apuntarse?... En ese momento la mitad del auditorio abandona la sala. Jesús continúa hablando: “Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen”, otros muchos no lo aguantan, se levantan y también abandonan el local. El resto de los asistentes, empieza a asustarse, ante lo próximo que Jesús pueda decir  y saber si aguantarán la nueva invitación que les haga. El panorama está cada vez más feo.  Jesús sigue su discurso : “Estas cosas os he hablado, para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción: más confiad, yo he vencido al mundo.” Uffff…, caray, menos mal,  menudo alivio para los que se han quedado. Esto les hace levantarse del asiento y ofrecer una gran ovación emotiva a Jesús. ¡Ellos se quedan!

Pues no es un cuento, ni una historieta, ni una anécdota simpática. Es lo que ocurrió hace un par de miles de años atrás y que sigue repitiéndose siglo tras siglo. Solo unos pocos son los que se atreven a seguir a Cristo con todas sus consecuencias. ¿Quién, está libre de las cruces de esta vida? ¿Quién en este mundo ha vivido sin sufrir algo? ¡Nadie!  ¿Y sabéis que pasa?... Que es una locura sufrir sin Cristo  si no lo tenemos.Que no se aguanta el padecer y por eso vemos lo que vemos.

Quien tiene a Jesús, lo entrega todo, porque quien sufre por alguien que ama, crece, se engrandece, experimenta que ha recibido mucho más de lo que ha podido dar. Quien tiene a Cristo sabe que ese sufrir no es eterno, que lo único eterno con Él será la Gloria, esa en la que ya se encuentra Pepito. Los padres de Pepito son de esos que se quedaron en el auditorio hasta el final, los que han experimentado muy de cerca que Jesús no les mintió, cuando les advirtió lo que significaba coger sus cruz y seguirle. No les timó cuando les planteó las persecuciones, las burlas,  y las incomprensiones, no les engañó cuando les dijo: “Venid a Mí los que estáis cansados y agobiados que Yo os aliviaré”, cuando contestaron sí a la vida, sí a lo que Dios les pedía.Ellos han ido quitando piedras de ese difícil camino, día tras día para seguir avanzando, para ir tras Aquél que anunció que era El Camino, la Verdad y la Vida. Han defendido a Pepito a capa y espada, a contracorriente, en medio de grandes tormentas y en largas oscuridades.

La misa de Gloria de Pepito reunió a muchísimos. La iglesia estaba a rebosar, en ella hubo lágrimas, claro que sí, como no íbamos a experimentar lo que el mismo Jesús expresó ante todos, ante la muerte de su amigo Lázaro, pero también pude percibir esa transformación que Pepito había logrado en todos los que asistimos. Allí todos estábamos convencidos de que Pepito vino a cambiarnos y tenemos la certeza de que en nuestra vida, él va estar siempre presente ayudándonos a mantener encendida cada día, nuestra llama de la fe. Allí en esa misa de Gloria,  yo pude vivir por un instante, la alegría  y el consuelo de las palabras de San Pablo: “Ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni al corazón del hombre llegó, lo que Dios preparó para los que le aman.” Allí saboreé un trocito de ese cielo donde Pepito nos espera.



Me vais a permitir que me alargue un pelín más para un agradecimiento.  En primer lugar a los padres, abuelos, bisabuelos y demás familiares de Pepito por la acogida que nos dispensaron a mi esposa y a mí. Y en segundo lugar  a todas las personas que se me acercaron para alentarme a seguir escribiendo en el blog .Me sentí profundamente abrumado y emocionado, ante las numerosas muestras de cariño y afecto que me manifestaron. No es fácil bloguear en mis actuales circunstancias y el desaliento llama muchas veces a las puertas de todos los que se embarcan en esta aventura internauta, así que muchísimas gracias por haber renovado mis energías.

En la columna de la derecha del blog, he puesto  una imagen del gorrito de Pepito, si le clicas encontrarás todo lo que he escrito sobre él en esta bitácora. Algunos me lo pidieron espero haber respondido a su demanda. 

Y para finalizar, os anuncio que  en el próximo post de esta semana, publicaré la canción con letra y traducción con la que se terminó la misa de Gloria de Pepito y que tanto gustó, será un hermoso canto en honor de nuestro querido Pepito.  Muchas Gracias .

12 comentarios:

  1. Qué preciosa entrada.
    Gracias.
    Santo Adviento.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Gracias Ángel,precioso post !!
    Un abrazo. ¡¡Feliz y Santo Adviento !!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestro ejemplo
    I love Pepito

    ResponderEliminar
  4. Mi Santito, la luz y la alegría de mi vida, que marcó un antes y un después en nuestras vidas con solo 42 semanas y 9 horas, 9 horas maravillosas que nos hicieron olvidar los malos tragos, los momentos difíciles, las lágrimas derramadas, la larga espera, los momentos de incertidumbre, de agonía y de por que yo? 9 horas en las que nos dio una lección a todos, que nos demostró lo gran luchador que era hasta el punto que le tuve que susurrar lo bonito que es el cielo que le esperaba para que descansase en paz por que él se seguía agarrando a la vida en la tierra, sin saber que lo que le esperaba era infinitamente mejor, 9 horas en las que le cantamos, le pusimos música, le achuchamos, besamos, nos hicimos fotos y selfies en familia los tres, le dijimos cuantiiiisimo le quisimos, le queremos y le querremos, disfrutamos del silencio que era interrumpido por su diminuta respiración con esfuerzo que agradecia cada vez que la escuchaba porque seguía presente con nosotros, disfrutamos 9 horas de toda una vida que nos recompenso todas las 42 semanas del largo y difícil camino.

    Le echamos infinitamente de menos como le amamos infinitamente pero esto es cuestión de tiempo, como el que se va de viaje a un sitio mejor un tiempo y no ve a sus familiares, así Pepito se fue a un paraíso feliz donde solo hay Amor, solo que se va eternamente y seremos nosotros, sus padres y familiares los que si Dios quiere, en cuestión de tiempo, le iremos a visitar para quedarnos eternamente con él.

    Gracias Ángel por plasmar tan bien como nos sentimos y todo lo que ha sido mi Pepito, por acompañarnos junto a tu familia en este camino que entre todos ha sido mas llevadero , gracias a todos lo que habéis leído y seguido nuestra historia, los que habéis comentado, puesto I love Pepito es vuestros perfiles y a todos los que asististeis a la misa mas preciosa del mundo, el gran homenaje de nuestro pequeño, que hicisteis que cualquier iglesia quedase pequeña con tanta presencia, demostrando lo querido que es Pepito y lo importante que fue su vida para muchos, gracias a mi familia y amigos y sobretodo a mi maravilloso marido! GRACIAS!!

    Acabo con unas palabras del padre de Pepito de la misa de Gloria:

    "(...)Todos en esta vida tenemos nuestra cruz, cada uno tiene la suya, y no hay que compararlas. Normalmente lo asociamos a algo malo. Ahí está el error. Hay que aceptarla, afrontarla, poco a poco, hasta el punto en que la amas infinitamente. Jesús fue el primero en llevar esa Cruz y la amó tanto que se ha convertido en el símbolo del cristianismo. Para nosotros la Cruz es Pepito, primero nos costó mucho aceptarlo, pero sólo (y repito) con fe, amor y el poder de la oración llegamos a adorarla hasta el infinito. Pepito tenía una misión al igual que todos nosotros. La suya seguramente era remover alguna conciencia, enseñarnos a rezar, a ser valientes y sobretodo a abandonarnos en el Señor siempre!(...)"
    La mamá de Pepito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Emma, Dios te va a premiar, ya te ha premiado con ese regalo que has podido tener en tus brazos, aunque sea por breve tiempo, tiempo de gloria para vosotros,
      Mamá de Pepito sé feliz, tener un hijo en el Cielo es el mayor deseo de una madre, para ti se ha cumplido. Cuánto daríamos las demás por tener esa certeza con los nuestros.
      Rezo y rezaré siempre por vosotros, en especial por ti.

      Un beso con todo mi cariño.

      Eliminar
    2. Gracias Emma: ¡Dios SIEMPRE da más! Yoyi y toda su familia están con vosotros.

      Eliminar
    3. Hola Emma, lo primero enhorabuena por tu niño y lo segundo enhorabuena a ti por tu fuerza, tu coraje y tu gran FE.
      Conoci esta historia por casualidad y...ya no puedo dejar de pensar en Pepito.
      Recé con mucha fuerza por él y por vosotros antes de que naciera y ahora sigo rezando para que desde el cielo os ayude a superar su pérdida, sobre todo a ti, la mamá, porque por mucho que todos sufran al final tú eres la que lo has llevado dentro y tu dolor no será solo anímico sino también físico.
      Le pido a Dios que os conceda más hermanitos para Pepido y que sigais teniendo la fe que habeis demostrado.
      estoy segura de que habeis ayudado a mucha gente con vuestro ejemplo, a mi, que no os conozco de nada y vivo muy lejos, me habeis ayudado; y me emociono solo al pensar en vuestro hijito.
      Un fuerte abrazo a toda la familia de Pepito. y GRACIAS

      Eliminar

  5. Que bien nos lo has comunicado todo de Pepito, hasta esta maravillosa Misa de Gloria a la que no pude asistir, pero con tus palabras y lo que ya me habían contado puedo decir que "estuve allí." Todo ha sido grande, demasiado grande para nuestras almas pequeñas. Sólo Dios puede derramar tanto amor en un sufrimiento como éste.
    Bendita familia de Pepito, benditos padres que han sabido traerle y defender su vida en este mundo descreído y materialista, con ejemplos como éste podemos creer que es posible a salvación del mundo.

    Gracias. Ángelo

    ResponderEliminar
  6. Muchas, gracias, feliz adviento.

    ResponderEliminar
  7. No se me da nada bien eso de escribir algo en estos medios, pero voy a intentarlo pues he vivido tan de cerca la vida de Pepito q aunque no haya estado presente en sus 9 horas de paso por este mundo, ni haya participado personalmente en esa Misa de Gloria, espiritualmente he estado muy unida a él, a sus padres, abuelos,... En todo momento.


    Y, aunque ya me habían comentado algo de la Misa de Gloria del sabado, al leer tu entrada de hoy me ha ayudado a dar gracias a Dios, nuevamente, porel don de la Fe. Y al leer las palabras de Emma, he vuelto a ser testigo de que con Cristo, "todo se puede", El es el único q puede transformar nuestro dolor en alegría.

    Y en esa alegría de la Fe felicito a esa gran familia porque tienen y tenemos la certeza de q Pepito llegó a la Meta.

    Enhorabuena!! Y gracias por compartirlo con todos nosotros.
    Feliz Adviento, Pilar

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias Angel por todos estos posts dedicados a Pepito y a su familia. Que Dios te siga bendiciendo!!
    Feliz Adviento. Rosa

    ResponderEliminar
  9. Adelante Angelo, con ánimo.Todo tiene sentido.

    ResponderEliminar