Fiel en lo poco


Soy de la vieja escuela, de aquellos que aún se ilusionan enviando tarjetas de navidad, escribiendo con pluma una a una, pensando en las personas a las que van dirigidas, introducirlas en el sobre, ponerle el sello y depositarlas en el buzón. Y los sellos son los que me arrastran a realizar este post.

Envié una gran cantidad de felicitaciones, así que hasta el estanquero se sorprendió de que le pidiera tantos. Al llegar a casa no se me iba de la cabeza de que me había cobrado muy poco por la cantidad que le demandé, repasé el ticket y comprobé que me había cobrado la mitad. Se despistó y cambió el número de la cifra al teclear en  la calculadora; 38 en lugar de 83. Jugarretas de nuestro cerebro. Así que a pesar de haberlos comprado lejos de casa, me sentí en la obligación de volver al instante para corregir el error y pagar el importe exacto. Imaginaos la sorpresa del estanquero. Me agradeció muchísimo el gesto, explicándome que en la venta de sellos obtenían un beneficio muy pequeño y no cesaba de repetir: “Esto nadie lo hace” , a lo que  respondí : “Pues estoy haciendo lo correcto y lo normal".

Días después, le ocurrió lo mismo a mi esposa. En el supermercado le cobraron la mitad del importe real de lo que había adquirido, e inmediatamente al llegar a casa y verificarlo, se volvió a la tienda a subsanar el error. La cajera hizo el mismo comentario que el estanquero: “Esto nadie lo hace hoy”. Una conocida de mi mujer que se encontraba en ese momento en el super le manifestó de  forma sarcástica : " Que honrada te has vuelto"...

No puedo eludir la pregunta que me acosa ante ello: ¿Realmente la impresión que existe es que la honradez ya ha desaparecido en la mayoría de las personas? Si es así, uff…. ¡cuánto trabajo por hacer en esta sociedad! Y ello me lleva a detenerme en otra reflexión. Se dice que la gente de la calle está harta de tanta corrupción en los que tienen el poder, de tanto engaño, de tanto chorizo, pero creo que todos necesitamos un examen de conciencia y pensar que cada pequeña estafa por pequeña que sea nos convierte también en corruptos, en chorizos y ladrones. "El que es fiel en lo muy poco, es fiel también en lo mucho; y el que es injusto en lo muy poco, también es injusto en lo mucho".(Lc.16,10) Si no somos capaces de devolver lo que nos han cobrado de menos, aunque sea una cerveza o unas chuches, tampoco devolveremos en el futuro algo mayor.

Es verdad, hemos sido engañados por los grandes, pero eso no respalda nuestras omisiones en lo que es de justicia. Y viendo lo que se ve y oyendo comentarios como los que mencionaba al principio, algo me dice que hay mucha conciencia dormida. Si no sabemos devolver lo que no es nuestro por pequeño que sea, entonces también a  nosotros se nos puede colocar  en el grupo de los mentirosos y estafadores.

¿Porqué es importante ser honrado? Ser honrados significa decidir no mentir, ni robar, ni estafar, ni engañar de ninguna manera. Cuando somos honrados desarrollamos la fortaleza de carácter que nos permitirá prestar un gran servicio a Dios y a los demás. El mundo nos empuja a “traspasar lo señalado”.  ¿Realmente importan unos céntimos?..., Preguntas de este tipo solo las plantea el padre de la mentira. Y viene planteándolas desde el principio de los tiempos.

La honradez es la base de una vida verdaderamente cristiana. Cuando somos fieles a ella y a la integridad, somos leales a nuestra fe y a nosotros mismos. Siempre nos hará sentir y disfrutar de paz interior, puede que requiera de nosotros valor y sacrificio, especialmente cuando otros y la misma sociedad tratan de persuadirnos y justificar una conducta honesta, presentándola como lo más natural.

Acabo con una frase del poeta ruso Yevgeny Yevtushenko : “Llegará un día en que nuestros hijos, llenos de vergüenza, recordarán estos días extraños en los que la honestidad más simple era calificada de coraje”.

Si queréis ver un ejemplo de honradez echadle un vistazo a este video perteneciente a la película Cindirella man :

7 comentarios:

  1. Gracias, honradez es la base de una vida verdaderamente cristiana.

    ResponderEliminar
  2. Las personas honradas son un caso extraaordinario en este mundo de corruptos y es bien verdad que el que roba un poco puede llegar a robar mucho.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Has puesto el dedo en la llaga, Ángel. Y hay muchos ejemplos más..., todavía hay quien se regodea dentro de su círculo de haber engañado a Hacienda, las facturas sin IVA, por supuesto, los que se llevan material de su empresa para uso propio..., en fin. Los políticos corruptos no son extraterrestres, sino gente salida de nuestra propia sociedad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Somos honrados con nuestros sentimientos?
    Mi sincero abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Sí, me ha encantado leerlo, y estoy completamente de acuerdo: la honradez es la base de una vida verdaderamente cristiana; es hacer lo correcto, lo normal, lo que se debe hacer.

    Un abrazo, Ángel. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Cuanta razón Angel, todo se resume en una palabra COHERENCIA... que nuestra conciencia siempre esté tranquila porque hace lo que piensa y piensa lo que hace. Nuestra vida cristiana se debe ajustar a los planes de Dios y dar testimonio de fidelidad en la fe, en lo pequeño, en lo mucho, en la adversidad y en cualquier circunstancia por insignificante que parezca.
    Sí somos coherentes en nuestro camino hacia la santidad, seremos también honrados, además de otras muchas cosas.

    Yo también tengo experiencias del tipo de las que comentas y realmente es una pena que la persona con la que haces justicia (cada uno lo suyo) se quede sorprendida, cuando debería ser lo normal "al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios" y no sólo me refiero a lo económico, te recuerdo el tema de mi excedencia lo controvertido que fue.

    Lo dicho, sí buscamos siempre la coherencia en nuestra vida....ningún problema de honradez. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por el post Ángel, me encantó, también la historia del médico nigeriano que encontró una cartera llena de billetes grandes y tarjetas de crédito, documentos y lo primero que hizo es acercarse a un coche patrulla y entregarlo , no recuerdo si fue en Andalucia y Dio Gracias a Dios que le permitió devolver a su dueño. vemos el enlace.
    http://www.elmundo.es/andalucia/2014/12/09/5486dd88268e3e372f8b4581.html
    Un fuerte abrazo y Feliz y Santo Año
    Nerea

    ResponderEliminar