Vacío


En el 2002  comenzó en Nueva York una idea que se les ocurrió a un grupo de seis amiguetes, consistente en viajar un día sin pantalones por el metro, o sea en ropa interior, desde entonces se han ido uniendo otros al declarse oficialmente “el día sin pantalones”. Según Henry , uno de los que se estrujó el cerebro para hacer esta aportación a la humanidad, "nació para romper con la monotonía, sorprender a la gente y sacar unas risas". En fin, voy a guardarme la opinión que tengo sobre este tipo de humor.  

Viendo las fotografías que los medios de comunicación han puesto en primera plana publicitando el evento en este 2015, lo primero que tengo que decir es que a mí me ha producido vergüenza ajena, que me parece una idea de pésimo gusto, antihigiénica y ridícula, y en segundo lugar me da mucha más vergüenza que estas aventuras ocupen las portadas de la prensa, ante los mil y un dramas que el mundo vive en la actualidad. Alguno pensará que exagero y que saco las cosas de lugar, pero es que ni yo ni muchos, sabemos cuando es el día del hambre, de la pobreza, de los ancianos, de los enfermos, de los que sufren… eso ya no es noticia, eso no se quiere ver ni conocer porque duele, porque nos entristece, porque nos hace agachar la cabeza, nos ruboriza, nos toca la conciencia y es más fácil, no prestar atención. En lugar de actuar se prefiere perderse en quimeras.


No dejo de pensar la facilidad que este mundo tiene para ensuciar las palabras más hermosas que existen en cada lengua de este planeta. Manchamos el amor, la libertad, la tolerancia, la fraternidad, la solidaridad… Hay que ver lo fácil que es hablar de todas ellas y que difícil ser coherente con cada una.  Porque para el mundo hedonista de hoy, la palabra libertad significa libertinaje que consiste en adoptar una conducta desenfadada y totalmente abocada a satisfacer el placer y los caprichos. La libertad entendida como un derecho único de la persona a lo largo de toda su vida, implica una obligación, que es la responsabilidad de las consecuencias derivadas de los actos. Es decir, se debe hacer responsable de lo que hace. 

Se habla de libertad, y nos ponemos en la cola para seguir la moda, en el vestir, en el pensar, en el actúar, en lo que hay que consumir y  en lo que hay que usar. Basta pensar en cuanto tiempo podríamos estar sin móvil, sin las redes sociales, sin comprarnos el último modelo de cualquier producto, para empezar a agobiarnos con solo pensarlo. ¿Libres?...

Luego están las masas. Todos los que se ponen a gritar cualquier lema, los que se atreven a lucir todas las excentricidades imaginables, los que escondidos entre la multitud saben ser valientes y en cuanto se disuelve el gentío, son incapaces de ir con la cabeza levantada por si acaso alguien les mira. Qué fácil es levantar una pancarta diciendo yo soy tal o cual, rodeado de millones de personas, ¿Cuántos se atreverían de verdad a proteger solitariamente lo que defienden?...

Existe un gran vacío en el mundo, cuando se aparta a Dios de nuestras vidas, nos quedamos sin luz, sin rumbo, sin sentido. Cuando leemos noticias de que un juez concede a una orangután el habeas corpus de una persona 'no humana' con sentimientos y capacidad de tomar decisiones lo aplaudimos, como una victoria del progreso, o cuando el congreso de los diputados aprobó una proposición no de ley para defender los derechos del chimpancé y rechaza defender los derechos del no nacido, la gran mayoría ni se inmutan, encontrándolo de lo más normal. Tantas noticias inimaginables para la razón, que me hacen creer cada vez más que el planeta de los simios no es una película de ficción y que pronto se hará realidad.


Y toda esta necesidad de protagonismo excéntrico y ridículo ¿porqué?...  Tiene un nombre que me atrevo a aplicar a esta sociedad, y si no a ver si no os suena lo que vemos a diario: Trastorno Histriónico de la personalidad. ¿Y esto Qué es?

La gran finalidad de una persona histriónica es no pasar inadvertida, causar sensación allá por donde vaya. Depende en exceso de experimentar la vivencia de ser importante, pareciendo entonces que pueda tener una sólida autoestima, aunque esto no es así en tanto necesita reafirmarla con sus demandas constantes de atención, hasta el punto de que se encuentran aburridos cuando están solos y desmoralizados si no consiguen atraer el interés de los demás. Obviamente, están curtidos en estas artes y se las saben arreglar para provocar y conseguir sus intenciones: o bien buscan deliberadamente llamar la atención con sus gestos y forma de vestir inapropiada o seductora, o bien se muestran exagerados en su forma de hablar o en sus historias. Son expertos en la teatralidad, en la manera de convertir un hecho trivial en un acontecimiento enormemente relevante con sus tergiversaciones. "Inflan" las historias para así ganarse la atención de los demás.
Atraer la atención de los demás les da una "vidilla" que les hace sentirse importantes, porque no sólo quieren ganarse a los otros para que se fijen en ellos, sino que también utilizan sus recursos para inflar su autoestima.


La necesidad afectiva y de atención que tiene el histriónico oculta también un gran egoísmo en los casos más importantes. Al histriónico, normalmente, sólo le importa él y está preocupado por sí mismo. Es muy sociable y le encanta estar rodeado de gente, pero para ser el centro de interés y despreocupándose de la vida de los demás. Si alguien está atravesando un mal momento no tiene gran importancia, salvo que pueda actuar haciéndose "el imprescindible" con esa persona. Suele ser también envidioso con aquellos que intentan eclipsarle y competir con él en su búsqueda de atención.

Son personas vacías e inseguras por las carencias afectivas que tienen de su infancia y que creen que logrando por medio del protagonismo ganar la admiración de otros será como se llenarán sus vacíos e irán superando sus inseguridades, cuando eso no es así sino que tienen que aprender a quererse primero ellas a sí mismas antes de recibir cariño y admiración del exterior, incondicionalmente independientemente de sus circunstancias y de cómo hayan sido sus vidas. 

Pues después de leer esta explicación, empiezo a entender  de qué va el día sin pantalones. 

9 comentarios:

  1. Jajajajaja muy buena la critica!!. La comparto plenamente, siempre me pareció esta modita neoyorquina ridícula y vergonzante y de una malísimo gusto, nunca la entendí.
    No sé si son ganas de llamar la atención o ganas de exhibicionismo, pero me horroriza la gente que va pidiendo a gritos que se le miré al pasar. Esa obsesión de dar la nota, no va conmigo,
    Defiendo la discreción, la decencia, la higiene y el buen gusto. Se están invirtiendo los valores y nos quieren hacer comulgar con ruedas de molinos y yo por ahí, no paso, me niego.

    Gracias Angelo! Muy ilustrativa la reflexión!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No exageras en absoluto, lo has dejado clarísimo, Estamos viviendo la crisis del vacío, nos llenamos de cosas y de palabrería, pero el alma está más sedienta que nunca.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente Angel, todos y cada uno de los puntos que has expuesto siempre terminan en la misma conclusion: la falta de Dios. Con Dios basta. Con Dios dejamos de mirarnos a nosotros mismos para fijar nuestra vista en El. Con Dios nuestra vida esta llena, no se necesitan artificios ni florituras...y menos aun bobadas. Con Dios en nuestro corazon no hay Amor mas grande!. Con Dios en nuestra mente, lo mundano se hace tan insignificante! Con Dios en nuestra alma tenemos la Verdad y la Vida...¿Quien quiere mas? Solo se que mi vida es Dios....y que empieza a importarme un bledo de que color llevo los pantalones ...pero me los pongo por respeto al prójimo...a mi celulitis...y porque hace un frio de coj....!!! Hay que ser bobos!!!

    ResponderEliminar
  4. Te leo y me parece estar escuchando a mi padre jajajajajaj que esta totalmente horrorizado,a que vamos a llegar dice....los hombres sin pantalones!!! :)))))
    Vamos una ridiculez mas Angelo,entre tantas mil.

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
  5. Mi abrazo... gracias a DIos, bien vestida y luz en mi alma.

    ResponderEliminar
  6. ¡Genial, Angel! ¡Madre mía, vaya retrato de la sociedad en la que vivimos, sea cual sea el país, más o menos la situación es la misma! Gracias por hacerlo objetivo, por expresarlo con tanta claridad!! Que Dios nos acompañe en toda esta situación en la que estamos y nos llene siempre de su Amor y de su Paz para ver las cosas y situaciones desde El!!! Porque solo El es capaz de llenar Toooooooooooooodo!!! ¿Cuándo nos daremos cuenta de ello? y como dice la Secuencia de Pentecostés: "Entra hasta el fondo del alma, divina luz y enriquécenos. Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado, cuando no envías tu aliento. Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo,
    lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo, doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero..." En comunión!!!

    ResponderEliminar
  7. Angelo, hai ragione! Non esiste più l'esercizio delle virtù. L'essere umano è nudo fuori perché lo è anche dentro; è un corpo spoglio con un'anima arida!
    Un abbraccio

    ResponderEliminar
  8. Gracias, por este compartir.

    ResponderEliminar
  9. No entra en mi cabeza que esto pueda ser noticia...........esto nos demuestra que en nuestra sociedad está "enferma".Saludos cordiales

    ResponderEliminar