Contra la corriente



Vivimos en tiempo revueltos, pero ¿cuándo no lo han sido para un verdadero cristiano? Nos olvidamos fácilmente del sermón de la montaña donde Jesús nos lo dejó muy clarito : “Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.” Vale la pena detenerse en las últimas “contra vosotros por mi causa”. La Bienaventuranza proclamada para esos momentos llena de gran consuelo y energía para continuar en el camino.

Llevamos años, pasando por  momentos difíciles en la Iglesia , ataques feroces un día y otro  . En 2010 ,surgió la voz de un párroco de la Iglesia del Espíritu Santo en Fall River ,(Massachussets) llamado Roger J.Landry que alentó a sus parroquianos ante la confusión que muchos experimentaban con un hermoso mensaje. Palabras que sirven para todos los fieles de nuestro tiempo. Una extensa carta, que he resumido para vosotros y que vale la pena. Ya la publiqué anteriormente, pero he creído conveniente volverla a traer 

Es un tiempo fantástico para ser cristianos hoy, porque es un tiempo en el que Dios realmente necesita de nosotros para mostrar Su verdadero rostro. En tiempos pasados, la Iglesia era respetada. Los sacerdotes eran respetados. La Iglesia tenía reputación de santidad y bondad. Pero ya no es así. Uno de los más grandes predicadores en la historia estadounidense, el Obispo Fulton J. Sheen, solía decir que él prefería vivir en tiempos en los que la Iglesia sufre en vez de cuando florece, cuando la Iglesia tiene que luchar, cuando la Iglesia tiene que ir contra la cultura.

Esas épocas para que los verdaderos hombres y las verdaderas mujeres dieran un paso al frente y contaran. "Hasta los cadáveres pueden flotar corriente abajo," solía decir, señalando que muchas personas salen adelante fácilmente cuando la Iglesia es respetada, "pero se necesita de verdaderos hombres, de verdaderas mujeres, para nadar contra la corriente." ¡Qué cierto es esto!

Hay que ser un verdadero hombre y una verdadera mujer para mantenerse a flote y nadar contra la corriente que se mueve en oposición a la Iglesia. Hay que ser un verdadero hombre y una verdadera mujer para reconocer que cuando se nada contra la corriente de las críticas, estamos más seguros que cuando permanecemos adheridos a la Roca sobre la que Cristo fundó su Iglesia. Este es uno de esos tiempos. Es uno de los grandes momentos para ser cristianos.

Algunas personas predicen que la Iglesia pasará tiempos difíciles y quizá sea así, pero la Iglesia sobrevivirá, porque el Señor se asegurará de que sobreviva. Una de las más grandes réplicas en la historia sucedió justamente hace unos 200 años. El emperador francés Napoleón engullía con sus ejércitos a los países de Europa con la intención final de dominar totalmente el mundo.

En aquel entonces dijo una vez al Cardenal Consalvi:"Voy a destruir su Iglesia" El Cardenal le contestó: "No, no podrá". Napoleón, con sus 150 cm. de altura, dijo otra vez: "¡Voy a destruir su Iglesia!" El Cardenal dijo confiado: "No, no podrá.! Ni siquiera nosotros hemos podido hacerlo!"
Si los malos Papas, los sacerdotes infieles y miles de pecadores en la Iglesia no han tenido éxito en destruirla desde su interior -le estaba diciendo implícitamente al general- ¿cómo cree que Ud. va a poder hacerlo?

El Cardenal apuntaba a una verdad crucial. Cristo nunca permitirá que Su Iglesia fracase. El prometió que las puertas del infierno no prevalecerían sobre Su Iglesia, que la barca de Pedro, la Iglesia que navega en el tiempo hacia su puerto eterno en el cielo, nunca se volcará, no porque aquellos que van en ella no cometan todos los pecados posibles para hundirla, sino porque Cristo, que también está en la barca, nunca permitirá que esto suceda. Cristo sigue en la barca y Él nunca la abandonará.

¡Este es un tiempo en el que todos nosotros necesitamos concentrarnos aún más en la santidad! ¡Estamos llamados a ser santos y cuánto necesita nuestra sociedad ver ese rostro hermoso y radiante de la Iglesia! Ustedes son parte de la solución, una parte crucial de la solución. Y cuando caminen al frente hoy para recibir de las manos ungidas de este sacerdote el Sagrado Cuerpo del Señor, pídanle a Él que los llene de un deseo real de santidad, un deseo real de mostrar Su autentico rostro.

Ahora es el tiempo para que los verdaderos hombres y mujeres de la Iglesia se pongan de pie. Ahora es el tiempo de los santos. ¿Cómo vas a responder tú?P. Roger J. Landry

5 comentarios:

  1. Muy buena carta la del Padre Roger. Me ha encantado!!
    A mi me parece un momento apasionante, el actual, para la Iglesia. Cristo necesita apóstoles valientes que den la cara por El, así que cuanto más auténticos y más santos seamos más testimonio de que merece la pena SER IGLESIA! Sabemos que no caminamos solos, ya lo prometio Jesús antes de ascender al cielo... "Yo estaré con vosotros todos los días hasta el final de los tiempos".

    Así que adelante! "La mies es mucha y los obreros pocos" hay mucho que trabajar, merece la pena gastar la vida por Cristo.

    Una vez leí una frase de Chesterton que me se me quedó grabada: "Cualquier cosa muerta puede ir con la corriente, pero solamente algo que está vivo puede nadar contra la corriente"
    La anécdota de Napoleón la conocía, es buenísima!

    Muchísimas gracias Angelo! Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, es verdad, estamos en un bellos tiempo que regalo de Dios, dónde la meta sólo es Dios,

    ResponderEliminar
  3. Un mensaje que debemos aplicarnos.Saludos

    ResponderEliminar
  4. Magnífica arenga. Hay que pedir ir al Cielo y la santidad todos los días, porque sin Dios no podemos hacer nada (confrontar con Juan 15,5) si hacemos algo bueno es por su gracia.
    .
    Voy a dejar un enlace a esta entrada en mi blog Rosas para María.
    .
    Dios te bendiga:
    .
    Javier
    .
    PD: En mi blog de filosofía he dejado un artículo sobre Charlie Hebdo, por si quieres echarle un vistazo.
    http://gloriaadiosxp.blogspot.com.es/
    .

    ResponderEliminar
  5. Querido Angel, de verdad que parece que tus entradas estan escritas para mi!!! Esta misma me tranquiliza pues estoy preocupada por la terrible situacion de tantos cristianos en el mundo. Da miedo ver como los integristas se van extendiendo... Y me ha venido de maravilla leer tu articulo y me ha encantado recordar que Cristo nunca permitira que Su Iglesia fracase. Procurare ser "iglesia activa". Un abrazo enorme. Chito

    ResponderEliminar