Desempolvar joyas


Tenemos tendencia a buscar siempre lo último, lo novedoso y eso hace que a veces nos perdamos verdaderas joyas del pasado, una de ellas es la lectura de libros. Que caiga en tus manos un ejemplar que perdura a través de los años y disfrutarlo, es algo que solo entiende el que lo experimenta, y lo que ocurre también, es que se confirma que lo expresado en esas páginas antiguas, albergan consejos llenos de sabiduría y experiencia, aplicables en todo tiempo y lugar.

Leí  un párrafo de una de estas joyas, que me hizo detenerme y saborearlo y como me produjo una gran placer hacerlo, aquí estoy en la obligación de compartirlo. Me estoy refiriendo a la novela de Fiódor Dostoyevski : "Los hermanos Karamázov" publicada en 1880.

Una excelente reflexión para un viernes de cuaresma, podría ser la siguiente :

“Hermanos, no temáis los pecados humanos, amad al prójimo también en su pecado, porque entonces vuestro amor será semejante al amor de Dios y será mayor que el amor terreno. ¡Amad a toda la creación de Dios, al mundo entero y a cada grano de arena en la tierra! ¡Amad cada hoja y cada rayo de luz de Dios! ¡Amad los animales, amad las plantas, amad todas las cosas! ¡Si amas todas las cosas, entonces descubrirás en ellas también el misterio de Dios! ¡Se te revelará verdaderamente y conseguirás conocerlo ininterrumpidamente, día tras día! ¡Entonces, al final, serás capaz de conquistar con el amor el mundo entero en su unidad, con un amor que abraza la totalidad del mundo!

Starts Zósimo 

4 comentarios:

  1. Gracias por desempolvar tan valiosa reflexion!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Señor, Sólo tu pude limpiar todo lo que hay en mí, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Maravillosas palabras que nos llevan a la reflexión.Saludos

    ResponderEliminar
  4. Gracias, excelente lectura, muy buena para reflecionar.
    Bendiciones.

    Martha V.

    ResponderEliminar