¡UF!...



Hablaba hace unos días con un amigo, de algunos eventos acaecidos en estos días, cuando manifesté que la Cuaresma empezaba, y me soltó un ¡Uf!… Sorprendido, le pregunté el motivo de su interjección, a lo que me contestó: “ ya sabes, sin carne y el ayuno”… “¿ pero tio, para tí la Cuaresma es sólo eso? -le respondí- lo siento, me salió del alma replicarle de esta forma. Expusimos nuestros pareceres sobre el tema. Me agradeció que le explicara lo que realmente se vivía en este tiempo litúrgico. Se definió como: “Uno de los que hacen las cosas porque hay que hacerlas”

¿Creéis que le dí una lección? Pues os equivocáis, porque una vez más, mi dedo volvió a señalarme. En mi camino a casa, no se me iba de la cabeza la pregunta que acababa de plantearle “¿pero tú sabes que significa la Cuaresma? “…

Podría haberme aplicado los razonamientos que unos minutos atrás, exponía a mi amigo. Pero ya lo sabemos: ¡Qué fácil resulta aconsejar a otros! El interrogante se me dirigía a mí. Surgieron más preguntas en ese caminar, preguntas planteadas en más ocasiones , y que siempre concluían con la misma respuesta, "sigo sin conseguirlo" . Ahí estaba el error; creer que "yo puedo conseguirlo" .

La  frase correcta que debo aplicarme en el tiempo de Cuaresma tiene que ser :"¡Debo seguir pidiendo mi conversión!" , porque nuestra conversión no es algo que podemos hacer en nosotros, solo lo puede hacer Dios, o te la concede Él  o nada de nada, no podemos transformarnos con nuestras fuerzas, esfuerzos, sacrificios... La conversión no es cuestión de puños, sino de que baje de lo Alto. Sobra decir que nuestro cambio no es un punto en la vida, un hecho cerrado... todo lo contrario. Es un proceso abierto, un continuo volverse a Dios en el día a día.

Escribiendo en estos momentos sobre ello , pienso, que convertirme, tal vez tenga algo que ver ,con dar una respuesta personal , a un evento; posicionándome ante el hecho más extraordinario de la historia: Dios manda a su Hijo para manifestarme todo su amor. Me invita a que lo acepte. De Él me debo fiar, sobre Él debo moldearme; ésta es la senda a seguir. No se trata, de cualquier pequeño cambio en mi vida, sino de realizar con el don recibido, una renovación total, en mi modo de pensar y de obrar. Jesús debe llegar a ser, la norma absoluta y única de mí vivir. Un camino donde se pasa de los pensamientos del mundo a los pensamientos de Dios.

Para madurar y vivir esta transformación, la mejor herramienta que poseo en este tiempo cuaresmal ,es la oración y el sacrificio.  Es en el encuentro diario con  el Señor donde puedo apreciar los avances de mi conversión. Tiempo de escucha, de apertura interior, de cambios bajo la luz de la fe. "Tiempo de gracia, tiempo de salvación", como nos grita San Pablo (2 Cor. 6).Tiempo de penitencia que no de tristeza y caras largas . Fray Rainiero Cantalamessa tiene unas palabras magnificas que  lo resume muy bien :  “La penitencia es el arte de quitar todo lo que estorba en el hombre a fin de hacer visible esa santidad ya contenida en este mismo desde el bautismo".

Tiempo de Cuaresma : Extendamos nuestras manos como mendigos , acojamos lo que Él quiera darnos en cada momento. Si aceptamos lo que nos dé, se desbordará el don y llegará a los que ni siquiera saben que existe. No dejemos de pedir  con la fe del leproso del evangelio : "Si quieres, puedes limpiarme" (Mc. 1,40)
¡Santa Cuaresma!

9 comentarios:

  1. Todos necesitamos este parón en nuestras vidas, este tiempo de mirar hacia nuestro interior para volver a colocar las prioridades en su sitio y para que, desde nuestra pequeñez y debilidad, volver a mirar al cielo sabiendo que todo es don, que con nuestras fuerzas no nos convertimos, que El Señor es el único capaz de sanar mi corazón contrito y humillado, sé que El, no lo desprecia.

    Mil gracias por ayudarme a comenzar esta Cuaresma, planteándome desde el principio cómo quiero y debo vivirla... Como tiempo de gracia, como tiempo de conversión

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Santa! Y como decia hoy el sacerdote en Misa: "y aunque sea un tiempo de seriedad llevarlo con alegria".
    Me ha encantado tu resumen cuaresmal. Lo sacaré impreso para no olvidar esos conceptos. Vaciarnos realmente de nuestras yoidades para dejarle todo el sitio a El.
    Pd: estaré ausente del ciberespacio este tiempo de mudanza espiritual. Nos vemos cuando me convierta en mariposa....o polilla! Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Siempre dando buenos consejos Angelo,Dios te siga bendiciendo.

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias por tu post, que ayuda a centrar lo que en realidad es la Cuaresma!! Yo te añadiría este pensamiento de nuestro querido Papa Francisco : “Tener un corazón misericordioso no significa tener un corazón débil. Quien desea ser misericordioso necesita un corazón fuerte, firme, cerrado al tentador, pero abierto a Dios. Un corazón que se deje impregnar por el Espíritu y guiar por los caminos del amor que nos llevan a los hermanos y hermanas. En definitiva, un corazón pobre, que conoce sus propias pobrezas y lo da todo por el otro. Por esto, queridos hermanos y hermanas, deseo orar con ustedes a Cristo en esta Cuaresma: “Fac cor nostrum secundum cor tuum”: “Haz nuestro corazón semejante al tuyo” (Mensaje de Su Santidad el Papa Francisco para la Cuaresma 2015, p. 3).
    Que el Señor nos conceda una Santa Cuaresma...
    "¡Cuaresma 2015, en marcha hacia el camino de la reconciliación, de la paz y la humildad !

    ResponderEliminar
  5. Muchas, gracias, feliz camino de Cuaresma.

    ResponderEliminar
  6. Tiempo de conversión y preparación para la Pascua........que sepamos "oir" esa llamada de Jesús que nos invita a acompañarlo en estos días de nsu estancia en el desierto.Saludos

    ResponderEliminar
  7. Fortalezcan sus corazones (Papa Francisco)
    “Y dirigiéndose a todos, dijo: “El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la salvará”. (Lc 9,22-25)
    Un fuerte abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  8. Que bien lo explicas y cuentas tus experiencias Angelo....que Dios te Bendiga.
    Quiero entrar en esta Cuaresma con la Madre, me está enseñando mucho ultimamente...el verdadero sentido del desprendimiento. El corazón se infla con los bombardeos mundanos..y en Ella veo que se desinfla!! Y bueno...vivir realmente cerca del Señor sencillamente siendo como soy y sin perder de vista que El viene a moriri por Mi...este pensamiento me pone en guardia...y me dá la Paz. Feliz Camino de Cuaresma..Vamos a la Pascua!!

    ResponderEliminar
  9. Siempre tan certero en tus enseñanzas. esta Cuaresma tendré presente el salmo "no endurezcáis vuestro corazón..." Mi corazón está abierto al Señor, con trabajo, con dolor muchas veces, con momentos de debilidad o rebeldía, pero todo entregado a Él: muro´ó por mi y se lo debo. Así de simple. Espero poder leerte mucho en estos días, estaré una semana de retiro, así que después volveré a aprender de ti, que me trasmites mucho del Señor. Un abrazo.

    ResponderEliminar