Yo sí abrazo


Un abrazo.Creo es uno de los gestos más hermosos y elocuentes que los humanos podemos ofrecernos. El abrazo conlleva el sentimiento más profundo de cariño que sale del corazón. El querer estrechar con fuerza al prójimo. Es el lenguaje usado para decirle que se le quiere, que se le valora, que se está a su lado, ¡que importa!

No es un simple apretón de manos, ni siquiera un beso con todo lo que éste lleva consigo, ¡tiene tanta fuerza! Manifiesta una emoción  mucho más profunda. No hay nada que consuele tanto como un buen abrazo. Creo que la mayoría de nosotros ha podido ponerlo en práctica y experimentar sus beneficios en más de una ocasión. Científicos de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, aseguran que una persona necesita recibir abrazos y caricias desde sus primeros años de vida, para evitar que sus neuronas mueran por la ausencia del contacto físico.

En los momentos de dolor, de gran tristeza y soledad, momentos de llanto y amargura. Útil, en las circunstancias en los que las palabras se han perdido,  donde ya no se encuentran,  y dejan de ser útiles. El abrazo habla por sí solo. Comunica la mejor comprensión, la mejor demostración de nuestro amor, cariño y amistad. Me cuesta concebir, a los que rechazan una manifestación de esta índole. A los que le otorgan distinto significado del que posee. A mí, me da igual. Yo quiero abrazos y cuantos más mejor, y si me los piden los doy con toda mi alma.

La Universidad del Estado de Ohio advirtió que el contacto físico y los abrazos son cada vez más importantes y necesarios según se van cumpliendo años. En su investigación, sus resultados mostraron que cuanto “más frágiles somos más importante es este contacto para la buena salud”

Se cuenta la anécdota de San Francisco de Asís, donde se lanzó a abrazar y besar a un leproso. Es admirable y heroico el hecho, pero os aseguro que yo siempre me he quedado con el sentimiento que debió experimentar el enfermo. La alegría intensa que debió sentir, el consuelo que vino a su alma. Debió acompañarle hasta el fin de sus días. Veo fotos de mi gran Juan Pablo II y observo: abrazos, abrazos y abrazos, y se repite con el papa Francisco.

Gozo profundamente siempre que espero una visita. Cuando alguien querido viene de lejos y voy ansioso a buscarlo a su punto de llegada, estoy deseando poder abrazarle. El primer gesto que hace una madre, cuando le ponen en su barriga al hijo recién nacido, es estrecharlo con los brazos hacia su pecho, en un gran abrazo donde expresa todo su amor y alegría.

Muchos de vosotros, ya me habéis abierto vuestras puertas y me habéis ofrecido vuestra amistad y cariño, por eso sois de los que me apetece abrazar. Os abro mis brazos, desde este blog para todo el que quiera ser estrechado. Os recomiendo encarecidamente abrazar todo lo que podáis. Es una terapia con muy buenos resultados.

Os aconsejo el vídeo que acompaña al post. Animaos...

11 comentarios:

  1. Me ha encantado este post.... No hay nada que me guste más que un gran y fuerte abrazo, yo siempre digo que además de necesarios, son curativos, la mejor medicina. Mil veces antes un abrazo que un beso.
    Cuando recibes o saludas a alguien querido con ganas e ilusión, para mi es imposible hacerlo con un par de besos, lo que me sale del corazón es darle un abrazo fuerte y envolvente.

    En momento duros y difíciles lo que más he necesitado y más me ha ayudado a levantarme son las personas que, sin necesidad de pronunciar palabras, han venido a darme un abrazo.

    ¡Vivan los abrazos! y ¡Vivan los amigos y familiares a los que podemos abrazar con toda nuestra fuerza y amor!
    Te mando uno, amigo!

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito Angelo!!
    Yo tambien te mando un enorme y cariñoso abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Genial, Angelo!! Hoy, te has cubierto de gloria y de abrazooooos!!! ¡¡¡Vivan los abrazos!!¡¡¡ ¡¡Viva los que ofrecemos abrazos como la mejor de las medicinas!!! Es cierto... curan en los momentos buenos y en los no tan buenos!! ¡¡¡Gracias por evocarlo hoy!!!
    El video... genial... me ha llevado a unos rincones muy entrañables de mi querida ciudad!! ¡¡¡Gracias!! y como no... te mando un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. En momentos difíciles de mi vida lo que más me ha reconfortado es un abrazo y unos oídos que me han escuchado.Vaya también un enorme abrazote para tí. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  5. Recibe mi abrazo, amigo Angel, aunque estés lejos te siento cerca.

    ResponderEliminar
  6. Mi abrazo... inmenso.

    ResponderEliminar
  7. Preciosa entrada, Ángel.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Querido Angel, no se si te llegara este comentario, a ver si aprendi!!! Precioso el post!!! A mi tambien me encantan los abrazos, como reconfortan en los momentos duros!!!! Se agradecen tanto.... Yo te mando un abrazo fortisimo.

    ResponderEliminar
  9. Querido Angel, el comentario anterior era mio, no se si lo he hecho bien. Un fortisimo abrazo. Chito

    ResponderEliminar