Fortalecernos


Jesús no nos engañó, no prometió éxitos y triunfos, todo lo contrario, nos señaló claramente su camino: contradicciones, odio, persecuciones, muerte. Los que vamos tras Él, no podemos esperar otra cosa. Pero Jesús ha resucitado, nos ha dejado su luz, nos ha dejado la seguridad de que la muerte ha sido vencida y la verdad de sus palabras : "Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo" (Mt 28.20)

Cuando  nos encontremos desanimados y abatidos, cuando los respetos humanos nos paralice ante los ataques realizados a la Iglesia o a nosotros mismos, cuando creamos que estamos en una batalla perdida o que luchamos solos en ella, es cuando a la luz del Resucitado debemos recordar sus palabras. “Bienaventurados seréis cuando os insulten y os persigan y digan toda clase de males y mentiras contra vosotros”. 

El Señor no pide que llamemos alegría a lo que es dolor, no nos pide que permanezcamos indiferentes hasta el punto de no sufrir ante la persecución, pero sí nos pide creer en su palabra infalible. Lo sufrido por la causa de Dios, sin duda se convertirá en alegría en la vida eterna. Es esta gran fe, la que permite a los santos, gozar con los ataques sufridos por Jesús .A cada ataque debemos fortalecernos, debemos sentir toda la sangre de los mártires como manantial de agua viva sobre nosotros.

Quien abraza hasta el fondo la causa de Cristo, va sembrando por doquier generosidad, mansedumbre, misericordia, pureza, amor, paz. Esta conducta lleva a muchos a la bondad, e inevitablemente hace que provoque en otros el odio y la envidia. Mientras el bien se realiza en silencio, el mal reacciona violentamente de forma masiva. La identificación de los verdaderos discípulos de Jesús, es compartir la suerte de su Maestro y éste es el motivo profundo de su felicidad: encontrar en las persecuciones, burlas e insultos la garantía de no haberse equivocado de camino.

"¡Ay, cuando los hombres hablen bien de vosotros!-dijo Jesús- pues de ese modo trataban sus padres a los falsos profetas". La alabanza, la aprobación del mundo, el éxito continuo no es la insignia del verdadero discípulo. Quien se siente atraído por los aplausos en el mundo, corre el enorme riesgo de deformar o disminuir el Evangelio para no caer en la impopularidad, acabando de esta forma encontrándose entre los falsos profetas. "Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande"

Hazme justicia, oh Dios,
y aboga mi causa contra la gente impía;líbrame de los mentirosos y los inicuos.
Tú eres el Dios de mi fortaleza;
¿por qué me has desechado?
¿Por qué he de andar enlutado
por la opresión de mis enemigos?
Envía tu luz y tu verdad; que éstas me guíen,y me conduzcan a tu santo monte, a tus moradas;
Para que me acerque al altar de Dios, al Dios de mi alegría y de mi gozo;y te alabe con arpa, oh Dios, Dios mío.
¿Por qué te abates, oh alma mía,y te turbas dentro de mí? Pon tu confianza en Dios,porque aún he de alabarle,
Salvador, Presencia y Dios mío. 
Salmo 43

6 comentarios:

  1. ¡Feliz Pascua de Resurrección!

    Alma de Cristo, santifícame.
    Cuerpo de Cristo, sálvame.
    Sangre de Cristo, embriágame.
    Agua del costado de Cristo, lávame.
    Pasión de Cristo, confórtame.
    ¡Oh, buen Jesús!, óyeme.
    Dentro de tus llagas, escóndeme.
    No permitas que me aparte de Ti.
    Del maligno enemigo, defiéndeme.
    En la hora de mi muerte, llámame.
    Y mándame ir a Ti.
    Para que con tus santos te alabe.
    Por los siglos de los siglos. Amén.

    (www.consuelaamipueblo.org)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Angelo.

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias Angel!
    La verdad que tus palabras me han reconfortado, era la reflexion que necesitaba esta mañana, un tanto especial.

    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias Angelo! tus palabras han dado luz a mi alma...te deseo una Santa y Feliz Pascua de Resurrección!!
    un abrazo y siempre en comunión!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ángel: tu entrada ha encontrado hueco en mi corazón, como siempre, pues necesitaba una palabra de aliento ahora mismo. Las pruebas son duras, pero con Él a nuestro lado disminuyen. Un abrazo hermano y Feliz Pascua de Resurrección.

    ResponderEliminar
  6. Me uno al rezo del salmo 43.Saludos

    ResponderEliminar