Hombres que confian


Quedan tres capítulos para acabar la serie  “Los pasos del silencio” dedicada a la vida monástica y contemplativa, ofrecida por la tv2000 italiana y que este blog subtitula al español.

Hoy nos detenemos en la Abadía Cluniacense de Santa María di Piona, situada en la localidad de Colico en la provincia italiana de Lecco, en la región de Lombardía. Monjes pertenecientes a la Orden del Cister.

Una vez más se nos invita a entrar en ese mundo de oración, recogimiento y silencio que tanto anhelamos los que buscamos a Dios en nuestra vida. Una vez más debo recomendaros su visión y que entréis también vosotros en ese clima para animaros a descubrir la necesidad de estar a la escucha del Señor.

Escribe el sacerdote Jean Lafrance :“El progreso en la oración es el de un continuo empobrecimiento. … (…) … en la oración todo termina por reducirse a una sola intuición o a algunas palabras repetidas indefinidamente. Por ejemplo, el puro sentimiento de la presencia de Dios te mantiene en silencio a lo largo de toda tu oración, o murmuras durante horas una sola invocación como la oración de Jesús.

La experiencia de la oración se parece a la de la amistad. En los comienzos, sientes la necesidad de comunicar a tu amigo muchos pensamientos y sentimientos, y, poco a poco, las palabras disminuyen para mantenerte en un profundo silencio ante el otro. Lo mismo sucede en la oración: a medida que avanzas, el silencio va adquiriendo más tiempo e importancia que las palabras. Todo tiene lugar en un más allá de las palabras y te basta una breve palabra de la Escritura para alimentar toda tu oración”. 

¡Que disfrutéis el vídeo!

4 comentarios:

  1. Muchísimas gracias por compartir estas joyas y por el encomiable trabajo de traducirlas tan generosamente.
    Estos vídeos..., estas vidas... son un bálsamo para el alma. Ojalá en nuestro día a día dedicáramos siempre el tiempo necesario para ir creciendo en esa AMISTAD, de la que, con esas palabras tan bonitas, habla Jean Lafrance.

    Gracias de corazón! Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Paso a saludarte para ver con tranquilidad el vídeo.

    ResponderEliminar
  3. Todavía me faltan por ver unas mas. Las detengo y copio los monólogos, son oración pura. Al estar celebrando el Año de la Vida Consagrada vale la pena ponerlos a la disposición de muchos. Muchas gracias por tomarte el trabajo de colocar los subtítulos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, son un verdadero regalo para todos.

    Un abrazo, querido Ángel.

    ResponderEliminar