Caras vemos, corazones no sabemos


Siempre hay gente positiva y negativa, distintas formas de ver la vida, pero en nuestro vivir diario siempre nos movemos entre el dolor y el gozo, entre las penas y alegrías, la oscuridad y la luz, entre el desierto y  el vergel. Y todos sabemos que el amor verdadero lleva una impronta que lo distingue de sucedáneos y falsificaciones. El amor verdadero es donación y eso conlleva muchas veces sufrimiento, pero quien lo asume sabe que ese dolor se transforma en algo maravilloso. El amor es así.

Pues en el video que hoy traigo me llamó la atención ese constraste que ofrece el amor. Uno lo ve todo negativo y el otro se queda con lo positivo. Dos grandes voces de la canción francesa Edith Piaf y el que fué su marido Theo Sarapo, de quien dicen se casó por interés, pero otra fue la realidad. Otro día os la cuento. Bueeeeno vale, os la explico ahora.

Edith Piaf nació para la tragedia. Conoció el sufrimiento desde antes de nacer, pues su madre no la quiso nunca. La mujer era artista de la legua, y el embarazo la estorbaba. Varias veces intentó en vano librarse de lo que traía en el vientre. Quizás a consecuencias de eso la niña nació débil, enfermiza, casi ciega. Su madre la abandonó pronto. Unas prostitutas se hicieron cargo de ella, y luego la dejaron en manos de unas monjas.

No llegó a vivir 50 años Edith Piaf. La agotaron los quebrantos físicos y la morfina, a la que recurría en grandes dosis para calmar los dolores de cuerpo y alma que padecía. Toda su vida le cantó al amor, pero jamás lo conoció; sólo supo de él en versiones adulteradas, falsas. Cuando fue famosa gastaba su dinero en pagarse amantes jóvenes. Se sentía fea, y lo era, pero nadie se daba cuenta de eso cuando Piaf cantaba. Pequeña, sin un adarme de maquillaje, vestida perpetuamente de negro, entregaba sus canciones con tal pasión que ante su voz el mundo desaparecía y quedaba sólo ella sola, sola, solitaria, en soledad.

Poco antes de morir la cantante se casó con un hombre mucho más joven que él: Theo Sarapo. Todos pensaron que el esposo era un oportunista, un chulo que se sacrificaría algunos meses -la Piaf ya estaba muy enferma- para alzarse con la cuantiosa herencia de la diva.

En efecto, un año después de la boda murió Edith Piaf. Su testamento confirmaba la opinión del vulgo: Theo Sarapo era el heredero universal y único de la cantante. Todas las puertas se le cerraron al inmoral sujeto que tan villanamente se había aprovechado de la soledad de la gran artista para quedarse con sus propiedades y su dinero.

Poco después el hombre desapareció. Se supo que había vendido todos los bienes de Edith, y hasta los efectos personales de la esposa muerta. Seguramente se había ido al extranjero a disfrutar con otra mujer la fortuna recibida. Años más tarde una noticia apareció, perdida en la página roja de los diarios: Theo Sarapo se había suicidado. Sólo entonces se supo la verdad. La herencia de Edith Piaf había consistido sólo en deudas. Manirrota, desordenada, pródiga, la cantante no tenía al casarse más que deudas y unas cuantas fincas de poco valor. Theo lo sabía, y aun así se casó con ella, pues en verdad la amaba. Tras la muerte de Edith Piaf se dedicó por entero a pagar las deudas de su esposa, a fin de preservar su buen nombre. Cuando acabó de cumplir los compromisos se suicidó. Dejó un recado en el que decía que se mataba para estar en el otro mundo con su amada.(Fuente: Armando Fuentes Aguirre)

Ahí va el vídeo

5 comentarios:

  1. Preciosa entrada.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Al leer tu entrada Angelo,me viene a la cabeza la canción de Rafael "Que sabe nadie"

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Genial!!! "El amor verdadero es donación y eso conlleva muchas veces sufrimiento, pero quien lo asume sabe que ese dolor se transforma en algo maravilloso" Así es!!! que pases un buen día!!!

    ResponderEliminar
  4. Que bonita entrada Angelo!
    Con qué facilidad hacemos juicios sin conocer la historia, ni el interior de las personas. Que gran lección la vida de E. Piaff

    Gracias por esta entrada, gracias por este testimonio!

    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar