Hay que ir lleno a la soledad


Esto va acabándose , hoy ya publico el penúltimo capítulo de la serie “ Los pasos del silencio” que he ido subtitulando durante este tiempo. Hoy traigo a las monjas Agustinianas del Monasterio de Santa Catalina de Alejandría en Urbino, municipio de la provincia de Pesaro a 110 Km de Florencia.

Ya he dicho en cada capítulo lo que mucho que me enriquece escuchar estos testimonios de almas contemplativas, por eso hoy quiero darle un toque distinto, trayendo a este propósito uno de los textos que nos dejó el genial José Luís Martin Descalzo.

"Con bastante frecuencia recibo cartas de personas que, o porque han recibido una decepción amorosa, o porque están aburridos de su vida en el mundo, o porque son tan profundamente tímidos que no se sienten a gusto viviendo entre los demás, me escriben preguntándome que tendrían que hacer para ingresar en un convento, cuanto más duro y solitario mejor, cartujos, trapenses si es posible. Después de mucho tiempo de una vida corriente buscan ahora un final pacífico, un dejarse morir sin líos en uno de esos remansos que dicen que son los viejos monasterios.

A mí me resulta bastante difícil intentar decepcionar a todos estos amigos explicándoles que, si los motivos de su decisión sólo son ésos, difícilmente van a recibirles en una abadía y más difícilmente van a perseverar en ella. Intento decirles que la vida contemplativa no es un camino de fuga de este mundo y que los monjes no ingresan – salvo en las novelas románticas- por decepciones amorosas o porque el mundo les resulte aburrido, sino por todo lo contrario: porque Dios les resulta extraordinariamente interesante. Y, por ello, no van a los monasterios a descansar y esperar la muerte; van a iniciar la escalada más peliaguda que todas las de este mundo y que sólo se puede hacer con una gran plenitud de vitalidad.

La verdad es que los hombres tenemos una idea peregrina de la soledad y la santidad. Cuando algo nos falla en nuestro camino encontramos siempre la forma de echarle la culpa al camino y no a nosotros mismos: “No se puede servir a Dios en este barullo”, “son las cosas externas las que me maniatan”. Y esto puede que a veces sea verdad, pero las más de las veces el tropezón no está en el pie, sino dentro del alma. Juan Ramón Jiménez escribió algo que es absolutamente elemental: “En la soledad no se encuentra más que lo que a la soledad se lleva”. Es cierto: si llevas vanidad y frivolidad, es vanidad y frivolidad lo que te encontrarás en la soledad. Si llevas amor y Dios, será ese amor y ese Dios lo que podrás saborear en ella. Esta soledad no es una hada de varita mágica que vuelva por si sola en geniales las almas mediocres o vacías. Hay que ir lleno a la soledad para que esa plenitud estalle en ella. 

Tampoco puede esperarse que, en un convento, Dios venga a convertir en milagroso todo lo que nos ocurre. odo esto viene a decir a quienes creen que huyendo a un monasterio se resolverán sus problemas, que no, que ésa no es la solución, que se puede estar lleno y amar dentro y fuera; que el cambio de postura no quita la enfermedad del enfermo, que, si tienen de veras una vocación contemplativa, empiecen a vivirla fuera y luego Dios dirá; pero que si aspiran a las paredes de un claustro porque le tienen miedo a la vida o porque esperan que allí les resuelvan lo que ellos no tienen el coraje de afrontar…, se están equivocando de piso. Todo el mundo puede ser una Trapa para los que aman. Y en todo caso, la Trapa, y como ella todos los monasterios, son una hoguera, no un recogedero de cansado".

P.d.: En el minuto 45,55 hay un canto en latín que no he logrado encontrar para subtitularlo, si alguien lo conoce me gustaría saber de cúal se trata, ya que no lo había escuchado antes. Muchas gracias

4 comentarios:

  1. Se mi Luz,Señor
    en mis oscuridades,
    sé mi luz
    aun cuanto no te llamo,
    cuando no te adoro
    cuando no te recuerdo,
    cuando todo parece
    ir por un largo camino oscuro,
    Sé mi LUZ
    porque tu luz ,no solo ilumina
    sino tambien
    calma, y me inunda de paz.
    Ilumina todo mi ser,toda mi alma
    ilumina mi cuerpo
    y cada una de mis células ,
    solo TU tienes el poder
    de vencer la oscuridad
    solo TU SEÑOR eres LUZ
    que da vida ,
    y vida en abundancia,
    dame la alegria y la paz
    que viven en TI
    que sea esa LUZ,tu LUZ la que brille
    en esta oscuridad q me oprime

    ResponderEliminar
  2. Me han envuelto estas palabras, y las he hecho mías, hoy Dios las tenía preparadas también para mí, yo soy católica y muchas veces les he dicho a las monjas de un monasterio de la ciudad donde vivo, que si puedo quedarme con ellas unos dias, lo digo en broma, pero , con la esperanza de que algún día se haga realidad, y es cierto la vida contemplativa no es un capricho para huir de nuestra historia, de todo lo que no nos gusta, es un enamorarse de Dios, y todo lo demas sobra.Muchas gracias por esta reflexión. Perdón me llamo francis y soy del blog< unavidareal@blogspot.com< ha sido un regalo esta entrada.

    ResponderEliminar
  3. Que maravilla de video!!! he apagado las luces y creía estar allí, me ha gustado cuando una hermana ha dicho que a veces las palabras no valen para expresar lo que se siente y es cierto pues el mismo alma el que medita y lleva a Cristo, al Padre y al Espíritu Santo dentro de ella.
    Que Dios guarde siempre suestras almas pecadoras.

    ResponderEliminar
  4. que maravilla de videoss Angelo!!!! lo que daria por estar alli y visitarlos a todos!!!!

    ResponderEliminar