Querer quedar bien


Pilar Rahola nunca ha sido” santa de mi devoción”, no me gusta las formas agresivas  que le he visto usar  para imponer sus argumentos en los debates televisivos o radiofónicos, sobre cualquier tema presentado para la ocasión. Para aquellos que no la conozcan Pilar Rahola Martínez es una filóloga, política, periodista y tertuliana radiofónica y televisiva española de ideología independentista catalana. El evangelio de hace unos días nos invitaba a vivir : “¿Cómo puedes decir a tu hermano: ``Hermano, déjame sacarte la mota que está en tu ojo, cuando tú mismo no ves la viga que está en tu ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo y entonces verás con claridad para sacar la mota que está en el ojo de tu hermano.” (Lc 6,42).Y ya es la segunda vez que Pilar Rahola me sorprende de forma positiva.

El pasado 21 de junio, el arzobispado de Barcelona invitó a un evento denominado “Café joven youcat”  a dicha periodista,  para hablar del papel de la religión en nuestra sociedad. Ella se define como no creyente. Me desconcertó su elección  para hablar sobre el tema y mi primera reacción fue la de llevarme las manos a la cabeza, y son ya muchas, las veces que al hacerlo me demuestra que debo ser menos impulsivo, leer la letra pequeña, juzgar menos y quedarme con lo bueno de las cosas y confieso que esta vez Pilar me ha callado.

Ella misma ha expresado su malestar, diciendo que la gente se queda más con sus declaraciones externas que con lo que escribe de forma más pausada e interiorizada, y tiene razón, porque he leído artículos suyos que me han gustado y que están cargados de un gran sentido común . Y aunque mi ideología política está en las antípodas de la suya, y mis convicciones morales están en contra de muchas de las suyas, esto no debe impedirme reconocer  lo bueno y positivo de otras afirmaciones.

En esta tertulia con los jóvenes dijo cosas muy interesantes y acertadas. Os dejo resumido lo que manifestó a los  asistentes :

- “No hay gente tan extraordinaria como la gente de Iglesia, y especialmente la gente de la Iglesia católica, cuando te los encuentras por el mundo en situaciones de conflicto”.

-"Aunque he sido muy combativa en mi adolescencia y en mi juventud con los temas de derechos civiles, especialmente de los derechos de la mujer, sí que he ido desarrollando un respeto por aquella gente a la que la fe les hace mejor persona, y sobre todo a aquellos que dedican la vida. Eso obviamente te sacude y hace temblar tus propias dudas porque te das cuenta que algo ha encontrado esa persona que la hace mejor”.

-“La gente que no somos creyentes, o que nos hemos desapuntado o estamos en camino de replanteárnoslo, tenemos que ser capaces de estar cerca de gente que es creyente pues esa luz de alguna manera también te ilumina y te ayuda a ser mejor”

-"El creyente es gente interesante"“Esto a mí me ha sensibilizado mucho entendiendo al cristiano como víctima. Y me preocupa constatarlo, delante de un mundo al que le importa un pepino. Yo no soy creyente pero no me molesta en absoluto que la gente lo sea, más bien todo lo contrario, especialmente la gente que llega a la convicción de la fe porque ha hecho un proceso personal de crecimiento, porque es gente muy interesante”.

-"Si ahora se acabase el mundo, el primer texto que tendríamos que salvar son las tablas de la ley. Los diez mandamientos son la clave de la libertad.

- "La libertad se construye con el no, no con el sí. ‘Tú no puedes matar, tú no puedes robar’. Lo que crean los diez mandamientos es esa frontera de... ‘mire, no, no todo está permitido’.

- "Yo creo que la religión católica remontará porque siempre tras una época más seca para un sentimiento religioso, y también es el caso de cualquier ideología  acostumbra a crecer aunque sea de manera silenciosa y a reforzarse. Y pienso que habrá una revolución católica, aunque pacífica, justamente por el tema de las persecuciones".

-"Los que sois creyentes estáis más acompañados que los que no lo somos, sobre todo delante de la muerte, que es una mala jugada terrible. Delante de la muerte los no creyentes tenemos un agujero negro; el creyente encuentra ahí un bálsamo. Pero también en la vida cotidiana".

-"Algunos piensan que la solidaridad es un invento de la izquierda. Puñeta, ¿y las monjas de toda la vida saliendo por el mundo?

-"Me molesta el fanatismo progre, que tengamos una mirada paternalista, papanatas de toda creencia religiosa; una actitud progre que además se acompaña del menosprecio de la Iglesia católica. Se favorece toda creencia mientras no sea la católica".

-“Son los no creyentes los que no dejan el diálogo a menudo, porque los no creyentes somos un poco chulos”.

-“Yo solo os pido una cosa: quien sea creyente porque ha llegado a la convicción de que la fe te mejora como persona, adelante, con mucha valentía. Yo os animaría a que salieseis del armario: no iría mal más presencia católica. Os lo dice alguien que no es creyente: salid del armario, llevad una cruz, porque a veces estáis parados en estas cosas de querer quedar bien. Convertíos en abanderados de lo que creéis" (Fuente : Religionenlibertad

Pienso que no está nada mal para alguien que se confiesa no creyente, y acepto la invitación que hace en la conclusión de su exposición: “Convertíos en abanderados de lo que creéis” y añado: "Lo que creemos,  también nos enseña a buscar lo bueno de cualquier persona".

3 comentarios:

  1. Angelo, ¡chapeau por la Rahola!!! Graaaaaaaacias por compartir este post! ¡¡¡Esta visto que no nos podemos quedar con la primera impresión de nada ni de nacie!!...siempre hay que ahondar un poquito más y en cada uno de nosotros hay una perla preciosa que el Señor pone ahí para algo...para alguien... Graaaaaaaaaaacias!!!
    ¡¡¡Que Dios te acompañe hoy!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho lo dicho por Pilar Rahola, ójala más personas no creyentes pensaran así o al menos respetasen a los que creemos en Dios.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Conozco a Pilar Rahola como tertuliana en TV desde hace muchos años y por lo que se ve ha ido evolucionando, al menos en cuanto al respeto, porque siempre se ha presentado incisiva, radical, peleona e intolerante. Asi que estas opiniones llenas de respeto, sensatez y sabiduria, me agradan y me alegran enormemente.

    Es cierto... Cristo necesita apóstoles valientes que demos la cara por El. Basta ya de escondites, de verguenzas y de actitudes cobardicas..."convirtámonos en abanderados de lo que creemos"

    Muchas gracias!! Abrazos!

    ResponderEliminar