Bagatelas que roban la paz


Hay que ver lo fácil que perdemos nuestra paz interior, y no hay que buscar motivos trascendentales para verificar la causa que la ha destruido ; cualquier nimiedad logra a veces sacarnos de nuestras casillas, como si del fin del mundo se tratara. El desasosiego que experimentamos, logra que busquemos casi desesperadamente la paz perdida; personalmente me doy cuenta de lo ridículo e inmaduro que resulta, que una trivialidad logre desviarnos del camino, tan fácilmente.

Hay momentos en que los problemas parecen sumarse, y creemos estar solos. No es así. Con el tiempo comprendemos el cómo y el porqué de ciertas situaciones. Crecemos con cada momento difícil.

Y quien busca encuentra. Así me topé con una frase del hermano Rafael en la que dice: “Feliz el que vea la mano de Dios en todo lo que suceda" Como si de una luxación se tratara, ahí llega  Rafael , y coloca la tontería en el lugar que le corresponde. Días después, ojeo un libro que leí años atrás de la madre Angélica  ( "Respuestas, no promesas ") y  me detengo en una página donde leo:

"El fracaso también es usado por Dios para acercarnos más a Él. Nunca nos ordenó tomar siempre las decisiones correctas –sólo ser santos– y eso genera la confianza que como niños, debemos tener en Él; quien hará que nuestros pasos sean firmes y que nuestras maneras torcidas se enderecen.

Sucede, sin embargo, que en ocasiones vivimos en una determinada situación que se origina por nuestras propias debilidades, errores, decisiones equivocadas y las malas intenciones de quienes nos rodean. ¿Dónde está la Voluntad de Dios en eso? Si hemos rezado y no tenemos una solución a la mano, si hemos tratado de cambiar lo que estaba a nuestro alcance y las cosas sólo se han puesto peor, entonces podemos estar seguros de que el crecimiento en la paciencia es la Voluntad de Dios, al menos por el momento. La oración continua nos dará fortaleza y ésta a su vez perseverancia y ésta, esperanza que no será vana.

San Pablo dijo a los Corintios lo siguiente: ”Tenemos problemas en todos lados, no veo respuesta a nuestros problemas, pero no decaigo”. (2 Cor, 4:8) Incluso un alma especialmente escogida como la de Pablo tuvo momentos en los que la Voluntad de Dios no estaba clara, cuando todo parecía imposible. Esta es la razón por la que un día Pablo le pidió al Señor que lo liberase de la multitud de dificultades que tenía. Comenzó a pensar que la Voluntad de Dios no estaba sólo en las pruebas, debilidades, insultos, persecuciones y en las agonías del Apostolado (2 Cor 12,10). Tres veces solicitó el alivio y la respuesta que recibió es que si eso le estaba pasando, se debía a que la voluntad de Dios obtendría algo bueno de allí. "Mi gracia" le contestó Jesús a Pablo "es suficiente para ti, mi fortaleza se muestra en tu debilidad". (2 Cor. 12,9) Pablo se alegró con esta respuesta. No pudo aplacar sus penas con eso, pero saber que la gracia de Dios estaba con él lo hizo decir “debo estar muy feliz porque mi debilidad permite que la fortaleza de Cristo esté sobre mí”. (2 Cor. 12,10)

Sobra cualquier palabra mía ¡Nada de perder la paz por bagatelas!

9 comentarios:

  1. Pues no es sencillo, querido Angelo, cuando andas como perdido sin saber si has hecho o tomado las decisiones correctas. Solo queda entregarnos en las manos de Dios y que nos ayude a salir adelante. Y si hemos perdido la paz pues a rescatarla con la ayuda de las líneas que nos colocas aquí. Sabias palabras de la Madre Angélica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María Auxiliadora, muchas gracias por compartir con todos. Ya sabemos que tomar la cruz no es fácil ¡ y encima Jesús nos pide que la tomemos cada día! pero tenemos su promesa de que él estará con nosotros siempre. ¡Mucho ánimo! Un abrazo

      Eliminar
  2. Buenas noches, en este lado del mundo las 23.32 del 10/9 ... llego a casa y me encuentro con tu entrada.

    Un bálsamo, un algo en el Camino para reflexionar ... gracias amigo, hermano!!!

    Inés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Inés María, pues a esas horas es como tomar una tisana caliente para descansar que seguro que a ti te salen buenísimas. Gracias a ti por el aliento que siempre me insuflas. Un abrazo

      Eliminar
  3. Ufffff Angelo! Qué bien me ha venido este post. No puedo estar más de acuerdo, lo tengo archicomprobado, el Señor se manifiesta en mi debilidad y cuando descanso en El y el Maria Madre todas mis preocupaciones y desvelos, la paz vuelve a mi corazón.

    Preciosas palabras las que has compartido. Muchisimas gracias!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Emma. Tú como Inés Maria, a ella la tisana y a ti la ducha matinal. Me alegro que el post haya traído frescura a nuestras vidas. Aconsejo el libro de Madre Angélica porque es muy bueno. Un fuerte abrazo y muchas gracias por compartir.

      Eliminar
  4. Gracias Angelo.

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
  5. "...podemos estar seguros de que el crecimiento en la paciencia es la Voluntad de Dios..."

    ¡Gracias!, me ha venido muy bien.

    Un abrazo, Angelo.

    ResponderEliminar