Danos hoy nuestro amor de cada día


Me atrevo a afirmar que todos hemos conocido algún matrimonio, donde su entrega mutua se confirma día a día,  en los que se puede declarar que nunca se le has visto discutir,en la que mirándolos uno capta lo que siente el uno por el otro, viviendo el amor en su esencia más pura.¡Es una gozada contemplarlo!pero la realidad hace que  nos encontremos a los que de vez en cuando "se tiran los platos a la cabeza" durante el día, pero que saben pedir perdón cuando llega la noche.

Por mucho que admire y me alegre encontrarme a los primeros, debo confesar que me ayudan más descubrir a los segundos, porque me hace sentir dentro de la normalidad y seguir luchando para que ese perdón y entendimiento esté cada día presente en mi matrimonio

Nadie es perfecto por eso en el pedir perdón está el secreto de la felicidad. Como dice el papa Francisco : "No basta con que dure "para siempre”. La cantidad es tan importante como la calidad."Todos sabemos que no existe la familia perfecta, ni el marido o la mujer perfectos. Existimos nosotros, los pecadores. Jesús, que nos conoce bien, nos enseña un secreto: que un día no termine nunca sin pedir perdón”. Después del "sí quiero” no hay que quedarse con los brazos cruzados sino trabajar el "para siempre”".En el Padrenuestro decimos: Danos hoy nuestro pan de cada día”. El matrimonio puede aprender a rezar así: Danos hoy nuestro amor de cada día”.

Encontré una plegaria que  una esposa eleva a Dios, - que puede utilizar también el esposo - que me encantó, así que la comparto por si alguien quiere hacerla suya.

Señor, ayúdame a ser buena esposa. Comprendo que no tengo lo que es necesario para ser así si no tengo tu ayuda.Toma mi egoísmo, impaciencia e irritabilidad y tórnala en bondad, templanza y deseo de sobrellevar todas las cosas.
Toma mis viejos hábitos emocionales, forma de pensar, reacciones automáticas, suposiciones rudas y postura de autoprotección y hazme paciente, bondadosa, buena, fiel, gentil y con dominio propio.

Toma la dureza de mi corazón y rompe las paredes con tu ariete de relación. Dame un nuevo corazón y obra en mi tu amor, paz y gozo . Yo no puedo subir más alto de donde estoy en este momento. Solo tú puedes transformarme. Muéstrame dónde hay pecado en mi corazón, en especial relacionado con mi esposo. Confieso que a veces he sido poco amable, criticona, he estado enojada, resentida, he faltado el respeto, o no lo he perdonado.

Ayúdame a poner a un lado cualquier herida, enojo o desencanto que pueda sentir y perdonarlo como tú lo haces, de forma tal y completa, similar hacia atrás. Hazme un instrumento de reconciliación, paz y santidad en mi matrimonio. Capacítanos para comunicarnos bien y rescatando de la trinchera de la separación donde comienza las realidades del divorcio.

Haz que yo sea para mi esposo la ayuda idónea, compañera, defensora, amiga y apoyo. Ayúdame a crear para él un lugar apacible de descanso para cuando regrese a casa. Enséñame a cuidar de mí y mantenerme atractiva para él. Hazme una mujer creativa y segura de mi misma, rica de mente, alma y espíritu; una mujer que él puede presentar con orgullo como su esposa. Dejo todas mis expectativas en tu cruz. Le quito la carga de que tienen que complacerme en áreas en las que debiera mirarte a ti. 

Ayúdame a aceptarlo como es y no tratar de cambiarlo. Comprendo que en algunas cosas él nunca cambiará, pero al mismo tiempo, lo dejo libre para que cambie en aquellas cosas que nunca pensé que pudiera hacerlo. Dejo cualquier cambio que sea necesario, que sea hecho por tus manos y acepto que ninguno de nosotros es perfecto y nunca lo seremos. Solo tú, Señor, eres perfecto y pongo mis ojos en ti para que nos perfecciones.

Enséñame a orar por mi esposo y haz de mis oraciones un verdadero lenguaje de amor. Donde el amor ha muerto, crea un nuevo amor entre nosotros. Muéstrame lo que el amor incondicional es en realidad y cómo comunicarlo de forma que él lo perciba con claridad. Trae unidad entre nosotros para que podamos estar de acuerdo a todas las cosas . Que el Dios de la paciencia y el consuelo nos conceda que tengamos el mismo pensamiento el uno hacia el otro de acuerdo a Cristo Jesús .

Haz de todos nosotros un equipo, que no busquemos vida separadas, competitivas o independientes, sino más bien trabajando juntos, sin estar atentos a las faltas de cada uno y las debilidades para el bienestar del matrimonio. Ayúdanos a buscar las cosa que dan paz con las que podemos estar “en armonía y que no haya divisiones entre nosotros sino que nos mantengamos unidos en un mismo pensamiento y en un mismo propósito” .

Oro para que nuestro compromiso contigo y del uno para el otro crezca fuerte y con más pasión cada día. Capacítalo a él para que sea la cabeza del hogar como tú lo creaste y muéstrame cómo apoyarlo y respetarlo .Ayúdame a comprender sus sueños y ver las cosas desde su perspectiva. Revélame lo que él desea y necesita y muéstrame los posibles problemas antes que estos surjan. Sopla tu vida en mi matrimonio.Hazme una nueva persona. Señor. Dame una perspectiva fresca un punto de vista positivo y una relación renovada con el hombre que tú me has dado. Ayúdame a verlo con ojos nuevos, nueva apreciación, nuevo amor, nueva compasión y nueva aceptación. Amén.

2 comentarios:

  1. Una oración preciosa a la que me uno pues me hace mucha falta.Saludos

    ResponderEliminar