Mirar el interior



Si cada noche al acostarnos pensáramos en cada una de las personas que se han cruzado durante el día con nosotros, nos sorprenderíamos ante su número. Con algunas hemos logrado un intercambio de palabras, con otras a lo mejor una sonrisa, tal vez hemos podido ayudar a una de ellas, o a lo mejor hemos recibido una lección por parte de otra. Personas anónimas que se entrelazan en nuestra vida y que tal vez no volvamos a ver.

Mi reflexión de hoy la causa un vídeo con el que me he topado. Personas que se encuentran sin saber nada una de las otras, aparentemente un simple cruce entre ellas. Que distinto sería si pudiéramos ver en los corazones de los demás, estoy seguro que en más de una ocasión se nos quitaría la sensación de ser el ombligo del mundo con nuestros problemas y sufrimientos. Que insondable la vida de cada ser humano y cuánto puede engañarnos las apariencias.Todo ello me invita a poner en mis oraciones, cada mañana antes de salir de casa a toda esa gente que se cruzará en mi camino. Os invito a participar de ello.

5 comentarios:

  1. maravilloso!!! que lindo estos días vengo pensando que distinto seria el mundo si en lugar de juzgarnos, rezariamos unos por otros ,cuantos mas bendecidos y llenos de Dios estariamos

    ResponderEliminar
  2. Un vídeo muy humano que me ha hecho pensar y voy a imitarte ya que yo también rezaré por todos aquellos con los que me tropiezo diariamente.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Fíjate que llevo varios días pensando que detrás de cada persona hay un mundo y una historia que desconocemos. Es verdad! Con qué facilidad juzgamos, con qué facilidad ponemos etiquetas.... Cierto! Menos juzgar y más caridad, menos intransigencia y más paciencia, menos miradas desconfiadas y más sonrisas agradables.

    Gracias Angelo! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Precioso vídeo y magnífica tu intención.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar