Pepito , un año entre nosotros


Hoy se cumple un año de la llegada de Pepito a este mundo, nueve horas permaneció en él, depositando el mensaje que Dios le encomendó cuando pensó en su creación. El único fin de la existencia de Pepito en esta tierra: traer en su pequeño cuerpo todo un regalazo para los que de una forma u otra iban a conocerlo. Vino a mostrarnos lo que el AMOR puede hacer, los corazones que puede transformar, la esperanza que puede albergarse en nuestras vidas. Se presentó en silencio para hablarnos de la valentía de sus padres que apostaron por dejarle nacer,  sabiendo que se lo arrebatarían en un tiempo muy muy breve. Pepito fue esperado con muchos interrogantes, dudas, miedos, lágrimas, quejas, tentaciones, desalientos  e ilusiones, pero cada hora de vida respirada en los brazos de sus padres iba borrando el sin sentido de tantos sentimientos, iba modelando y transformando cada instante de incertidumbre en una coyuntura de luz y claridad.

Pepito está siempre con nosotros. Vivió solo nueve horas pero no olvidaremos ni una sola de ellas y ni un solo momento de todas las que le precedieron antes de su nacimiento. ¡Pepito está presente! Sigue con amor todos los pasos de sus padres,  los sostiene en los momentos de desaliento, seca sus lágrimas,  los coge de las manos para que no caigan, alegra aún más sus sonrisas, es el que en cada instante, minuto, hora de su jornada está a su lado. El que cada mañana los despierta con un beso y por las noches abre sus alas para calentar sus corazones; el ángel que nunca los abandonará,  el que los esperará hasta el final de su viaje para encontrarse y no dejarlos nunca más. Es el que ya está cuidando de su hermana que ocupa ahora el lugar donde él estuvo, y que en unos meses nacerá.

Es verdad, ha pasado un año y aún sigo importunándole en el cielo. Le advertí que no lo dejaría descansar rogándole que intercediera ante Dios por todo lo que le iba a pedir . Entró en mi vida llenándola de alegría, escuchando mis sueños y proyectos, pero allá arriba tenían necesidad de un ángel y Pepito respondió a esa llamada, dejándonos aquí entre las lágrimas y la impotencia. Serás siempre mi maravilloso pequeño que no pude acoger ni siquiera con un abrazo. Un día sé que lograré acunarte un poquito entre mis brazos. Estarás siempre en mi corazón.

Desde que creé este blog, son varios los niños que he podido ver partir hacia el encuentro con Dios; ellos han estado presentes en estas páginas : Giorgina, Jesús, Kai, Bely, ShanePepito , Andresito…  No lo han hecho sin un buen motivo: Dios lo conoce y nos lo dirá cuando lleguemos a Él , para estar de nuevo con ellos. No quieren lágrimas y dolor, los tendrían anclados a este mundo que ya no les pertenece más, tienen que crecer espiritualmente, tienen que seguir adelante en su camino y por eso lo mejor que podemos hacer para honrar su memoria es dedicarnos a los demás, a quien sufre como nosotros y más que nosotros. No hace falta irse de misionero a tierras lejanas, tal vez por las esquinas de nuestras casas y de nuestro lugar de trabajo, existan personas que necesitan de nuestra ayuda y no lo sepamos. No creamos que las palabras, si surgen desde el profundo de nuestro corazón, no puedan dar consuelo. 

Demos gracias a Dios por todos esos ángeles que hemos tenido la oportunidad de conocer, agradezcamos todo lo que ellos nos han traído, seamos conscientes de su presencia diaria entre nosotros, son grandes intercesores ante Dios; yo he podido verificarlo en todo este tiempo. Agradezcamos la generosidad y valentía de sus padres que supieron aceptar y ofrecer el regalo que se les dio y que tan prontamente se les quitó.

Gracias Pepito por el ciclón de amor que arrasó tanto egoísmo en nuestras vidas. No dejes de hacerlo cada vez que nos olvidemos de servir y amar a los demás. ¡Feliz primer cumpleaños en el cielo!

Te quiero un montón



Dibujos de Pepito : Javier SP GL
Fondo dibujo : Iwona Lifsches Artwork

12 comentarios:

  1. Millones de gracias Angel... Comparto, qué mejor lugar que este blog, una carta que le he escrito a mi nieto por su primer cumpleaños. Un abrazo, hoy mas fuerte que nunca.

    La divido en dos comentarios porque es larga y no me deja enviarla en un solo espacio.
    GRACIAS, GRACIAS!!

    Hoy es tu cumple Pepito, nuestro Pepito porque ya eres un poco de todos. Y digo "cumple" en presente pues para mi sigues vivo, sólo te fuiste de mi vista pero te siento en cada recuerdo, en cada ruego que te hago, en cada imagen que viene a mi cabeza.... sigues vivo y presente en mi corazón.

    Qué gran regalo la fe, qué gran regalo tener la certeza de que esta vida sólo es un tránsito para una vida mejor. Me hace feliz pensar que tú, mi niño, no sufrirás nunca los dolores, las angustias, las enfermedades, las decepciones, las traiciones, las soledades... que sufrimos los que aun permanecemos aquí. Te imagino correteando por ese bello paraíso que tuviste la fortuna de alcanzar ya, rodeado de familia y amigos; te imagino dando tirones de la túnica de Jesús y de María revoloteando, metiendo caña y pidiendo intercesión por todos los que atil se encomiendan. Siempre mostraste ser un luchador, dejaste probada constancia en las casi 43 semanas viviendo en el vientre de tu mami y en las 9 intensas y fecundas horas de vida en brazos de sus padres. Todo fue un regalo que agradecemos infinito a la Divina Misericordia.

    Sé que me escuchas, sé que estás con nosotros, sé que "peleas" por todo lo que te pedimos... ¡Ay Pepito! ¡La que has liado, Pepito!

    Llegaste a mi vida con fuerza, la llenaste de luz y, como dice mi querida nuera Eva, me robaste el corazón, lo atrapaste para siempre.

    ¡Qué afortunado eres Pepito con los padres que el Señor te regaló!. Desde el mismo momento que fuiste concebido te quisieron con un amor inabarcable, como se quiere siempre a un hijo deseado, amado y disfrutado. Pero resultó que en la 16 semanas de gestación, la doctora anunció un diagnóstico irreversible e irremediable, a partir de ahí por el sólo hecho de saber que eras especial, aun te quisieron más y más, con un amor infinito.
    Esta sociedad materialista, hedonista y egoísta donde lo que impera es el "yo" y no el "tu" empujaba, yo diría incluso que hasta presionaba a tus padres para que se deshicieran de ti... ¡Dios mio! lloro solo de pensarlo .
    Nunca vacilaron Pepito, siempre, siempre, siempre fuiste amado y deseado con todas las fuerzas posibles, sano o no, con defecto o sin él. La cuestión no era valorar el tiempo que vivirías -la vida no es nuestra, no somos nosotros quienes decidimos quién y cuánto tiempo debe que vivir cada uno-, la cuestión era que, en todo ese tiempo, fueras amado con toda la intensidad que te merecías como ser humano, como hijo querido y sobre todo como digno hijo de Dios.

    No voy a negar que ese momento fue duro, muy duro. Se nos venía encima, indudablemente sobre todo a tus padres, un camino desconocido y doloroso pero no exento de esperanza, de fortaleza y de alegría en medio de la tribulación. Sabemos que después de la Cruz, siempre viene la Gloria. Además no estábamos solos, se nos unieron muchas, muchísimas personas que con su oración y cariño nos fueron haciendo este espinoso camino más llevadero y feliz.

    ResponderEliminar
  2. Hablamos siempre de ti, Pepito, desde la alegría. Nunca dejamos de ser conscientes de lo que nos esperaba y eso, en determinados momentos, producía cierta desazón, dolor e incertidumbre pero el AMOR es tan grande y poderoso que salta todas las barreras y bloqueos, supliendo cualquier atisbo de tristeza por consuelo, gozo y esperanza sabiendo claramente que sólo puede venir de lo Alto porque como dice el Salmo 137 "Señor tu misericordia es eterna, no abandones la obra de tus manos"... Nunca nos hemos sentido abandonados por el Señor y por la Virgen María.
    La Beata Madre Teresa de Calcuta a la que encomendamos el embarazo de tu mamá siempre decía "Amar hasta que duela y si duele, amar aun más". No hay ninguna duda de todo lo que te amaron, aman y amarán tus papás.

    Parece mentira pero ya pasó un año, ahora nos estamos preparando para recibir a tu hermanita, a ella siempre le hablaremos de ti, para que sienta el mismo orgullo que nosotros, para que siempre tenga presente que su hermano mayor la vigila, protege y cuida desde el cielo, el lugar al que todos esperamos llegar para seguir dándote los abrazos y besos que no te pudimos dar aquí en la tierra, pues fue demasiado corto el tiempo que pudimos achucharte pero increíblemente largo el tiempo que llegaremos a estar juntos, la eternidad!!!

    Gracias querido nieto Pepito, gracias por tanto como nos has dado, gracias por habernos enseñado el valor de la fe, el valor de la esperanza, el valor de la vida, de la vida plena y llena de sentido, vida que no es nuestra, que es don y como tal la encomendamos al Señor para que se haga siempre Su divina voluntad.

    Te quiero Pepito, te quiero hasta el infinito y más allá, cada segundo del día te estoy recordando, tú lo sabes, mantenemos largas conversaciones... pero la luz que nos dejaste es tan potente que no permite que se instale en nosotros la tristeza. Nunca hemos dejado de sonreir -¿cómo no hacerlo?- si eres el regalo más bonito y especial que el Señor nos ha concedido.

    Escribiendo esta carta por tu primer cumpleaños me emociono y se me caen las lágrimas porque se me agolpan tantos recuerdos... hace un año por estas fechas ansiábamos conocerte y apretarte fuerte entre los brazos y decirte al oído cuánto te queríamos... esas nueve horas pasaron como un instante fugaz, pero fueron tan fecundas que siempre serán guardadas en un lugar especial de nuestro corazón.

    Decía San Agustín: "Nos hiciste Señor para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti" Pues tú ya lo alcanzaste, ya descansas feliz junto al Señor, ahora queda nuestra travesía.
    Volveremos a vernos Pepito, será el día de los grandes abrazos, hasta entonces sigue cuidándonos, primero a tus papis y hermanita; sigue escuchando nuestras plegarias, sobre todo las de quien, ya sabes, te quieren con locura (tú sabes de quien te hablo)... Sigue protegiendo a todo el se encomiende a ti, familia y amigos.

    Eres muy querido Pepito, la valentía, el amor, la fe y la esperanza con la que tus padres han vivido tu historia ha permitido que muchas personas te hayan hecho un huequito en su corazón, así que cuídalos a todos.

    Te amé antes, te amo ahora y te amaré por toda la eternidad.
    I❤Pepito

    Tu abuela Emma

    ResponderEliminar
  3. No sabeis lo que agradezco leer este artículo y su respuesta de abuela...lo más grande que ha hecho Pepito ha sido acercarnos más a Dios y eso...eso es alucinante...Gracias a sus padres, abuelos y a este blog por el Amor que reparte

    ResponderEliminar
  4. Una entrada tan llena de amor cómo emotiva.Gracias le doy a Dios porque todavía hay muchas personas buenas y nada egoistas que nos ayudan a mantener viva la esperanza.Saludos

    ResponderEliminar
  5. Imposible no sacar una lágrima...... Es tan bonito todo lo que escribis, que emociona a cualquier persona que lo lea.... Enhorabuena por esta gran familia, por como estais de unidos y por como afrontais las cosas...
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por compartir, es un regalo para todos.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Gloria a Dios!!! gracias por escribir y contar la historia de Pepito, realmente una historia de amor, de valentía y real, radical, pero sobre todo una historia de esperanza y ejemplo a seguir. Dios los bendiga!!

    ResponderEliminar
  8. Qué alegria me ha dado volver a leer sobre Pepito. Fue gracias a su historia que descubrí este precioso blog.
    Leyendo los textos sobre Pepito y los comentarios de su abuela Emma he derramado no pocas lágrimas. Es una preciosa historia de FE y de amor.
    Yo también me acuerdo mucho de él y de su familia y estoy felicísima de saber que van a tener otro hijo. Qué alegria más grande!
    Un cariñoso abrazo para todos. Y una vez más: muchas gracias por vuestro ejemplo
    Y gracias por este blog!
    Mamá de cinco

    ResponderEliminar
  9. Hola Angel, ...estoy leyendo esta entrada precisamente hoy domingo 29 que se cumplen exactamente 7 meses de la partida de Andresito...han sido meses muy duros como podras imaginarte, pero estoy impresionadisima por la forma en que me he sentido tan consolada y fortalecida por Dios nuestro Senor...sigo llorando la partida de mi nene porque lo extrano pero se que Andresito esta en el mejor lugar y te agradezco mucho que lo menciones porque me hace sentir acompanada. Te quiero mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestras oraciones también por Andresito. Mucha fuerza y ánimo para este durísimo trance. Un fuerte abrazo a toda la familia

      Eliminar
  10. Mamá de cinco, me alegro mucho que hayas vuelto a comentar, tenía ganas de contactar contigo desde hace varios meses, de hecho te escribí un comentario en el último post sobre Pepito, lo hice el pasado mes de agosto.

    Si no te importa, escribe un Mail al correo de Ángel y el me lo pasa, para poderte escribir por privado.
    Gracias, un abrazo a ti y a todos los demás que tan cariñosamente habéis comentado este post. GRACIAS!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emma. Ya he dejado un mensaje a Angel con mi contacto.
      Un abrazo
      Mamá de cinco

      Eliminar