¡Alithos Anesti!


Se me erizó la piel, al escuchar por primera vez el saludo que los griegos cristianos proclaman en la noche de Pascua: "¡Christos Anesti!" La otra parte responde: "¡Alithos Anesti! ¡Cristo ha Resucitado! ¡Verdaderamente ha Resucitado!" Este grito de alegría va tan cargado de convencimiento, que incluso algunos lo sustituyen por el saludo habitual de "buenos días, o buenas tardes". No exagero al escribir “grito de alegría”, porque se percibe en la fuerza de las palabras, en la expresión del rostro, en el modo de transmitirlo, en la fidelidad de manifestarlo durante todo el tiempo Pascual. Sigue asombrándome cada  vez que lo escucho.

Traigo a mi mente mis noches en la vigilia Pascual, y lo contrasto con el pobre deseo rutinario que se escapa de nuestras bocas,  repitiéndolo año tras año: "¡Feliz Pascua!","¡Igualmente "respondemos cortesmente , adornado por una aparente insensibilidad  ante el día más grande para un cristiano:¡ La Resurrección de Cristo!

¿Hemos entendido lo que acabamos de celebrar en la gran noche? ¿Salimos con la alegría de sentirnos salvados? Ese gozo que no ha cesado de proclamarse durante toda la liturgia de la Vigilia. Basta estar atento al Pregón Pascual para conmoverse en todo lo que se proclama en él.  ¿Ha vibrado nuestro corazón, se ha emocionado con toda la simbología que asume la Verdad más grande revelada? ¡Cristo ha vencido a la muerte! ¡La esperanza y la certeza de una vida nueva es real!

Se acabará la Vigilia Pascual, nos sentiremos contentos porque hemos asistido a todo el triduo de este año, y el domingo de Pascua lo celebraremos tal vez con una comida especial, pero el lunes volveremos a nuestra rutina. ¿Notará alguien , el gozo que deberíamos estar manifestando? ¿Estamos recogiendo los frutos de conversión que sembramos durante la Cuaresma? ¿Hemos cambiado algo de verdad? Me resisto a creer que en este siglo XXI , los que han optado por seguir a Jesús,la celebración de su resurrección  no transforme  algo  sus vidas. Albergo la esperanza de que al menos se está intentando.

Basta ojear por la red como han celebrado la Pascua todos esos cristianos perseguidos en países donde no se les permite manifestar su fe, donde se les hostiga y aniquilan . Deberíamos recibir un fuerte mazazo que nos hiciera avergonzarnos de nuestra pobre convicción en la alegría y esperanza en el Resucitado. Os invito a buscar esos testimonios en las páginas de internet.

El lunes, el martes, el miércoles..., todos los días después de Pascua, no podemos afrontar nuestros quehaceres diarios como antes. Si  todo permanece en el mismo sitio, si nada cambia en nuestras vidas, merecería que buscáramos un tiempo para preguntarnos: “¿Si todo sigue igual para mí, para qué Resucitó Cristo?” Si no sabemos entrar en este gran misterio, debemos pedirlo.

Existen personas que dicen que no saben que decir a Dios en la oración, pues si tú estás entre ellas, cuando experimente esos momentos ya tienes una cosa para demandarle hasta que te la conceda. “Señor que entienda, que perciba la grandeza de la Resurrección, que  abra mi corazón  para recibir su luz, que viva en la alegría Pascual y la lleve a los demás, transfórmame, restáurame contigo!

Tiempo Pascual... ¡Que permanezca más allá del calendario!

¡Christos Anesti! ¡Alithos Anesti!

8 comentarios:

  1. Pues aquí estoy gritándole al Señor, sí! GRITÁNDOLE, porque le necesito como el aire para respirar, porque sin Él me siento perdida, porque ni sé, ni quiero vivir de otra manera, porque es mi luz y mi salvación como dice el salmista... pero soy muy débil, soy muy frágil y muy pocas veces estoy a la altura de lo que mi Señor merece.

    Por eso, en esta noche GRANDE, recién llegada de celebrar un año más Su triunfo sobre la muerte... de celebrar LA VIDA PARA SIEMPRE, LA LUZ QUE NUNCA SE APAGA...
    Quiero y necesito, GRITARLE a Cristo resucitado:

    “Señor que entienda, que perciba la grandeza de la Resurrección, que abra mi corazón para recibir su luz, que viva en la alegría Pascual y la lleve a los demás, transfórmame, restáurame contigo! AMEN!

    Abrazos en Cristo resucitado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Paula: Esa fragilidad es la que atrae al Resucitado para llenarnos, quien nos hace poder cambiar, la que nos hace compartir la vida con la esperanza, la que nos ayuda a luchar para vencer toda suerte de sufrimiento. Aceptar al Resucitado es decir sí al amor y a la vida, invertir en fraternidad, empeñarse en un mundo mejor. Tiempo de renacimiento, de recomenzar, una nueva oportunidad de mejorar aquello que no nos gusta de nosotros. Hoy, podemos ser mejores que ayer. Que tengas una feliz Pascua. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Tobías, hermano, debemos pintar la puerta de nuestros hogares -el corazón- con la sangre inocente del Cordero de Dios para que la muerte pase de largo, y volver a celebrar que seguimos enamorados de la vida y que nos revestimos de gratitud por el Dios que nunca nos abandona.
    En el Cristo que vive se inscribe nuestro destino, nuestra suerte y todos los significados.

    Un gran abrazo y bendiciones para los tuyos en el Resucitado que nos convoca

    Paz y Bien

    Ricardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho Ricardo que traigas el recuerdo de la Pascua del AT y el nuevo valor que trae Cristo. Es una gracia que debemos pedir porque cuando se experimenta por un solo momento ese gozo , el corazón realmente "tiene otro latido" el de la alegría, la fortaleza, la confianza... ¡El amor! . Feliz Pascua a tí también. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Feliz Pascua!!

    Un cariñoso saludo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nuestro deseo de Pascua sea siempre enamorarnos cada vez más de Quien nos ha elegido. Un abrazo Belén

      Eliminar
  4. Gracias Daniel. El mundo debe conocer nuestra alegría, nuestro testimonio de que seguir a Cristo Resucitado nos transforma. Que tengas una feliz Pascua junto a los tuyos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. "....Y amaneció aquel sábado lleno de tristeza, dolor, con mil preguntas en el aire y ninguna con respuesta, sólo había un profundo silencio y una sensación de vacío y abandono, Jesús había muerto el viernes y no se podía hacer nada....
    ¿Alguna vez te has sentido así?

    De esas veces que tu corazón no encuentra respuesta, de esas veces que has rogado y llorado a Dios por una respuesta sobre qué hacer con un hijo en particular, sobre cómo resolver ese problema en tu familia o has sentido el tremendo vacío causado por la desesperanza ante un diagnóstico en el que todo está perdido y por más que lloras es como si Dios no escuchara?? Así creo que debió ser ese sábado. ...
    Pero para fortuna para todos, ese dia de aplastante silencio y, en apariencia, un sábado sin vida. ...
    DIOS ESTABA PREPARANDO LA RESPUESTA PERFECTA LLENA DE AMOR, CONSUELO, DIRECCIÓN, EMOCIÓN Y ESPERANZA. !!!!!

    Así que NO IMPORTA lo que veas, lo que escuches, incluso lo que sientas, para todos esos sábados en tu vida alejados de toda esperanza: SIEMPRE SEGUIRÁ UN DOMINGO DE RESURRECCIÓN, UN DOMINGO DE GLORIA, UN DOMINGO DE TRIUNFO Y RESPUESTAS! !!!!

    Vive tranquila y segura porque NADA ES LO QUE PARECE, porque no hay una sola lágrima tuya que no haya sido recogida ni ninguna herida que no vaya a ser curada por DIOS, porque CADA SÁBADO TIENE SU DOMINGO..❤❤❤
    Feliz Pascua de Resurrección!!!!!!

    ResponderEliminar