Triduo Pascual : Viernes Santo

Jk Richards

Muere la vida, y vivo yo sin vida,
ofendiendo la vida de mi muerte,
sangre divina de las venas vierte,
y mi diamante su dureza olvida.

Está la majestad de Dios tendida
en una dura cruz, y yo de suerte
que soy de sus dolores el más fuerte,
y de su cuerpo la mayor herida.

¡Oh duro corazón de mármol frío!,
¿tiene tu Dios abierto el lado izquierdo,
y no te vuelves un copioso río?

Morir por él será divino acuerdo,
mas eres tú mi vida, Cristo mío,
y como no la tengo, no la pierdo.

                                                                                                                  Lope de Vega

2 comentarios:

  1. Sólo mirar la Cruz, esa dura Cruz en donde Dios se tiende... Y saber que es por mi y a causa mía...
    Sólo mirar la Cruz y estremecerse.

    ResponderEliminar
  2. "... que soy de sus dolores el más fuerte,
    y de su cuerpo la mayor herida."

    Esta frase del poema me invita a rezar, meditar, contemplar, interiorizar, arrepentirme, pedir perdón, convertirme...a amar más y más a Jesús y a pedirle desde el corazón que me ayude a serle siempre fiel.

    Jesús te amo!!
    Jesús confío en ti!

    Gracias Tobias, una belleza de poema.
    Un abrazo fuerte abrazados a la cruz de Jesús

    ResponderEliminar