Así de sencillo


No sé si es porque las fiestas se acabaron, si es porque no les tocó la lotería, o simplemente porque el siglo XXI se está caracterizando por un egocentrismo que se olvida fácilmente de lo que significa disculpar, ayudar, debatir, aconsejar, pedir perdón y unos cuantos verbos más ,vinculados a la relación con el prójimo.Llevo una semanas que de forma especial, me he topado  con  varios episodios de agresivad oral y física que sinceramente me dejan preocupado.

He visto a dos padres que acaban empujándose a causa de que  uno le llamó la atención al otro en un parque, porque su hijo tiraba arena; he visto a dos conductores llegar casi a las manos, porque uno no puso el intermitente, discutir en la frutería, porque una señora le dio a otra con el carrito, a un grupo de jubilados que en lugar de aprovechar el sol y disfrutar de él, se acaloraban en una discusión futbolística.  Y me cuenta una amiga, una anécdota que le sucedió a su hermana, en la que  explica cómo vio a un hombre tirar un papel al suelo, teniendo la papelera al lado; ella le advirtió de ello y como agradecimiento a su interés recibió unas gratificantes palabras : “ Lo tiro al suelo para que tontas como tú lo recojan”… ¡Y tan fresco!

¿Por qué estamos en una sociedad tan agresiva, tan intolerante, tan falta de valores humanos? ¿Qué está pasando? No nos estamos dando cuenta, pero la ciencia-ficción que tantas veces vemos en el cine donde el hombre se destruye a sí mismo, empieza a convertirse en realidad en muchos ámbitos.

No voy a alargarme, hoy solo pretendo reflexionar sobre ello, fruto de una canción interpretada por Arianna Savall, que escuché hace un par de días y que me pareció muy hermosa. Está en italiano, pero casi todos los que suelen visitar este blog, estoy seguro que la conocen. Hablo de la oración simple de San Francisco. Hasta ahora no me había fijado en el título de esta preciosa plegaria. ¡Oración simple! Es como si San Francisco nos estuviese diciendo: “No hay más, es así de sencillo para cambiar las cosas”, para cambiar esta sociedad. Hoy más que nunca necesitamos unirnos a esta súplica, para transformar el caótico mundo que estamos dejando.

Dove è odio, fa ch'io
porti amore,
dove è offesa, ch'io porti il perdono,
dove è discordia, ch'io porti la fede,
dove è l'errore, ch'io porti la Verità,
dove è la disperazione, ch'io porti la speranza.

Dove è tristezza, ch'io porti la gioia,
dove sono le tenebre, ch'io porti la luce.

Oh! Maestro, fa che io non cerchi tanto:
Ad essere compreso, quanto a comprendere.
Ad essere amato, quanto ad amare
Poichè:

Se è: Dando, che si riceve:
Perdonando che si è perdonati;
Morendo che si risuscita a Vita Eterna.

Donde hay odio, que
lleve yo el amor.
Donde haya ofensa, que lleve yo el   perdón.
Donde haya discordia, que lleve yo la unión.
Donde haya duda, que lleve yo la fe.
Donde haya error, que lleve yo la verdad.
Donde haya desesperación, que lleve yo la esperanza.

Donde haya tristezas, que lleve yo la alegría
donde haya tinieblas, que lleve yo la luz.

Oh, Maestro, haced que yo no busque tanto ser consolado, sino consolar;
ser comprendido, sino comprender;
ser amado, como amar.

Porque es:
Dando , que se recibe;
Perdonando, que se es perdonado;
Muriendo, que se resucita a la
Vida Eterna.



3 comentarios:

  1. Pues es verdad, Ángel, yo también observo muchísima agresividad y actitudes violentas sin ton ni son, en el coche conduciendo, delante de la televisión ante noticias o políticos que no son del gusto de quién las escucha, faltas de respeto brutales contra el que no piensa o vive como tú, comportamientos violentos excesivos y desproporcionados de los padres hacia los hijos y de los propios chavales entre ellos...

    Lo comento muchas veces o se envuelven a los niños entre algodones donde no se les puede ni soplar o se pasan con la reprimenda... Dios mío! Cuánto contraste!

    Da igual que en los medios de comunicación nos hablen en exceso de tolerancia y solidaridad, mientras no se practique con el que tienes cerca.... ¿De qué sirve practicarla con el que está lejos?

    Como bien dices Angel, todo es mucho más sencillo, dejar aún lado nuestro egoísmo y empezar a ver en el otro el mismo rostro de Cristo.... Y todo cambiará.

    Un fuerte abrazo. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en que cada vez hay más agresividad, y si la tienen los adultos los niños la imitan ya que también hay mucha agresividad en esas edades infantiles y adolescentes en que ya no se les puede llamar la atención por nada porque llegan hasta el insulto a las personas mayores y eso es muy desagradable.....Yo misma llamé la atención a un grupo de adolescentes que estaban sentados en el suelo con cantidad de chuches y tenían el suelo lleno bolsas vacias, cáscaras de pipas y hasta botellas (había muy cerca una papelera)pues me contestaron que para eso estaban los basuseros y siguieron tirando basura al suelo,yo les dije que se pusieran en el lugar del basurero y me contestaron que no tenían intención de ser basureros y cómo estaban al lado de la puerta de mi casa les dije que entonces se fueran a su portal a ensuciarlo y me dijeron que la calle era de todos y que ellos estaba donde querían ......por lo menos no me insultaron cómo hicieron con un pobre anciano que llamó la atención a otro grupo que estaba metiéndose dentro de la fuente y echando agua a todo el que pasaba.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. Gracias, un gran abrazo.

    ResponderEliminar