Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más

DOMINGO DE CINE Y CONCURSO


Película del año 2004 que me emocionó. Me encantó. de esas que hay que ver varias veces para penetrar de lleno en sus hermosas reflexiones. Es una película para contemplar. Transcurre lentamente, como si el director quisiera que entráramos en cada escena y la observáramos con detenimiento. Lo dicho: ¡Me encantó!

Paolo es un chaval la mar de salado, pero que debido a un traumático parto en que murió su madre, arrastra una minusvalía que le afecta física y mentalmente. Gianni, su padre, incapaz de afrontar la situación, le abandonó. Ahora le toca acompañarle en el momento de ser ingresado en un hospital, para hacerle algunas pruebas y someterle a rehabilitación. El hombre hace cierto esfuerzo, pero se diría que su corazón está seco, incapaz de dar amor. Cuando conoce en el centro hospitalario a Nicole, una madre que ha dedicado toda su vida a cuidar a su hija, también incapacitada, aquello será un shock. La mujer no se corta la lengua, le dice al otro lo que cree debe decirle. Y aunque Gianni no encaja bien al principio las palabras de Nicole, algo va a empezar a cambiar dentro de él.(de cine21)


Emotiva adaptación de la novela "Nacido dos veces" de Giuseppe Pontiggia, basada en su experiencia pesonal, y rica en el abanico de temas propuestos. El film habla de responsabilidad, de saber asumir los propios deberes, sin arrugarse ante la adversidad. Un hijo con problemas puede verse como una desgracia a apartar de la vista, o afrontarla como un desafío que obliga a poner en marcha todas las energías del amor. Acierta Gianni Amelio en el realismo de la propuesta, sin concesiones al sentimentalismo barato. La película nos habla de dolor y sufrimiento, que cuando son llevados amorosamente, pueden ser inesperadamente gratificantes. Aunque quizá el gran protagonista es Paolo, un chaval inocente y luminoso, todo bondad, a pesar de sus torpes andares.

También puede gustarte

5 comentarios

  1. Buona Domenica di Pentecoste, Angelo.

    ResponderEliminar
  2. Debe de ser preciosa un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Feliz día de Pentecostés y que la Virgen del Rocio os bendiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Mil gracias por este compartir que el ESPÍRITU DEL SEÑOR habita siempre en usted y toda su familia gracias por ser portadores de LUZ muy unidos en oración y un abrazo en este dia y FELIZ DIA

    ResponderEliminar
  5. Angelo, y no será la pelicula un reflejo de la realidad de tantas familias que aunque tengan los hijos aparentemente normales...tengan el corazón "seco" por no haberse sentido amados...esto me hace reflexionar y ver que por medio del Amor un corazón seco puede verse lleno de carencias que no reconocen y no se dejan ayudar tantas veces.....solo el Amor gratuito de Dios puede llenarlo de Vida.

    ResponderEliminar

Os animo a enviar vuestros comentarios. Por favor, tened en cuenta que:

- El autor del blog se reserva el derecho de borrar total o parcialmente los comentarios que considere inaceptables, ya sea por no ajustarse al tema de la entrada publicada, por contravenir la Política de contenido de Blogger (https://www.blogger.com/content.g) o por otros motivos.

- Si quieres incluir un enlace que contribuya a enriquecer el tema, es imprescindible que lo acompañe una breve descripción o resumen de su contenido.

- Se podrán bloquear todos los comentarios de un visitante que suplante a otra persona o reiteradamente infrinja las normas.

- Si se desea hacer un comentario sólo para el autor del blog y que no se publique, basta con indicarlo en el texto del mismo.

- Los comentarios no se publican automáticamente. El tiempo de demora no se puede predeterminar ya que en este blog siempre serán moderados previamente.

Quizás sea bueno que todos, antes de participar, consideraramos esto:

"Se ha de presuponer, que todo buen christiano ha de ser más prompto a salvar la proposición del próximo, que a condenarla; y si no la puede salvar, inquira cómo la entiende, y si mal la entiende, corríjale con amor; y si no basta, busque todos los medios convenientes para que, bien entendiéndola, se salve" (San Ignacio de Loyola).