Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más

TESTAMENTO


Las “siete palabras" de Jesús son el testamento que nos deja al morir y emprender su partida al Padre:
 Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.
 En verdad te digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso.
 Mujer ahí tienes a tu hijo. Ahí tienes a tu Madre.
 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
 ¡Tengo sed!
 Todo está cumplido.
 Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.


Desde la cruz, Jesús nos termina de dar su mensaje de amor y salvación dejándonos a su Madre y enseñándonos a perseverar hasta el final. El sacrificio de la cruz se vuelve a vivir en cada Eucaristía, por medio de ella, Jesús sigue vivo y permanece con nosotros.
¡Alabado sea Jesucristo!

También puede gustarte

3 comentarios

  1. Esta noche, noche de Amor y dolor.
    Unidos todos alrededor de la cruz
    Angelo, gracias por recoger las siete palabras, para poder meditarlas con calma

    ResponderEliminar
  2. "Siete"tesoros nos dejó.

    Unidos en oración.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar

Os animo a enviar vuestros comentarios. Por favor, tened en cuenta que:

- El autor del blog se reserva el derecho de borrar total o parcialmente los comentarios que considere inaceptables, ya sea por no ajustarse al tema de la entrada publicada, por contravenir la Política de contenido de Blogger (https://www.blogger.com/content.g) o por otros motivos.

- Si quieres incluir un enlace que contribuya a enriquecer el tema, es imprescindible que lo acompañe una breve descripción o resumen de su contenido.

- Se podrán bloquear todos los comentarios de un visitante que suplante a otra persona o reiteradamente infrinja las normas.

- Si se desea hacer un comentario sólo para el autor del blog y que no se publique, basta con indicarlo en el texto del mismo.

- Los comentarios no se publican automáticamente. El tiempo de demora no se puede predeterminar ya que en este blog siempre serán moderados previamente.

Quizás sea bueno que todos, antes de participar, consideraramos esto:

"Se ha de presuponer, que todo buen christiano ha de ser más prompto a salvar la proposición del próximo, que a condenarla; y si no la puede salvar, inquira cómo la entiende, y si mal la entiende, corríjale con amor; y si no basta, busque todos los medios convenientes para que, bien entendiéndola, se salve" (San Ignacio de Loyola).