Siervos Inútiles de los que se fía



Algunos de los que lleváis años siguiéndome en el blog, habéis podido comprobar las subidas y bajadas que ha experimentado. Es un reflejo fiel de nuestra vida, cuando caemos en su tediosa rutina y experimenta que nada tiene que aportar.

Son ya casi diez años los que han transcurrido desde que decidí iniciar esta aventura y muchas cosas han cambiado desde entonces.Son muchas las personas que se han asomado a esta casa, otras que entraron y salieron rápidamente, las que se hospedaron durante un cierto tiempo, también las que no se sintieron acogidas y salieron disgustadas (a estas de forma especial mi sincera disculpa por ello, ojalá les llegara y las aceptaran), finalmente están las que siguen fielmente compartiendo todo lo que en ella se ofrece. Hoy con el corazón en la mano puedo sentir un agradecimiento profundo por todas ellas porque echando la vista atrás en este presente de hoy, sé que he aprendido y recibido mucho. "¿Cómo te podré pagar todo el bien que me has hecho? "(Salmo 116). No dejo de experimentar esta gratitud ante el descubrimiento diario de tantas cosas que no he sabido ver en los momentos en que Dios me las mostraba.

Los "Youtubers" han ido dejando atrás muchos blogs, que parecen haber quedado obsoletos ante las nuevas tecnologías, redes y las innovaciones que a ritmo trepidante se apodera del mundo internauta. Personalmente sigo disfrutando de la lectura de muchos amigos blogueros. Las cámaras se las dejo a los que se les da muy bien, que en este ambiente de evangelización a través de internet lo hacen de maravilla.

¿Y porqué decidí escribir un blog? Cualquier bloguero ha debido plantearse esta pregunta el día que se determinó a emprender esta aventura. En mi caso, el interrogante se produjo unos meses después de estar escribiendo, desconociendo totalmente las consecuencias que traería plasmar en un sitio abierto a todo el mundo, sentimientos, inquietudes y cuestiones que aparecían en mi vida personal.

He tenido que plantearme las mismas preguntas cada vez que el desaliento ha asomado para dejarlo. Pero Dios trabaja en el alma que quiere mejorar, que lo busca con sinceridad, y hoy las dudas van dejando paso a las palabras que San Pablo escribía por entonces a los romanos. “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” (Rm 8,35,39)

He tenido que pasar por varias pruebas interiores, para darme cuenta de que poco importa lo que hagamos o dejemos de hacer sin ello está la búsqueda constante de lo que Dios quiere de nosotros en cada momento. Que quiere que escriba, pues a escribir, que quiere que calle pues a callar, que quiere reconocimiento pues bendito sea Dios, que quiere olvido, bendito sea también.

Un día, alguien se topa con nuestro blog y le llama la atención cualquier cosa; una imagen, el post del día, una frase, una música… y descubre que ahí se habla de Dios, para alegría o descontento, Dios se hace presente en el alma que entra a visitar nuestra página, y cuando sale de ella, no sabemos lo que Él le ha comunicado. Todo este tiempo me ha enseñado  y me ha ayudado a entender mejor el amor “personal y único” que Dios tiene para cada uno de nosotros. Pensadlo un momento. Cada uno podría decir sin equivocarse: “Yo, soy el centro del universo para Dios”.¡Creedlo!

“Ve al desierto, no para huir de los otros, sino para hallarlos en Dios. No hay verdadera paz posible para el hombre que todavía imagina que algo accidental de talento, gracia o virtud lo separa de los demás hombres y lo coloca por encima de ellos. Dios no nos da gracias, talentos ni virtudes para nosotros solos. Somos miembros uno de otro, y todo lo que se da a un miembro se da para el cuerpo entero”. "El que no se halle despojado, pobre y desnudo dentro de su propia alma, tenderá inconscientemente a hacer las obras que debe hacer por amor suyo más que por la gloria de Dios. Será virtuoso, no porque ame a Dios, sino porque desea admirar sus propias virtudes. Pero a cada momento del día se sentirá frustrado, y ello lo volverá amargado e impaciente, y en su impaciencia lo descubrirán.”

Son palabras de Thomas Merton en las que me siento identificado e interpelado a ese cambio de actitud que la búsqueda de la voluntad de Dios nos empuja a realizar. No importa nada, todo es don, todo es para nuestro bien y ese bien no es para quedárnoslo sino para compartirlo. Es la respuesta que hoy me podría dar a mis interrogantes de antaño. 

Qué fácil es apartar a Dios, con la excusa de trabajar para Él. ¡Cuántas cosas en su nombre, cuando en realidad, son nuestras cosas! ¿Qué busco cuando hablo de Dios en mi blog?... ¿Será la aprobación, el reconocimiento, el lugar donde se aprecian mis talentos? ¿Será tal vez donde encuentro el afecto negado en otros ámbitos? Pendiente de las visitas, los comentarios, los seguidores, el ranking en la blogosfera…

No voy a negar que he pasado por esa etapa, pero el tiempo, las pruebas, las subidas y bajadas, las ilusiones y las decepciones, y tantas otras cosas humanas a las que estamos apegados han ido empujándome a pasar por el crisol de una búsqueda sincera y anhelante del amor de Dios. Sembrar, sembrar y sembrar, sin esperar ver el fruto. Un fruto que no es nuestro. La semilla plantada pertenece a Dios, a nosotros, tan solo nos toca esparcir la simiente. Sin embargo..., uno ni es Dios, ni es perfecto, ni puede llegar a todo, aunque quiera. De vez en cuando hay que pararse, ir rectificando la intención de lo que llevamos entre las manos. Hay cosas tan sutiles que se nos pueden "colar" cuando creemos hacer las cosas por Dios.

Recibí hace unos días un WhatsApp de alguien que me decía: “Ángel, qué grande es el Señor que se fía de nosotros, siervos inútiles, para hacer llegar su mensaje a tanta gente. Tengo ganas de verlos ardiendo de amor por Cristo”.  Exactamente es lo que hoy, en este presente me sigue moviendo a escribir en este blog. 

21 comentarios:

  1. Creo en ti Jesús

    luz de mi alma

    faro de mi corazón.

    Te amo pobremente

    y quisiera amarte

    más y mejor.

    No hay indignidad

    que tu misericordia no alcance,

    no hay errores

    que tu perdón

    no sane.

    No hay heridas

    que en vos no cicatricen,

    no hay enojos ni rencores

    que no puedas aliviar con tu paz.

    Haz en mi vida tu voluntad

    que ese sueño

    se haga en mi como tu lo pensaste

    desde el día

    en que me soñaste

    Perdón jesus

    por no bastarme tu palabra,

    yo quería sentirme en tus brazos

    estar cerca de ti

    ser tu humilde sagrario.

    Hay nueva vida

    y nueva luz

    hoy siento que en mi vida

    ha salido el sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mariana por esa preciosa oración de abandono, desconocida para mí. Un abrazo

      Eliminar
  2. Una vez mas,gracias por estar:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más gracias por seguir fiel y seguir habitando en esta casa. Un abrazo Belén

      Eliminar
  3. Marta Sierra28 mayo, 2018

    Gracias por todos estos años de apostolado. Gracias por tu sinceridad. Gracias por compartir tu corazón y tus sentimientos. Gracias por tu espiritualidad. En fin, gracias por enseñarme a ser mejor persona en cada post que escribes y sobre todo, recordarme que debo trabajar siempre las virtudes de Maria: sencillez y humildad.
    Gracias por tu amistad!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Te echo de menos en la blogosfera, por eso te agradezco mucho que hoy hayas entrado a dejar tu comentario. Todos nos enriquecemos Marta, como dice Merton "Somos miembros uno de otro, y todo lo que se da a un miembro se da para el cuerpo entero". Un abrazo

      Eliminar
  4. Una entrada muy sincera que nos hace pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Martina, gracias también a ti por los años que llevamos juntos en esta labor de apostolado en la red. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Pues adelante, ánimo! A seguir sembrando y esparciendo la semilla. El Señor te ha capacitado con unos dones que pones a producir.
    Felicidades por retomar con ilusión el blog. Siempre es un gusto leerte.
    Un abrazo Ángel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Importantísimo para mí el aliento que cualquiera de vosotros pueda ofrecerme, saberse acompañado en la misma siembra, es esparcir juntos. Lo dicho en el post cuando quiera a escribir, cuando quiera a callar. Intentaremos juntos seguir caminando por donde la flecha del camino del Señor nos indique. Un fuerte abrazo Paula

      Eliminar
  6. Sigo fiel. ¿Por cierto que sabes de la familia de Arcendo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé querido Ramón, el silencio no siempre significa olvido, incluso a veces en ese silencio se está más cerca que otros. Poco se sobre la familia de Arcendo, pero Miitos sigue manteniendo viva su página posteando sus magníficos post cada semana. Lo echamos muchísimo de menos . Fue mi mentor en este mundo y no puedo olvidarlo. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. Estamos siendo purificados o para apostatar, o para alcanzar la santidad que Cristo quiere darnos. Por eso las luchas, el tedio, el discernimiento de qué me mueve cuando publico, por quién o por qué persevero en mis publicaciones del blog...etc
    Creo que es bueno hacerse esas preguntas y yo tambièn me las he hecho en estos últimos 10 años también. Ha habido una evolución en nosotros, porque el Espíritu Santo sopla, no para quieto, actúa, purifica, sana, da plenitud y moldea el alma y el corazón.
    Es hermoso verlo, contemplarlo.
    El cansancio es humano, pero en la oración recibimos toda gracia para perseverar en nuestro humilde testimonio de fe y amor a Jesús.
    Hablamos de Aquel que ha dado a nuestras vidas un sentido, no cualquier sentido, sino EL SENTIDO DEFINITIVO: solo en Jesús hallamos nuestra paz, nuestra Vida.
    Para Él fuimos creados y no descansamos más que en su amor infinito.
    Por eso hablamos de Él en el blog.
    Para que otros logren descubrirle y hallar en la única puerta que lleva a cielo, su paz, su libertad integral, su propio ser.
    Gracias, Angel, por perseverar.
    Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Felicitas por tu hermosa reflexión, llevamos el mismo tiempo en esta andadura y los que escribimos en nuestros blogs sabemos de lo que significa mantenerlos vivos, como decía a Paula antes, el apoyo de unos con otros, el aliento que alguien siempre te ofrece, nos ayuda a ver que el Espíritu sigue soplando y debemos dejarnos llevar por Él. Muchas gracias de nuevo por tu aportación, fidelidad y testimonio. Un abrazo

      Eliminar
  8. Sí, Ángel, muchas gracias por tu reflexión.

    El blog solo lo abrí en principio como un ejercicio de TIC, varios ejercicios diferentes. Los iba a cerrar todos, se me ocurrió el tema de la cocina para compartir con mis compañeros de curso.
    Las nuevas tecnologías me parecían frías, no creí que me pudieran aportar nada, pero con el tiempo recuerdo con mucho cariño a aquellos profesores que me iniciaron en este mundo.
    Seguí durante un tiempo con recetas de cocina y temas en torno a ella, y fueron apareciendo seguidores y comentarios, que, en principio, me parecía como raro.
    Con el tiempo fui descubriendo personas maravillosas, y testimonios de fe que nunca olvido.
    Nuestro querido Arcendo, nuestra querida Militos, tu iniciativa del Rosario bloguero, los vídeos sobre "Los pasos del silencio", y tantas cosas inolvidables para mí, hasta el punto de que han sido fundamentales en mi vida.

    Muchas gracias por todo, Ángel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Rosa, me ha emocionado tu aportación, donde se puede verificar las cosas buenas que podemos aportar desde la fe, a este mundo desde nuestras en unas sencillas páginas puestas en la red. Mucho ánimo también a ti para seguir adelante. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Qué bueno encontrarte otra vez en tu blog!!! Siempre regresas con fuerza y esperanza,
    Gracias por seguir y disfruto de cada reflexión.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toñi, siempre es un placer verte fielmente dedicándome unas palabras de aliento con tu presencia en esta casa. Muchísimas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  10. Gracias Ángel por compartir tu corazón con sus búsquedas y fragilidad es pero sobre todo con ese amor que te hace barro moldeable en manos de nuestro Alfarero.
    No se hace cuanto descubrí tu blog lo que si se es que para mi ha sido un alimento que me ha impulsado en mi seguimiento. Te cuento e que a veces vuelvo a leer post antiguos.
    Ojalá continúes en este camino.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caray Carina, me tocas la fibra sensible con tu mensaje. Nunca mejor escogido el título del post ante las palabras que compartes. Mil gracias. Un abrazo

      Eliminar