48 horas en Emaús


Veni, vidi, vici  (Vine, vi, vencí) es la frase que utilizó Julio César en el año 47 a. de C. tras obtener una importante victoria militar para Roma. Hoy le robo las palabras a Julio, para añadirle una más: “ Vine, vi, vencí y creí”. Lo prometido es deuda, así que estoy ante el teclado pidiendo luz al Espíritu Santo para que me ayude a compartir lo que os prometí: Mi experiencia en el retiro de Emaús.

Seguramente algunos queden decepcionados, al esperar que por fin alguien le cuente lo que sucede en ellos . Yo mismo antes de realizarlo estaba convencido de que llenaría esta página con facilidad y os confieso, que han sido varias las ocasiones que he querido plasmar lo que mi corazón rebosante de alegría tras acabar el retiro, quería expresar sin conseguirlo. Pero hoy parece que sí voy a lograrlo.

Me invitaron hace años a estos retiros y en tres ocasiones los rechacé, acostumbrado a realizar algunos de los que distintos movimientos de la Iglesia proponen. Percibía que sería uno más, que poco se distinguiría de los otros, donde siempre acaba ocurriendo el efecto yo-yo. Una lista larga de propósitos con el que salía, y  verificar que muchos de ellos se esfumaban nada más entrar en la vida ordinaria . Algo fallaba .

Dos de mis hijas hicieron el equivalente de Emaús adaptado para jóvenes que se llama Effetá. Volvieron del retiro llenas de una alegría exterior, que recordaba a la que yo experimentaba tras mi paso por los que yo había vivido. Sentencié convencido : "En pocos días esa montaña que han escalado y coronado pronto se vendrá abajo, ya se encontrarán con la descarnada realidad de la fragilidad humana, que al primer revés se rinde". Pero no fue eso lo que sucedió. Día a día la alegría se manifestaba en muchos detalles que demostraban que algo las había tocado de verdad. Una semana y otra y otra, y un mes y una semana más , y más semanas, y yo empezando a alucinar al comprobar que el gozo continuaba, que las cosas en su vida estaban cambiando a una velocidad de vértigo. Fieles a su compromiso de asistir a la adoración que cada jueves tienen en la Iglesia, las veía rezar, hablar de Dios, contagiándonos de ello. No las veía actuar así desde su niñez. En fin, acabé claudicando ante la evidencia de que esta vez mis previsiones erraron totalmente, logrando que surgiera unas ganas enormes de vivir la misma experiencia.

Les pedí información sobre la convocatoria de adultos para Emaús y les aseguré que esta vez  acudiría. La sorpresa llegó cuando mi director espiritual me comunicó que en breve tendría el primer retiro  en mi ciudad; Las mujeres serían las afortunadas, dos semanas después le seguiría el de hombres. Sabía que en toda España donde se celebraban los retiros  era fácil que se creara una  “lista de espera”. Que se llenaban enseguida. Estuve atento con gran celo de su anuncio oficial para inscribirme. Tenía tantas ganas que empecé a ponerme nervioso al comprobar que se acercaba la fecha y los organizadores parecían dormidos, ni mu del tema, no me llegaba noticias de nada. Todo tiene su tiempo, todo está previsto y sobre todo por Dios. Y llegó cuando tenía que llegar.

Lo poco que conocía de estos retiros, el misterio que los envolvía y el resultado en mis hijas, hicieron que empezara a buscar información por la red y encontré que este retiro me  estaba desmontando la idea preconcebida que tenía.  Ávidamente buscaba y buscaba en qué consistían y lo único con lo que me topé fue "decepción" y “frustración” al no poder satisfacer mi curiosidad. Descubrí que solo se puede hacer una vez en la vida y que no se puede contar nada de él. Uyyyy… malo, cuando lees que no se puede contar nada, empiezas a notar que alguien revolotea por tu conciencia para que eches marcha atrás. Empecé a preocuparme al comprobar de verdad que no localicé un solo chivato en la red que hubiese contado lo que se desarrolla en el retiro. Nada de nada. Tan solo las imágenes de la clausura y testimonios de lo que Emaús ha cambiado a muchos. Un secretismo increíble que me estaba invitando justamente a no realizarlo.

"Menudo marketing tienen para atraer a la gente" , a ver que publicista busca sigilo en la promoción de su producto, y sin embargo como decía más arriba, algunos lugares llegan a tener que crear una lista de espera en cada convocatoria del retiro, mas de uno se queda fuera por falta de plazas. Así que, con toda esta intriga, lo que consiguieron en mí es que se creara una expectativa atrayente. 

Todo esto, se resume en 48 horas que dura este retiro , logra convertirse en un fin de semana que ni en sueños te imaginas vivir , unas horas que se cargan de gracias especiales donde el Señor de una forma tan sutil que ni logras percibir, te toca profundamente el corazón; insisto en lo de profundamente; te deja  noqueado total. 

Vine. Sí y la verdad es que llegué con ilusión, pero previamente me costó pasar una semana de nudos en el estómago porque lo quieras o no, en mi caso, asistir a lo desconocido siempre me deja un desasosiego difícil de controlar. Creo que esto, después de estos días, ya se ha solucionado para siempre. 

Vi . Lo que he visto es una acción patente del Espíritu Santo, en todos los que en este fin de semana de una forma u otra realizábamos el retiro. Eyyy…, alto ahí; quietos paraos… que he dicho que este retiro era distinto a los que había vivido anteriormente y escribiendo estas cosas, parece que esté hablando de uno más, pero no, queridos amigos. La imagen que me venía, en las primeras horas con lo que veía, encajaba con el término de la palabra "friki" en una de sus acepciones que Wikipedia ofrece, descolocándome sin previo aviso.

Vencí. Claro que sí, porque para vencer hay que tener paciencia y confianza, basta un poquito de ella, para seguir adelante. Entonces recordé lo que me había propuesto antes de entrar, “vea lo que vea, haga lo que tenga que hacer lo haré, son solo 48 horas”. Mis hijas me dijeron que me fiara, que dejara fuera los prejuicios, que encontraría el sentido de cada cosa que el retiro ofrecía. No iba a decepcionarlas, así que entré con esa actitud. Lo de "frikis", se desvaneció enseguida. Cada hora que transcurría se convertía en una gracia que de forma silenciosa el Señor iba poniendo en mi corazón. Mucho tuvo que ver la actitud, el servicio, la entrega y humildad de los que se llaman servidores, que están al cuidado de todo y de todos, que en este caso son los caminantes, que es el nombre de los que realizan Emaús por vez primera. Con esa inyección de amor que el Espíritu Santo te clava, empiezas a ver su acción de una forma casi palpable en todo lo que allí acontece.

Creí. Nadie sale indiferente de Emaús, es más, como decía en otro párrafo, creo que todos salimos tocados, muy tocados.  En mi caso puedo decir que se han curado heridas , me he sentido liberado interiormente de los fantasmas que en mi vida no han parado de molestarme y de los que en ocasiones os he hablado en este blog. He tomado conciencia como nunca, de que Dios nos ama infinitamente, que nos perdona de una forma visceral, experimentándolo como hasta ahora nunca imaginé. He salido creyendo con convicción que solo quiere nuestra felicidad, anhelando verle cara a cara en la eternidad. He entendido perfectamente el pasaje de los discípulos de Emaús, identificándome con ellos, en su tristeza mientras caminaban y acabando con su misma alegría al reconocer a Jesús. 

Decía al principio que a lo mejor decepcionaba con mi testimonio a algunos, esperando (como yo hice) encontrar algo del retiro que es lo que hoy sé, no importa... Hay que hacer Emaús para descubrir lo que importa. Ojalá haya contribuido a que ansiéis inscribiros en el próximo que esté a vuestro alcance.

A los que habéis ido conociéndome durante todo este tiempo de vida bloguera (ya casi 10 años) que os considero amigos ya sea de forma virtual o física, os digo con todo convencimiento : “¿Confías en mí?...¡Vete a Emaús!” . Si tienes una vida de fe, te confirmará en tus creencias y en el amor que hay que tener al Señor; si estás un poco más apartado es un momento muy bueno para plantearte las cuestiones esenciales de tu vida y dar respuesta a todas las inquietudes; está abierto para todo el mundo, ¡para todos!, incluso los que están muy apartados de la fe y de la Iglesia. Diría que especialmente indicado para ellos. Haced Emaús. Si al final no os gusta solo podréis decir: “Perdí 48 horas”, pero estoy seguro que diréis: “En 48 horas lo gané todo, mi vida ha cambiado"

Os pido disculpas por la extensión del  post, dificilísimo resumir tantas emociones. La mejor manera de hacerlo es regalándoos, la canción que mejor expresa la alegría que el retiro de Emaús me ha dado.

35 comentarios:

  1. Te creo, te creo del todo, porque todo lo que describes me ocurrió a mí también, cuando lo hice recientemente. Dios se hizo tan presente, actuó con tanta fuerza que hasta milagros hizo...
    Esta canción que has puesto me emociona y te aseguro que al oirla, la he cantado con los brazos en alto. Es una versión muy bonita y se les ve tan enamorados de Jesús. Angel, a parte de lo que cada uno recibe a nivel particular, coincido contigo que, por lo que cuentas, a nosotros como cristianos católicos con una cierta experiencia de vida cristiana, en Emaús el Espíritu Santo nos ha liberado de antiguas cadenas del pasado que aún gravitaban sobre nuestros corazones, y creo sinceramente que esto es el principio.
    Entiendo que la labor de purificación nos aparta del pecado, pero también nos libera de los lastres que han causado en nuestro yo más íntimo.
    Allí vive el Dios uno y trino, nos ama y actúa para redemirnos de forma integral, en cuerpo y en alma.
    Es una gozada, y aún en medio de los dolores propios de cada persona y sus circunstancias particulares, es una experiencia de profunda liberación interior, y la efectúa el mismísimo Amor infinito, misericordios y omnipotente del Corazón de Cristo.
    Te comprendo.
    Me alegro mucho por ti.

    Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Felicitas por tu aportación tan enriquecedora. Me ayudó mucho el aliento que me enviaste en otro post antes de entrar en Emaús. Te lo agradezco profundamente. También te creí y se cumplió lo que afirmaste. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Gracias Angel por compartir experiencias, no sabe hasta que punto consuelan las palabras de los que tienen el mismo sentir y una misma meta.sólo Dios. Que El le bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rosario, me alegra verte por aquí. La fe es para compartirla, no podemos guardarla solo para nosotros porque en ese caso no fructifica . Todos nos necesitamos. Un abrazo

      Eliminar
  3. Maravillosa descripcion Angel! Para mí el retiro de Emaús ha sido uno de los mejores regalos que he recibido. Gracias por compartir tu experiencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra muchísimo leer lo que has escrito. Ya sabes que todos los que realizamos Emaús, nos sentimos muy unidos en la oración, así que en ella estás. Gracias por entrar a comentar. Un abrazo

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Bienvenido Paco . Gracias a ti por tu presencia. Un abrazo

      Eliminar
  5. Gracias por compartirlo. Realmente la experiencia de Emaús es algo único que yo recomiendo a todo aquel que me pregunta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias también a ti Gemma. Es contagiosa la alegría de todos aquellos que hemos pasado por Emaús. Bienvenida a esta página. Un abrazo

      Eliminar
  6. que alegria me da leerte Angel.....la cancion muy bonita....hasta la locura quiero amar yo tambien!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gosspi, cuanto tiempo. Me da mucho gusto verte de nuevo por aquí. Haber si un día nos juntamos y la cantamos juntos. Muchas gracias por entrar. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. Qué bonito Angel, nadie como tú para plasmar por escrito sentimientos y emociones! Tu entusiasmo es contagioso, todo encuentro de verdad, de corazón con Cristo resucitado cambia nuestra vida.
    Asistir a estos retiros requiere una buena dosis de humildad porque cuando se lleva una vida de fe, creemos que todo lo sabemos y que nada nuevo nos van a decir, pero no se trata de saber, se trata de vivir con lo cual la apertura de corazón y el factor sorpresa pueden llegar a ser tumbativos. El Amor de Dios se toca con las manos y la acción de Espíritu Santo sana hasta lo màs recóndito. Yo eso lo he visto en Emaus y en Cursillos de Cristiandad.

    Enhorabuena por compartir este post. Me ha encantado y emocionado.
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Paula, muchas gracias me emociona tu comentario. pero ya sabes que sin el Espíritu Santo no sale nada de nada, has sido testigo de ello varias veces. Dios siempre nos sorprende y como tú dices creemos que ya lo sabemos todo, que poco más puede ofrecernos y nos olvidamos que es Dios, y nos cuesta creer que puede cambiar nuestros corazones después de tantos años . Aciertas una vez más al expresar la principal actitud que debemos tener apertura de corazón; cuando se produce, dejamos que El Espíritu Santo sople y su aire lo inunde todo. Muchísimas gracias una vez más por tu enriquecedora aportación. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  8. Una experiencia extraordinaria, me ha recordado a cuando hice los Cursillos de Cristiandad que llegué a casa eufórica y totalmente renovada.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho Charo, espero que la euforia siga viva, y si no es así basta en ese recuerdo para renovar todo lo que en ellos pudiste ver y experimentar. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  9. Lo estaba deseando! Te dije que esperaba con impaciencia tu primer post de después del retiro...aunque no sabia como te las ibas a apañar para no romper el silencio, ni "cascar" nada de lo allí sucedido...Enhorabuena, porque hasta eso lo has hecho bien! Sigue sin haber chivatos en Emaús!!! Este asunto, que a ti(y a muchos) hace dudar, no es más que una gran prueba del respeto tan grande que se vive en este retiro, del compañerismo y de la unión que se crea entre caminantes y servidores, a los cuales terminas queriendo y admirando como a auténticos hermanos espirituales...y eso NO SE TRAICIONA!. Es más, para mi no encontrar nada en Internet sobre Emaús fue toda una garantía: si hubiese algo malo no te preocupes que alguien lo habría soltado!.
    Me alegro muchísimo de ver como te ha tumbado el Espíritu Santo,como te ha sanado y la alegría que portas en tus palabras...hijo, tu no te has encontrado al Señor y te has postrado ante El al reconocerlo: tu te has hartado a achucharlo, a besarle y a hacerle "la ola"!!! Se ha ido aquel Ángel un tanto grisáceo de los últimos meses, que se me estaba viniendo un poco abajo...GLORIA A DIOS!! Y Gloria a Dios por todos los que pasan por el Retiro de Emaus y salen con esa alegría, con esas fuerzas renovadas, con ese saber que los problemas seguirán ahí pero que el Señor JAMÁS nos dejará solos y que el mayor peso de nuestras cruces lo carga El. Mochila nueva: limpia y ligera!!!
    Ahora te toca el siguiente paso, que todo el mundo dice que es mejor aún: ser servidor.
    Sigue achuchando a Cristo, no te sueltes! Y a su Santísima Madre, que también está muy presente en este retiro. Un abrazo fraterno, en Jesús y María.
    Marta
    CRISTO HA RESUCITADO!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísima gracias. Ha sido genial tu comentario. No solo a mi me ha tumbado. Mi vecino del que hablé en un post anterior y que me acompañó, ha venido transformado, todos los caminantes que vivimos estas 48 horas juntas han sido también "noqueados". Además es impresionante que en esas pocas se hayan creado lazos tan fuertes de amistad y fraternidad. Todo lo de los demás se convierte en propio, realmente Jesús presente en medio de todos. Me ha encantado lo de "Ángel grisáceo" creo que vuelvo a tener los tonos rosados que me caracterizan. Mil gracias por tu frescura y aliento. Un fuerte abrazo Marta . VERDADERAMENTE HA RESUCITADO!!!

      Eliminar
  10. Tu testimonio bien podría ser mi testimonio, creo que hubiera querido expresar exactamente lo que tú has escrito en este maravilloso post sin contar ni avanzar nada de lo que ocurre en Emaús y que todos guardamos como el mayor secreto orgullosos de poder cumplirlo sin ningún esfuerzo.

    Yo caminé hace tres meses ahora y regalé a mi marido el mismo retiro y camino hace dos semanas. Nuestro acercamiento a Dios era muy diferente y, sin embargo, he visto como Emaús nos ha reconducido y nos ha mostrado que camino sólo hay uno.

    Nuestra vida ha cambiado y estoy segura de que este es sólo el principio, han pasado meses y este sentimiento no se desvanece. Ahora sólo tengo ganas de servir y poder devolver todo lo que este retiro me está dando.
    Gracias por compartir tu experiencia.
    MGM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh muchísimas gracias MGM. Me has dado una gran alegría al leer tu comentario. Ojalá otros se animen a dar testimonio de su experiencia para seguir alentandoo a los que aún no han entrado en un retiro de Emaús. Ya he podido ver frutos de matrimonios que deciden recorrer de forma unánime la senda del amor que lleva al Señor. Bienvenida a esta página y de nuevo mi agradecimiento por compartir. Un abrazo

      Eliminar
  11. Marta Sierra26 junio, 2018

    No se porque me ha salido mi comentario "unknown". Me llamo Marta Sierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí, Ahí, reivindicando tu nombre, ja,ja...
      Creo que Blogger cambió hace poco su política de comentarios y una de las pestañas para comentar acaba saliendo el "unknown". Algunos cambios siempre van para peor.Pero bueno ahí estás tú para dejar siempre las cosas bien claritas. Otro abrazo

      Eliminar
  12. ¿Estuviste ayer en la reunión de los grupos variados de Emaús que se celebró en nuestra diócesis? No pude asistir pero me han pasado videos preciosos.
    ¡Qué bueno es el Señor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estuve , fue muy bonito, al aire libre en un entorno de iglesías milenarias y en un ambiente fraternal estupendo.

      Eliminar
  13. Acabo de regresar de pasar unos dias con mis aitas,en tierras gallegas,no he necesitado retiro,con ellos lo llevo todo...y lo que me hacen discernir,meditar y dar gracias a Dios....a todas horas .
    Gracias Angelo,por compartir��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Belén, de lo que cuentas y que todo acabe en una acción de gracias a Dios.De eso va Emaús, de descubrir el amor que Dios tiene por cada uno, sanando todo aquello que le impide contemplar y experimentar ese amor. Insisto. ¡Haz Emaús! Entonces ya será el "sumun". Un abrazo

      Eliminar
  14. Que bonita descripcion de Emaus. Yo GAD me reconverti en el retiro. Fui con el corazon abierto de par en par i con mucha confianza a mi amiga q me dijo para ir.
    Estoy muy agradecida y contenta de reencontrarme con Jesus y Maria.
    Precisamente son las últimas palabras q me dijo mi Mama antes de morir. Q si todo queria q funcionarà y me fuera bien q siguiera y conociera a Jesus y Maria ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Menxu. Muchísimas gracias por compartir con todos tu experiencia. Que importante ir con el corazón abierto para que la Verdad entre , la que nos ayuda avernos como somos y como es Dios. Me alegro muchísimo de entender lo que viviste. Un abrazo

      Eliminar
  15. Que bueno todo lo que nos relatas!
    Me dan ganas de vivir una experiencia de encuentro con Jesús así.
    Que bueno que es El que regala estos momentos para los que van tras sus huellas!
    Me alegro mucho Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carina, pues ya sabes es cuestión de buscar los retiros (hay una lista de las parroquias que los realizan en toda España)Ya ves lo que dicen todos los que han asistido, convencidísimo de que tú saldrás con esa alegría y gozo de la que hablamos. ¡Mucho ánimo! Ya no se piensa más... ¡Camino de Emaús! Un abrazo

      Eliminar
    2. Ya estoy averiguando en mi país.
      Gracias
      Abrazo

      Eliminar
  16. Dios se da a chorros en el camino de Emaús, y a mí se me está dando en mis hermanos a pesar de mi pequeñez. Animo a todos los que no lo conozcan a caminar a Emaús, para descubrir a quien camina con ellos en el camino de la vida, porque volverán locos de alegría. Gracias por el artículo, hermano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fabián, ¡Bienvenido! que alegría poder comprobar el entusiasmo que se palpa en tus palabras. A mí me produce una gran gozo cuando alguien cuenta el bien tan profundo que Dios siembra en los corazones de cada uno en Emaús. Te agradezco profundamente tu aportación y doy gracias a Dios por todo lo que nos da. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  17. Querido Ángel, me encantó leerte y comprobar lo que hace Dios. Hoy el Evangelio lo dice claro, Talitha qumi, contigo hablo, levántate. Gracias por tu aportación y te deseo lo mejor. Feliz verano!! Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toñi, siempre tienes palabras de agradecimiento y aliento para todos mis post,es un regalo que agradezco al Señor. Te deseo que recibas las mismas gracias que Dios pone en mi camino. Un fuerte abrazo

      Eliminar