Decisiones correctas


Las vacaciones tocan a su fin para la gran mayoría, algunos arrastrarán el pesimismo de volver a retomar la rutina que nos ahoga durante el año, otros vendrán descansados y reforzados con ganas de afrontar el nuevo curso, como suele ocurrir con cada nueva etapa que iniciamos, nos llenamos de propósitos que a menudo se van quedando en el camino, pero quiero deterne en un valor humano que debe acompañarnos siempre en todas nuestras acciones, porque ella es la que nos hace actuar en base a la verdad y la justicia. Cuando somos honestos, desarrollamos esa fortaleza de carácter que nos permite servir a Dios y a los demás de manera efectiva. Ser honesto significa tomar la decisión correcta, dictada por los principios del amor y no la más conveniente.

Hubo una vez un emperador que convoco a todos los solteros del reino pues era tiempo de buscar pareja a su hija. Todos los jóvenes asistieron y el rey les dijo: "Os voy a dar una semilla diferente a cada uno de vosotros, al cabo de 6 meses deberán traerme en una maceta la planta que haya crecido, y la planta mas bella ganara la mano de mi hija, y por ende el reino".

Así se hizo, pero había un joven que planto su semilla pero no germinaba, mientras tanto, todos los demás jóvenes del reino no paraban de hablar y mostrar las hermosas plantas que habían sembrado en sus macetas.

Llegaron los seis meses y todos los jóvenes desfilaban hacia el castillo con hermosísimas y exóticas plantas. El joven estaba demasiado triste pues su semilla nunca germino, ni siquiera quería ir al palacio, pero su madre insistía en que debía ir pues era un participante y debía estar allí.

Con la cabeza baja y muy avergonzado, desfilo al ultimo hacia el palacio con su maceta vacía. Todos los jóvenes hablaban de sus plantas, y al ver a nuestro amigo soltaron en risa y burla, en ese momento el alboroto fue interrumpido por el ingreso del rey, todos hicieron su respectiva reverencia mientras el rey se paseaba entre todas las macetas admirando las plantas.

Finalizada la inspección hizo llamar a su hija, y llamo de entre todos al joven que llevo su maceta vacía, atónitos, todos esperaban la explicación de aquella accion. El rey dijo entonces: - "Este es el nuevo heredero del trono y se casara   con mi hija, pues a todos ustedes se les dio una semilla infértil, y todos trataron de engañarme plantando otras plantas, pero este joven tuvo el valor de presentarse y mostrar su maceta vacía, siendo sincero, real y valiente cualidades que un futuro rey debe tener y que mi hija merece".

La honradez es:

Actuar decentemente y en armonía con el cuerpo, la mente y los actos
Administrar bien los bienes encomendados, tanto personales, familiares, empresariales o colectivos
Aprovechar el tiempo sin engañar a los maestros, padres o jefes
Cumplir la palabra dada
Decir la verdad, aunque pueda traer problemas
Declarar los impuestos que correspondan
Devolver la fama quitada por uno mismo o por otro
Devolver lo que nos han prestado, aunque sean cosas con poco valor
Devolver lo que se ha robado, material o inmaterial, aunque no se hayan dado cuenta o no lo exijan
Fomentar la ética personal, laboral y académica en las actuaciones
Hablar bien del prójimo
Honrar padre y madre. Cuarto Mandamiento de Ley de Dios
Mantener la conciencia limpia y formada para poder actuar sin prejuicios
No adelantarse en las filas de espera
No aprovecharse de la ignorancia de otros
No copiar en los exámenes
No hacer trampas en los deportes, ni en los juegos, ni en los negocios
No mentir ni levantar falsos testimonios, que quiten la fama de otros
No robar, nada, aunque sea de poco valor.
Poner un precio justo, cuando vendemos o compramos
Ser honrado con las disculpas, las ofrecidas y las recibidas
Ser justo en las decisiones
Ser leal con los que tenemos obligación o devoción de serlo
Ser rectos en la forma de vida interna y externa
Tener compasión y compartir con los necesitados (Obras son amores y no buenas razones)
Trabajar bien donde nos pagan, aunque no nos guste el salario
Tratar bien a nuestros amigos y enemigos
Utilizar sin abusar los bienes públicos, puestos a nuestra disposición

"A los hombres rectos los guía su rectitud; a los hombres falsos los destruye su falsedad".(Proverbios 11:3)

¡Que tengáis un feliz día!

No hay comentarios:

Anímate a dejar tu comentario