Paso de los demás


Muchas de las veces en que decido ir caminando por la ciudad hacia mi destino, dejando atrás el coche o los medios de transporte, descubro que puedo encontrarme con situaciones de lo más variopinto. Basta que haya transcurrido un tiempo sin pisar la acera para darme cuenta de que muchas cosas han cambiado. Personas nuevas, lugares que han adquirido otra ornamentación, negocios que se han abierto, otros que cerraron, calles que se han modificado… toda una contemplación que afirma el acierto de haber escogido la caminata como forma de desplazamiento. Esta es la parte física.

Luego está la parte humana, aquella en la que los ojos se topan con otras realidades que uno sabe que existen y descubre que han formado parte del paisaje urbanístico en calles familiares desde la infancia y que se pueden encontrar en cualquier ciudad. Mendigos, ancianos que se esfuerzan en dar su paseo para no estancarse, jóvenes que buscan originalidades artísticas para recibir algunas monedas de los transeúntes, cabezas agachadas pendientes de su móvil, mesas en terrazas ocupadas por personas en las que el diálogo escasea en muchas de ellas por culpa del móvil, los auriculares, o los video juegos… ¡Alto! Me detengo aquí.

Ya he escrito varias veces sobre los estragos del aislamiento que esta sociedad nos va imponiendo, tanto que ya ni siquiera muchos vecinos del mismo edificio son capaces de saludarse cuando se encuentran, todos con prisas, todos con la cabeza agachada. Ya nos cuesta mirarnos a los ojos, y si no cruzamos miradas ,poco podremos hablar, poca será nuestra comunicación, poco podremos estar atentos a las necesidades de los demás.

Estamos convencidos de que nosotros “no pasamos de los demás” que estamos siempre dispuestos a echar una mano a quien lo necesita y apostaríamos a que nunca pasaríamos de largo ante la necesidad del otro. Hoy os traigo un vídeo curioso. Una vez más tengo que advertir que lleva meses en mi sidebar del blog, pero como la mayoría visita mi página por el móvil inseparable de nuestras vidas, pues no conocen las novedades que pongo en mi columna de la derecha de Siete en Familia. Una visión desde el PC,  os ofrece todo lo que suelo colocar.

Pues bien, el vídeo nos muestra un experimento social, donde se nos invita a fijarnos en lo que realmente importa. ¿Sabremos vernos en él? Os invito a visionarlo




A mí me hubiese gustado ser uno de los que aparece en el vídeo, para ser sacudido; estoy convencido de que también yo hubiera tenido que reconocer que “no veo” lo que me rodea, y sobre todo a quien me encuentro. Es preciso salir de uno mismo y ser un buen observador de los demás.

Buscando en mi libreta de frases y textos que anoto cuando leo y me interpelan, me he encontrado con esta bella oración del cardenal François-Xavier Nguyen van Thuan, actualmente en proceso de beatificación y que estuvo preso por el gobierno comunista de Vietnam, durante 13 años, 9 de ellos en régimen de aislamiento. En ella plasma lo que realmente importa en esta vida, ¡llenarla de amor!No pasemos de nadie.

Señor,
concédeme vivir cada minuto
inundándolo de amor;
conociéndole su pleno valor,
al igual que los santos
viven en el cielo la eternidad.

Ayúdame a vivir en plenitud
cada instante de mi vida;
la duración de mi existencia
no es sino una anécdota;
pues al encontrarnos
no me preguntarás cuánto he vivido,
sino por la carga de amor
que deposité en cada momento.


¡Que tengáis un feliz día!

4 comentarios:

  1. Buenas tardes... he llegado aquí por consejo de una amiga; y si bien no soy de comentar porque muchas veces no creo estar a la altura, admito que te leo y siempre salgo de aquí reflexionando y con una muy buena sensación.

    A mí también me hubiese gustado participar de este video o experimento social; creo, mejor dicho, estoy segura, que hay infinidad de cosas que creo ver y sin embargo no lo hago... tendríamos que ver más... más allá de nosotros mismos; más allá de nuestros prejuicios y límites; más allá de lo "socialmente establecido"... tendríamos que mirarnos más.

    Tu entrada me ha hecho recordar un video con el cual he preparado una entrada (aún en borrador)... te lo dejo por si te interesa... https://www.youtube.com/watch?v=NrElYgJzwqY

    Un placer haber llegado hasta aquí, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Alma. Muchísimas gracias por haber dedicado tu tiempo a compartir con los demás tu reflexión que me parece fenomenal. Los prejuicios nos bloquean en muchas ocasiones. Yo creo que me desprendí mucho de ellos en mi retiro de Emaús. Tantas barreras y muros que nosotros colocamos para sentirnos protegidos y olvidarnos de lo que nos rodea por miedo a implicarnos... Muchas gracias por comentar. Olvídate de las alturas, en esta página se vive a ras del suelo, para los que quieren alturas ya hay otras. Un abrazo y de nuevo mi reconocimiento a tu dedicación en mi post.

      Eliminar
  2. Uy Ángel!! Cómo me ha interpelado este post.
    Siempre termino llamando la atención a mi marido porque es de los que se meten en todo cuando va por la calle, intentando resolver siempre cuestiones varias que se pueda encontrar de personas despistadas, perdidas... Vamos que si él observa alguna situación donde puede echar una mano, allá que va. Y yo siempre le increpo que se mete en todo porque una cosa es responder educadamente y dar la respuesta adecuada y otra poco menos que acompañarle hasta el lugar de destino. Y si no le preguntan pero observa, se mete también... Ufff
    Està claro que él es mucho mejor persona que yo o más observador que yo.

    Así que el remate del vídeo ha sido total, me ha dejado KO.

    Un abrazo! Feliz semana!

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches un post muy real y verdadero estamos en un momento donde tantas pantallas nos alejan del ser humano que tenemos al lado . Un saludo

    ResponderEliminar