Rezo por ti


Desde que soy bloguero, siempre he recibido con alegría cada página que se crea en la red para ser testigos del amor de Dios, ofreciendo lo que de Él se recibe. Cada web o blog que muestra que Dios es importante en su vida, cada persona que no puede quedarse callada ni quieta para compartir con los demás su alegría buscando cualquier medio para darlo a los demás, es digno de admiración para mí. Son tiempos donde las nuevas tecnologías se ponen también a disposición de los que quieren usarlas para evangelizar. Estoy convencido de que ninguno de nosotros dudaría de que todos los grandes santos que nos han precedido hubiesen utilizado esta herramienta de forma colosal. Me imagino a todo un San Pablo posteando a diario y sin cansancio buscando llegar al máximo de personas para instruir en el amor del Señor.

Los creyentes tenemos un valioso material para usar, en la evangelización del siglo XXI. Pues bien, hace pocas semanas pude comprobar en la red,que un querido amigo y joven sacerdote se había puesto manos a la obra y ha creado el blog “Rezo por ti” . El título ejerció una atracción impresionante en mi persona, así que no pude resistirme para devorar cada apartado que en esa nueva página podía encontrar.

Me llamó poderosamente la atención la breve explicación que hace sobre él, donde ya me invitaba a quedarme para siempre, al comprobar quién es Jesús para mi amigo Nicolás: “el motivo principal de mi felicidad”. Guau, esto es certeza de la buena, de la que te puedes fiar para seguir adelante. La segunda razón que me interpeló fue la explicación del título de su blog. La idea surgió en la JMJ de Cracovia 2016 cuando un chico polaco que nos acompañaba llevaba una pegatina que decía “Si me lo pides, rezo por ti”.  Que iniciativa tan original . En fin, no hablo más del blog, os recomiendo su lectura y su seguimiento. Os dejo el link (Aquí). 

No acabé mi entrada, que ha estado motivada por esta nueva página y que ha servido también para una pequeña reflexión personal que quiero compartir con vosotros.

Rezo por ti. Creo que la frase lleva en ella una fuerza especial. Al menos cuando alguien me lo dice, experimento una sacudida interior que me emociona, me consuela, me alienta, me da seguridad y esperanza. Que alguien te ofrezca ese acto, demuestra un interés verdadero por todo lo tuyo, es signo de que alguien te ha escuchado, ha recibido tu petición y te da lo que para él es valiosísimo : ¡Su oración!

Rezo por ti, implica cercanía, comprensión, sumergirse en la realidad de quien asumes como hermano , reemplaza a las palabras que no saben salir en los momentos en las que no las encontramos para ayudar a quien quieres hacerlo. Encuentro preciosa esa breve pero potente frase. ¡Rezo por ti!

No puedo evitar fijarme en la forma de comunicación interpersonal que esta sociedad va adquiriendo , donde la escucha y las palabras se reducen a mínimos , tanto que ya nos da pereza hasta escribirla y nos damos por satisfechos dando a una tecla del teléfono para que aparezcan dos manos unidas. Haced la prueba. Escribid en vuestro WatsApp :"Rezo por ti" y en otro mensaje poned las manos orantes . Veréis la fuerza de cada una. Estamos reduciendo nuestros sentimientos más profundos a símbolos generalizados , fáciles de escribir. Yo soy uno de ellos, por eso me interpelan las cosas, porque sin darme cuenta, entro en lo que se estila, o nos marcan, sin detenerme a pensar que es lo mejor. Un día lo pruebas y formas parte del grupo de lo fácil y rutinario.

Es hermoso poder rezar por alguien, por alguna situación, por alguna razón concreta.La oración tiene muchas formas: adoración, acción de gracias, solicitud de perdón, alabanza; rezar por una persona o por una situación se llama oración de intercesión: es una petición que se hace a Dios, directamente o por medio de Nuestra Señora o un Santo.

Pedir por alguien es simple, accesible a todos y puede llenar los días, desde el amanecer hasta el anochecer; se puede rezar por todos sin distinción alguna. Hacerlo llena la propia vida. El verdadero amor experimenta un profundo deseo por el verdadero bien del otro, un deseo tan grande que le empuja a empeñarse en ello para conseguirlo.

Rezo por ti, se puede decir a quien apreciamos ,porque estamos convencidos de que seremos escuchados. No tengo ni idea del como y porqué Dios responde a las oraciones que se hacen con fe y según su voluntad, sin tener en cuenta las debilidades de quien a Él se encomienda. Sé que lo hace y eso me basta. Por tanto, rezar por ti es un gran acto de amor y confianza.

Acabo con una bella historia que me conmovió, que habla de la oración de intercesión y que está envuelta de ese amor del que he hablado y que acompaña siempre al que te dice : Rezo por ti.

Durante la guerra Franco-prusiana en 1870, un oficial alemán yacía herido mortalmente en un hospital de las hermanas de la caridad, en Francia, y el médico le dijo sin tapujos que no curaría de sus heridas. Una de las hermanas de la caridad, alemana, le preguntó si quería recibir los auxilios espirituales, pero el enfermo declaró, que aunque era católico, no quería confesarse. La hermana le respondió : “Oh, entonces rezaremos mucho, hasta que el Señor le toque el corazón” El enfermo respondió . “ Os cansareis enseguida”, pero la hermana sonriendo le dijo : “ Hace ya dieciséis años que rezo por otra persona, para que Dios lo convierta, y también mis hermanas rezan cada día por esta conversión y no dejaremos de hacerlo hasta que la hayamos obtenido".

Asombrado el oficial le dijo : "¿dieciséis años? ¿Es tal vez un pariente suyo?¿Vuestro hermano o vuestro padre?" . Le respondió la hermana : “ Oh no, ni siquiera lo conozco. Hace treinta años mi madre trabajaba al servicio de una condesa en Alemania, la cual hace dieciséis años, me pidió a través de mi madre , de rezar por la conversión de su único hijo, que llevaba una vida incrédula y disoluta. Desde entonces, rezo por ello cada día , y justamente hoy hemos recibido una carta de la condesa, la cual nos advierte que su hijo partió hacia la guerra".

El oficial escuchó atónito aquellas palabras y preguntó a la hermana: “ Vuestra madre ¿se llama Asunta? Respondió la hermana : “Exactamente. ¿Es usted entonces el conde Carlos?". El oficial respondió conmovido: “Si, soy yo. Cuando mi madre, antes de la partida, me exhortaba hacia una vida cristiana, yo me reía; pero ahora me toca llorar como un niño”

El oficial reconoció que una Providencia especial de Dios, tenía que haberlo encaminado maravillosamente a sus desconocidas benefactoras y fue vencido por ello. Pidió al sacerdote los auxilios espirituales antes de morir. Cuando su madre supo la noticia, no dejó de dar gracias a Dios por ello.

No lo olvides. Seguro que alguien , reza por ti. Hoy, yo lo haré.

¡Que tengáis un feliz día!

10 comentarios:

  1. Gracias por darlo a conocer!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti querido amigo por dejar tu saludo y tu presencia en esta tu casa. Un abrazo

      Eliminar
  2. Gracias por rezar por mi. De nuevo en tierras extrañas, respirando un poco y tratando de seguir adelante, discerniendo la voluntad de Dios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya llevamos años haciéndolo uno por otro. Gracia Mª Auxiliadora por vivir en esa unión que los continentes no impiden la cercanía en el Señor. Un abrazo

      Eliminar
  3. Ay Angel! Qué bonita entrada, me ha emocionado.
    Pues claro que sí, creo firmemente en el poder de la oración y en concreto en la de interseción. La oración tiene una fuerza y un poder nada comparable a cualquier otro tipo de ayuda.

    Cuando alguien reza por ti te sientes más fuerte, más serena, más confiada, más acompañada, más querida... los beneficios de la oración te llegan, pero sin ninguna duda, en toda esta conexión de amor, la más beneficiada es la persona orante, la que se arrodilla ante el Santísimo, la que ofrece sacrificios y renuncias, la que se sienta a los pies de María con un rosario en la mano... Cuánta calma, cuánta paz, cuánta alegría en el corazón después de un buen rato de oración.

    Yo también rezo por ti, querido amigo! Sé que tú lo haces por mí
    Un abrazo fuerte 🙏🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchísimas gracias querida Paula. Basta estar ante el Señor en su presencia ante el Sagrario o en la adoración que le tributamos cuando está expuesto ante nuestros ojos para darnos cuenta de que Él nos escucha, que Él nos habla y en esa relación nos transformamos, en esa confianza y gozo que experimentamos la alegría de orar unos por otros, porque sabemos que Él actúa. Muchas gracias una vez más por tu comentario. Un beso fuerte.

      Eliminar
  4. Gracias por rezar por mí, yo siempre tengo en cuenta en mis oraciones a todas las personas conocidas y desconocidas a través de todos los tiempos.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Charo. Justo hoy pensaba en lo que conforta saber que hay gente que está rezando por ti, al menos a mí me da fuerzas para vencer cualquier desaliento que pueda aparecer. Gracias por incluirme. Un abrazo

      Eliminar