¿ Quién no se ha encontrado en su trabajo con un ambiente enrarecido llegando hasta la hostilidad, cuando los compañeros descubrían qu...

Algo vital


¿Quién no se ha encontrado en su trabajo con un ambiente enrarecido llegando hasta la hostilidad, cuando los compañeros descubrían que te declarabas católico practicante? En mi caso aparecían dos tendencias, la primera los que sin pensarlo se lazaban a la yugular atacando sin conocerte todo aquello relacionado con la fe que ni siquiera habías manifestado aún, la otra la de los que callaban y más tarde venían a confesarte algunas de sus inquietudes y dudas sobre lo que experimentaban en su interior.

Lo que más me molestaba de esas acometidas eran los argumentos que algunos esgrimían, desde la más absoluta ignorancia sobre el tema. Sus palabras eran siempre fruto de “lo que habían oído o leído” que por supuesto en ambos casos las fuentes de información procedían en la mayoría de los casos de lo que se dice o se comenta.

No voy a entrar en la manipulación existente en la actualidad en una sociedad anticlerical, de forma especial en una Europa que ha olvidado sus raíces cristianas.  Mi post de hoy quiere ser breve, hacer hincapié en un detalle importante. Los católicos debemos conocer bien nuestra fe, debemos saber dar argumentos cuando se nos pregunte sobre cualquier aspecto de ella.

No sé vosotros, pero yo a veces tengo la impresión en que seguir a Cristo es como una especie de “hobbie, o de actividad extraexcolar” y que por eso lo ponemos en un segundo, tercero o último puesto en nuestra escala de prioridades , y hay que ser claro en esto. Para aquellos que hemos sido bendecidos con la fe, es algo vital vivirla con todas sus consecuencias. Seguir a Cristo crucificado y resucitado es nuestro “motor” para todo lo que hagamos en esta vida. Con todas sus consecuencias. No es un pasatiempo o una etiqueta social.

No vivimos una fe de normas y cumplimientos , eso ya quedó rechazado por el mismo Jesús recriminando en varias ocasiones a los fariseos. Hemos recibido la fe para amar como Dios nos ama y poner ese amor al servicio del prójimo y por eso algunos entregan totalmente su vida a ello, en el sacerdocio, en la vida consagrada, en la persecución y en el martirio.

Debemos conocer bien lo que creemos y seguir las enseñanzas que la Iglesia nos muestra para que nuestra fe permanezca viva. Decía anteriormente que lo que más me molestaba era la falta de argumentos y la ignorancia en lo referente a posicionamientos por ejemplo de la Iglesia. Siempre les decía lo mismo, "¿pero tú te has leído lo que ha dicho el papa sobre esto? Yo no he leído lo que tú dices que ha dicho…"y por supuesto que la respuesta era siempre negativa.

En mi vida nunca he hablado de algo que desconociera, sería presuntuoso hacerlo y creo que el mundo iría mejor si se aplicara el mismo juicio. Justamente los debates se enriquecen cuando ambas partes conocen en profundidad el tema y cada una manifiesta su opinión. Los católicos adultos no podemos conformarnos con la catequesis de primera comunión, debemos estar al día de las enseñanzas sobre nuestra fe. Cualquiera de nosotros criticaría que cualquier profesional no estuviera al día de su especialidad. Ser católico va más allá de ir a misa el domingo y cumplir con los preceptos establecidos. Ambas cosas hay que rellenarlas de “vida” y ésta hay que alimentarla. Espiritualmente y  de manera formativa.

Os animo a buscar , a encontrar ese tiempo necesario para educarnos en la fe. Hoy gracias a Dios tenemos toda la información a nuestro alcance. Internet, los blogs, las webs, los vídeos, las redes… instrumentos que los primeros cristianos hubiesen valorado enormemente para poder evangelizar.

Pues bien todo esto que he dicho y que pretendía ser una breve introducción (lamento haberme explayado) tenía como fin presentar un documento reciente que la conferencia episcopal española ha publicado con el nombre “Mi alma tiene sed del Dios vivo” (sal,42,3) orientaciones doctrinales sobre la oración.

Con esta nota se «quiere mostrar la naturaleza y la riqueza de la oración y de la experiencia espiritual enraizada en la Revelación y Tradición cristianas, recordando aquellos aspectos que son esenciales; ofreciendo criterios que ayuden a discernir qué elementos de otras tradiciones religiosas hoy en día muy difundidas pueden ser integrados en una praxis cristiana de la oración y cuáles… (CEE). En este enlace (aquí)  podéis acceder al pdf de la nota.

Es triste cuando compruebas que alguien te pregunta sobre aspectos de tu fe y no sabes ofrecerle la respuesta que espera de ti. Merece la pena reflexionar sobre ello. Tenemos que ser luz, no oscuridad.

8 comentarios:

  1. Querido Ángel,te leo y te admiro.
    Cuando abro tu página,te comprendo y me ayudas en
    el camino de vida, te agradezco tanto que sigas escribiendo, la música y recomendaciones de cine. Un gran abrazo, te mereces lo mejor.
    Toñi

    A ti, que me escuchas, te digo, ama a tus enemigos. Haz el bien a quien te critica. Bendice a quien te pone verde ¿Cómo? ¿Que no tienes enemigos? ¿Que tú no buscas problemas? ¿Que te llevas bien con todos? ¿Que nadie te critica? No es por fastidiar, pero a veces entre las personas, somos terribles. Nos criticamos, nos ignoramos, no nos conocemos bien. En todo caso, tú devuelve amor. Y si alguien te pide algo, no andes midiendo la respuesta. Tú reacciona con generosidad. Da tu tiempo, tus recursos, tus talentos. Trata a los otros como te gustaría que te tratasen a ti. Porque mira, amar a la gente amable, eso es muy fácil. Como admirar a los admirables, o gastar el tiempo con quien es encantador. Lo difícil es abrir tu puerta a quien es insoportable, acoger a quien da problemas, perdonar a quien te falla. Eso es lo que debería distinguirte, y eso mismo es lo que te hace igual que el Padre, que ama así a cualquiera. Ten compasión. Y no te pases el día juzgando, diciendo lo mal que hacen los otros las cosas, o dando veredictos varios. Tú perdona. Porque mira, lo que siembres es lo que va a crecer en tu vida. La manera en que tú trates a los otros será la que al final recibirás.

    (Rezandovoy, adaptación de Lc 6, 27-38)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracas Toñi, siempre es un aliento leerte porque me confirmas lo que pienso y predico: "Si le sirve a alguien pues ya vale la pena". Un abrazo

      Eliminar
  2. Hace poco, me dijo una persona que me envidiaba por mis creencias,que ojalá encontrara también esa Fé.
    Yo la dije que quizas estå buscando en donde no es ...
    Quiero decir,que hay necesidad de Fé en la gente.
    Dios sabe lo que hace y como lo hace😉
    Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Belén por tu aportación. recuerdo con emoción el camino que hiciste y lo mucho que te apoyaron los que entraban aquí. Me alegra mucho lo que hoy has compartido. Un abrazo

      Eliminar
  3. Es verdad que los católicos debemos de formarnos contínuamente y estar al día en todo lo relativo a nuestra fe.Padecí en mi trabajo de esa hostilidad que hablas a causa de mi fe.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno querida Charo, ya sabemos que las hostilidades estaban advertidas desde hace dos mil años : " El que quiera seguirme, tome su cruz cada día..."Estamos en el buen camino cuando somos puntos de mira, señal de que andamos por el buen camino. Un abrazo y a seguir apoyándonos en esa fe que compartimos.

      Eliminar
  4. Cuanta razón en lo que dices!! Caminamos por la vida como locos, e ocasiones perdiendo el tiempo en tonterías que nada aportan y olvidando lo esencial, dedicar tiempo a la oración y al crecimiento interior con lecturas que verdaderamente aporten y llenen el alma.
    Muchas gracias por esta refelxión , me ha ayudado mucho.
    Felicidades por esta nueva vuelta al blog, te necesitamos.
    Un abrazo!,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se tu Paula, pero yo cada año que pasa voy valorando más lo que realmente importa, aquello que no tendrá caducidad, lo que enciende en nosotros el deseo de servir mejor a los demás, de conocer de forma más intensa al Creador de nuestra existencia, la búsqueda de respuestas a tantas preguntas que el mundo se hace y se conforma con dejarlas sin contestación. Es más pereza que otra cosa pienso yo porque cuando uno dedica tiempo a conocer mejor la fe que profesa, se encuentra con un mundo fascinante y consolador. Muchas gracias por entrar a compartir una vez más. Un abrazo

      Eliminar