A veces podemos experimentar que los días transcurren con una tediosidad insufrible, y parecería que nada nos acompaña, que no he...

Sensaciones



A veces podemos experimentar que los días transcurren con una tediosidad insufrible, y parecería que nada nos acompaña, que no hemos vivido emociones y sensaciones. Nos conformamos con acabar el día en esa especie de vacío e inutilidad,sin ni siquiera preguntarnos el origen de ello. Pero si hubiese la posibilidad de mirar nuestro día a día con la amplitud que ofrece un microscopio de laboratorio , podríamos valorar que convivimos muchas veces con sensaciones, sin quererlas o desearlas, pero también con otras que no apreciamos en la medida que se merecen.

Convivimos con: la angustia, el dolor, la duda, la soledad, la ansiedad, la mentira, el temor, el rechazo, el desprecio, la venganza propia y la ajena, con el silencio, con el mal, con el rencor, con la rutina, con los desencantos, con los prejuicios, con la falta de humildad, con la ausencia de valores y principios, con la crítica nuestra y la de ellos, con la ingratitud, con la soberbia de los inútiles que no pueden amar, con la incomprensión, con la inseguridad, con la falta de ilusión, con el conformismo, con el odio, con el olvido, con la pérdida, con la falta de libertad, con el pasado sin resolver, con la indiferencia, con los malos pensamientos, sin el perdón, con la envidia del otro y la de uno, con la falta de Fé, sin un rumbo a seguir, con la impaciencia, con el mal humor de uno y el de los demás, con la impotencia de no poder, con el aburrimiento, con la palabra demás...

Pero... siempre hay un pero, también convivimos, con el humor, con la alegría, con la risa de uno y la de los demás, con los colores que nos traen paz y armonía, con el Sol que nos da energía, con la lluvia que no nos molesta, de las caminatas por la tarde, con las sorpresas agradables, con las primeras brisas de primavera y con cada una de las estaciones del año que nos enseñan entre otras cosas, no todo es frío o calor, con la posibilidad de conocer la felicidad, de dar amor y de ser correspondido, con la búsqueda de la verdad, con la imaginación, con el bien, con un futuro mejor construido por uno, con el cariño, con el amor, con los afectos, con los abrazos, con las caricias, con la amistad, con charlas placenteras con amigos, con el compañerismo, con la lealtad, con la Fé, con proyectos posibles e imposibles, con las distintas manifestaciones del arte, con la lectura, la música qu e nos transporta a lugares que uno solo conoce, con fragancias y perfumes que nos dan lugar al placer, con los recuerdos nostálgicos, y con el otro...

2 comentarios:

  1. Optimismo ante todo y ver siempre todo lo positivo que nos brinda la vida y en cuanto a las dificultades saber aceptarlas aunque sean muchas.Saludos

    ResponderEliminar
  2. La cara y la cruz de la vida.

    Supera el enfado sin enfado, supera la maldad con bondad, supera la avaricia con generosidad, supera la mentira con verdad.

    Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.

    Hoy 15 Octubre, Santa Teresa de Jesús nos recuerda: Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda. La paciencia todo lo alcanza; quien a Dios tiene, nada le falta: Sólo Dios basta.

    Un fuerte abrazo, estimado amigo.

    ResponderEliminar